Senador pide a club de prensa australiano restar atención a “mentiras y desinformación” de embajador chino

Por Daniel Y. Teng
12 de Agosto de 2022 1:57 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 1:57 PM

El exgeneral de división, ahora senador, Jim Molan, le ha pedido al Club Nacional de Prensa que se abstenga de darle a la embajada china más oportunidades para “difundir sus mentiras y desinformación”.

Sus comentarios se producen después de que el embajador chino en Australia, Xiao Qian, se dirigiera al Club de Prensa del país el 10 de agosto, por invitación del director ejecutivo Maurice Reilly y el director Peter Phillips.

Molan dijo que vio el discurso y no se sorprendió por la “agresión, distracción y cambio de culpas apenas velados” propios de los representantes del Partido Comunista Chino (PCCh).

“Lamentablemente, el embajador eligió tomar la plataforma que le ofreció el Club Nacional de Prensa y usarla para criticar a los medios de Australia y pasar por alto los abusos a los derechos humanos, las mentiras y la agresión bélica de China en nuestra región”, dijo el senador liberal en un comunicado emitido el 11 de agosto.

El embajador Xiao también dijo que Beijing no descartaría usar “todos los medios necesarios” para lograr la reunificación con Taiwán. Les dijo a los asistentes que “usaran su imaginación” con respecto a lo que podría implicar “todos los medios necesarios”.

Además, Xiao aludió a la necesidad de “reeducación” de los ciudadanos taiwaneses si Beijing se hiciera cargo de la isla para que pudieran obtener una “comprensión correcta de China y la patria”.

En respuesta, Molan dijo que, en honor a los miembros del Club de Prensa, reconocieron que el discurso del embajador era una “amenaza directa de violencia, revestida de tonos eufemísticos y diplomáticos”.

“El Club Nacional de Prensa es una institución icónica y un símbolo de nuestros medios de comunicación libres y democráticos”, dijo. “Estos valores no son consistentes con la ideología del Partido Comunista Chino”.

“Por esta razón, insto encarecidamente al Club Nacional de Prensa a que revoque todas las futuras invitaciones a representantes del régimen comunista chino”.

El tesorero federal Jim Chalmers dijo que era “preocupante” el discurso del embajador.

“Desde nuestro punto de vista, defenderemos nuestro interés nacional cuando sea necesario y trabajaremos de manera cooperativa donde sea posible también”, les dijo a los periodistas el 11 de agosto.

“Queremos que la relación sea estable, queremos que la región sea estable, próspera y pacífica. Desde nuestro punto de vista, eso significa un lenguaje tranquilo y coherente, y significa trabajar con socios internacionales siempre que sea posible para garantizar que la región sea lo más estable, próspera y pacífica posible”.

Enfrentando el problema de las amenazas a Taiwán

Mientras tanto, Lincoln Parker, presidente de la Rama de Política de Seguridad Nacional y Defensa del Partido Liberal, dijo que había cosas positivas que sacar del evento del Club de Prensa.

“Esto no es como una conferencia de prensa en Beijing donde todas las preguntas se proporcionan antes del discurso y se proyectan”, le dijo a The Epoch Times. “Las normas del Club Nacional de Prensa son completamente abiertas para que los medios de comunicación puedan preguntar lo que quieran y hemos visto que los medios australianos han hecho un muy buen trabajo”.

“Creo que el público australiano ha visto que la guerra con Taiwán es ciertamente una posibilidad real y que Beijing busca aplastar a Taiwán como pueda”.

También agregó que los gobiernos australianos debían ser más directos sobre cuáles serían las consecuencias si una invasión a Taiwán tuviera éxito.

“¿Qué significa eso para nosotros? ¿Qué es el ‘¿Y qué?’ para Australia y el público? ¿Por qué debería importarles?”, dijo.

“En primer lugar, tienes un país democrático, esencialmente nuestro aliado, que está acabado. En segundo lugar, el sur y el norte de Asia, y de hecho el Mar de China Meridional, entrarían todos dentro de la esfera de influencia de Beijing: Sería la superpotencia y la potencia hegemónica”.

“Países como Filipinas, Tailandia, Malasia, Indonesia y, de hecho, Japón, reconocerían que Estados Unidos ya no es la superpotencia mundial y que ahora deben comprometerse con China e inclinarse”, añadió.

Parker también dijo que Australia estaría en una posición “mucho más peligrosa” y enfrentaría presiones para cambiar sus políticas hacia Beijing.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.