Senadora provida del estado de Minnesota se niega a abortar a un gemelo: “Tengan fe, elijan la vida”

Por Louise Bevan
28 de Agosto de 2021 2:29 PM Actualizado: 30 de Agosto de 2021 11:28 AM

La senadora del Estado de Minnesota Julia Coleman, de 29 años, una orgullosa madre de tres hijos, tuvo que afrontar las complicaciones durante su segundo embarazo de gemelos idénticos.

Los médicos le aconsejaron que abortara a uno de los bebés para mejorar las probabilidades de supervivencia del otro. Pero Coleman y su esposo, Jacob, se apoyaron en su fe y se negaron a hacerlo, una decisión que, según Coleman, fortaleció a su familia.

“Tuvimos que luchar por cada día que les permitían seguir creciendo, hasta su nacimiento”, dijo Coleman a The Epoch Times en una entrevista por correo electrónico. “Salimos adelante y tenemos nervios de acero como resultado”.

La senadora del Estado de Minnesota Julia E. Coleman con el bebé Charles. (Cortesía de Julia Coleman)

Coleman y su esposo se enteraron que estaban esperando un bebé poco antes de su elección al Senado estatal. A las 16 semanas, supieron que iban a tener gemelos idénticos.

Sin embargo, su alegría se vio perseguida por el dolor cuando los médicos le diagnosticaron el síndrome de transfusión entre gemelos (STG); el bebé Charles también enfrentó una restricción selectiva del crecimiento intrauterino (RCIUs). Ambas enfermedades se producen cuando la placenta se comparte entre los gemelos: el STGG produce un desequilibrio en el flujo neto de sangre entre los gemelos, mientras que el RCIUs provoca un crecimiento subóptimo en uno de los gemelos debido a la placenta compartida de forma desigual.

Los médicos le sugirieron a la pareja hace una “reducción selectiva”, es decir, interrumpir el embarazo de uno de los bebés, como solución.

“Sin siquiera tener que consultar al otro, ambos sacudimos la cabeza al instante, ‘No’, y dijimos que esa no era una opción para nosotros”, dijo Coleman. “No íbamos a elegir entre nuestros hijos.

“Somos católicos provida, así que el aborto nunca es una opción para nosotros. Aunque no fuéramos católicos, nunca podríamos elegir terminar con la vida de otro ser humano”.

Los gemelos idénticos, Charles Norman y James Brad Coleman. (Cortesía de Julia Coleman)

Coleman y su esposo depositaron su fe en Dios, deseando dar un ejemplo a su hijo pequeño, Adam.

“Esto, más que cualquier otra experiencia en mi vida, me exigió comprender que tenía cero control sobre la situación y que tenía que entregar todo a Dios”, dijo. “Cuando uno le entrega todo a Dios, es más fácil seguir adelante y mantenerse fuerte. Cuando nos sentíamos desesperados, abatidos o disminuidos, lo primero que hacíamos era recurrir a la oración”.

Los Coleman fueron midiendo el progreso de sus bebés día a día. Milagrosamente, el TTTS de los gemelos se resolvió sin necesidad de cirugía, pero seguían preocupados por el bebé Charles. Desde la semana 24, Coleman tuvo un parto prematuro intermitente. Dijo que necesitaba dos rondas de inyecciones de esteroides para preparar los pulmones de sus bebés para el nacimiento, y una ronda de magnesio para evitar que sus cerebros sangraran.

Coleman esperaba llegar a las 33 semanas para mejorar la probabilidad de supervivencia de sus bebés. El 17 de mayo, con 33 semanas de embarazo, Coleman terminó una sesión legislativa a medianoche y dio a luz a sus bebés por cesárea al mediodía del 18 de mayo.

Coleman con sus hijos gemelos. (Cortesía de Julia Coleman)

“No sabíamos si lo lograrían; estábamos especialmente preocupados por Charles”, dijo Coleman. “Jacob estaba armado con una botella de agua bendita, preparado para bautizarlos si era necesario”.

Charles Norman, el primero en nacer, “dio un gran suspiro e inmediatamente gritó como si dijera: ‘¡Estoy aquí, mamá! Lo logré!” dijo Coleman. James Brad le siguió dos minutos después e hizo lo mismo.

Dijo que los gemelos pesaron “mucho más” de lo que los médicos esperaban; Charles pesó 4 libras y 4 onzas (.,9 kg) al nacer, y James 5 libras y 10 onzas (2.5 kg).

Sin embargo, su lucha persistió durante 27 días en la UCIN del Hospital Infantil de Minnesota.

De izquierda a derecha: la cuñada de Julia Coleman, Sarah Coleman, con su esposo; la senadora del estado de Minnesota, Julia Coleman, con uno de sus gemelos; la suegra de Julia, Laurie Coleman, con su nieto Adam; el esposo de Julia, Jacob; y el suegro de Julia, Norm Coleman, exsenador de los Estados Unidos, con un nieto gemelo. (Cortesía de Julia Coleman)

“La experiencia en la UCIN no se la desearía ni a mi peor enemigo”, dice Coleman. “Hubo momentos en los que sostenía a los bebés y, dado que eran prematuros, dejaban de respirar en mis brazos. Hay que pedir permiso para tomar a los bebés en brazos. Constantemente los mueven y los pinchan”.

“Regresar a casa al final del día sin los bebés es probablemente la cosa más desgarradora que cualquier padre tiene que hacer. Pero lo superamos y tenemos nervios de acero como resultado”.

Coleman recuerda que llevar a James a casa fue duro, ya que Charles se quedó atrás. Pero el enérgico recién nacido “dio saltos gigantescos en su desarrollo” y siguió a su gemelo a casa tan solo unos días después para conocer a su orgulloso hermano mayor, Adam.

“La primera noche en casa con toda la familia reunida fue uno de los días más felices de mi vida”, afirma.

Tres meses después, Coleman dice que los gemelos están “fantásticos”. Aunque Charles es todavía más pequeño, “se está poniendo al día rápidamente”.

“A nuestro hijo mayor, Adam, le encanta ser hermano mayor y se esfuerza por ayudar todo lo que puede hacer un bebé de 22 meses”, afirma.

Adam con sus hermanos gemelos. (Cortesía de Julia Coleman)

“Nos referimos a James como el ‘Oso Pooh’ porque así es exactamente como actúa. Es un oso de peluche grande, suave y dormilón”, dijo Coleman. “Charles es el más peleón, probablemente porque ha tenido que luchar por su vida desde la concepción”.

Mientras sus bebés crecen, Coleman equilibra la vida como madre y como senadora estatal activa al servicio del Distrito 47 de Minnesota.

Coleman explicó a The Epoch Times que mientras más conoce a las madres embarazadas de múltiples, se ha enterado de que la reducción selectiva está siendo “frecuentemente presionada a las madres, especialmente a las madres de trillizos”.

Aconseja a otras parejas en apuros a mantenerse firmes en su fe, y dice que no puede imaginar a uno de sus gemelos sin el otro.

“Están tan conectados”, dijo. “La vida es hermosa, Dios les cubrirá la espalda. Por favor, tengan fe y elijan la vida”.

Julia Coleman y Jacob con sus tres hijos. (Cortesía de Julia Coleman)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.