¿Te gusta estar solo? Aquí hay 5 cosas que quizás no sepas de ti mismo

Por Robert Jay Watson
28 de Julio de 2019 Actualizado: 28 de Julio de 2019

Por definición, a nadie le gusta estar solo. Pero hay una gran diferencia entre no tener a nadie en tu vida y disfrutar de estar solo. Mientras que en el mundo de hoy, la mayoría de la gente podría pensar que ser una persona muy sociable y conversadora te hará avanzar en la vida y en el trabajo, hoy veremos cinco de las ventajas de ser un introvertido.

Ser solitario es un tipo de personalidad como lo es ser extrovertido o sociable. Cómo escribió Susan Cain en su best-seller Quiet: The Power of Introverts in a World that Can’t Stop Talking (Silencio: El poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar), en estos días estamos inundados por un ciclo de noticias de 24 horas y rodeados de dispositivos que tratan de captar nuestra atención.

Con todo este parloteo, ahora más que nunca, las personas que marchan al ritmo de su propio tambor son increíblemente valiosas.

1. Los solitarios ven cosas que otros no ven

Reunión de trabajo
Las personas que se mantienen al margen de la discusión pueden tener ideas importantes que aportar. Imagen Ilustrativa. (Crédito: George Rudy/Shutterstock)

Cuando todos los demás están trabajando juntos para resolver un problema, a menudo pueden empezar a pensar y actuar como un grupo. En este caso, el deseo de tener a todos en la misma frecuencia puede llevar a que se pasen por alto errores o problemas que parecen desalentadores.

Por otro lado, los solitarios no son susceptibles al “pensamiento de grupo”, ya que valoran mucho sus propios pensamientos y reflexiones. Esto significa que cuando el equipo está atascado, puede ser solo un introvertido que puede venir y señalar lo que todos los demás se han perdido todo el tiempo.

2. Los solitarios son a menudo grandes aprendices y pensadores profundos

Tomarse tiempo para sí mismos significa que piensan y absorben mucho. Imagen Ilustrativa. (Crédito: Africa Studio/Shutterstock)

Muchos introvertidos prefieren la compañía de un buen libro o un paseo por el bosque a una ruidosa fiesta o club nocturno. Esto significa que se dan mucho tiempo para leer, pensar, meditar y reflexionar. Pueden aprender por sí mismos nuevas habilidades y nuevas formas de pensar.

Esto significa que la gente tranquila tiende a ser muy abierta y a considerar una gran variedad de perspectivas diferentes. Aunque no siempre comparten esto con los demás, si tienes la suerte de tener un amigo o compañero de trabajo introvertido, esta persona puede tener algunas ideas realmente interesantes para compartir.

3. Los introvertidos pueden ser los amigos más sinceros

Saber escuchar
Las personas a las que les gusta estar solos son grandes oyentes. Imagen Ilustrativa. (Crédito: Antonio Guillem/Shutterstock)

Si bien puede parecer paradójico que las personas que prefieren su propia compañía a la presencia de otros puedan ser la persona adecuada para estar presentes en una crisis, en realidad tiene mucho sentido. En lugar de acumular “amigos” en línea, estas personas tienden a tener un grupo pequeño y muy unido de personas con las que tienen mucho en común.

Debido a que eligen a sus amigos con cuidado y solo pasan tiempo con ellos cuando realmente lo desean, no hay nada falso en una amistad con un “solitario”.

Cuando estás pasando por dificultades, esta es exactamente la persona que quieres a tu lado, ya que están acostumbrados a asimilar las cosas y a ser grandes oyentes.

4. La gente tranquila tiene paz interior

La gente que pasa mucho tiempo sola es buena para ignorar el ruido del mundo. Imagen Ilustrativa. (Crédito: Antonio Guillem/Shutterstock)

Mientras que las personas que siempre están enfocadas hacia afuera pueden quedar atrapadas en el drama de la vida diaria, la mayoría de las personas calladas parecen estar en el ojo del huracán. Debido a que han desarrollado una vida interior tan fuerte, registran las cosas fuera de ellos sin ser demasiado influenciados o molestados por ellos.

Esto significa que son inmunes al pánico y a la ansiedad por pequeñas cosas que realmente no importan. Si estás buscando a una persona sensata que te ayude a anclarte, no busques a nadie más que a un introvertido.

5. Los introvertidos valoran su tiempo

Si un introvertido pasa tiempo contigo, es porque quiere. Imagen Ilustrativa. (Crédito: antoniodiaz/Shutterstock)

Es un hecho curioso: es menos probable que los solitarios se sientan solos. Ya que no sienten la necesidad de tener gente a su alrededor todo el tiempo (de hecho, se sienten exhaustos ante esa perspectiva), cuando eligen pasar parte de su precioso tiempo con los demás, es un gran honor.

No estarían pasando el rato a menos que realmente quisieran hacerlo, ya que serían felices leyendo un libro en casa, paseando por el parque o incluso viendo una película por su cuenta.

Así que cuando pases tiempo con una persona tranquila, ¡reconoce lo valioso que eres para ella y aprovéchala al máximo!

A través de sus principios Verdad, Benevolencia y Tolerancia, es posible mejorarse como persona y elevarse continuamente dentro del ambiente de la sociedad

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS