Serie video especial Ep. 8: Infiltración en Occidente, Parte 2

Por NTD
11 de Abril de 2021
Actualizado: 11 de Abril de 2021

NTD ha producido una serie especial de televisión adaptada del libro “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo“, del equipo editorial de “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista“. Vea aquí el octavo episodio, “Infiltración en Occidente, Parte 2”.

La década de 1960, que fue un punto de inflexión en la historia moderna, vio cómo un movimiento de contracultura sin precedentes barrió de Oriente a Occidente. En contraste con la Revolución Cultural del PCCh, el movimiento de contracultura occidental parecía tener múltiples enfoques, o más bien, carecer de enfoque.

Desde mediados de los años 60 a mediados de los 70, la mayoría de los participantes jóvenes del movimiento de contracultura estuvieron motivados por varias búsquedas. Algunos se oponían a la Guerra de Vietnam, algunos luchaban por derechos civiles, algunos abogaban por el feminismo y condenaban el patriarcado, algunos peleaban por los derechos de los homosexuales. Para rematar esto emergió un cegador espectáculo de movimientos contra la tradición y la autoridad que abogaban por la libertad sexual, el hedonismo, los narcóticos y la música de rock.

El objetivo de esta Revolución Cultural Occidental era destruir la civilización cristiana recta y su cultura tradicional. Aunque parecía ser desordenado y caótico, este cambio cultural internacional provino del comunismo. Los jóvenes participantes del movimiento reverenciaban a “los Tres M”: Marx, Marcuse y Mao.

Lea más: Capítulo 5, Parte 1: Infiltración en Occidente 

Vea la serie completa aquí.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS