Siete hechos sobre estudio del virus en Wuhan: China debería poner fin a investigación de ganancia de función

Por Anders Corr
26 de Mayo de 2021 8:00 PM Actualizado: 28 de Mayo de 2021 3:50 PM

Opinión

El 24 de mayo, el Wall Street Journal publicó siete conjuntos de hechos fundamentales que demuestran que los virólogos de Wuhan, quienes afirman haber estado realizando análisis que ayudarían a desarrollar vacunas para una pandemia que no existía en ese entonces, podrían haber corrido un riesgo indebido a través de una investigación de ganancia de función o estándares de seguridad de laboratorio laxos, que desencadenaron la pandemia de COVID-19 que mató a casi 3.5 millones de personas en todo el mundo, y seguimos contando. Como mínimo, el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) es culpable de omitir datos cruciales que ayudarían al mundo a determinar los orígenes del virus.

Primero, seis trabajadores de una mina de cobre infestada de murciélagos en la región de Mojiang de China, se enfermaron en 2012 y tres murieron. Todos los mineros enfermos tenían síntomas similares. Una tomografía computarizada “reveló neumonía grave, con las mismas marcas pulmonares que ahora se ven en muchos pacientes con COVID-19”, según la evidencia vista por el Journal. Cuatro mineros dieron positivo por anticuerpos contra el SARS.

El laboratorio P4 (izq.) en el Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan, China, el 17 de abril de 2020. (Hector Retamal/AFP a través de Getty Images)

En segundo lugar, los científicos del WIV sospecharon un coronavirus transmitido por murciélagos, y recolectaron muestras de 276 murciélagos de al menos seis especies diferentes del área. “Ellos extrajeron material genético de las muestras y secuenciaron fragmentos”, según el Journal. “La mitad de las muestras dieron positivo por coronavirus”, incluida una de tipo SARS. “Fundamentalmente, los investigadores descubrieron que las seis especies de murciélagos mostraron evidencia de coinfección por coronavirus. En otras palabras, el virus podría intercambiar fácilmente material genético con otros similares para crear un nuevo coronavirus–un entorno propicio para la creación de nuevos virus que potencialmente podrían infectar a los humanos”.

La Dra. Shi Zhengli, la principal experta en coronavirus de murciélagos del WIV, dirigió esa investigación. La Dra. Shi afirma haber vuelto a hacerle pruebas a los mineros, rechazando así la hipótesis de que estaban infectados con SARS-CoV-2.

En tercer lugar, el WIV tuvo una vez una base de datos pública de 22,000 muestras y secuencias de virus. 15,000 de estas eran de murciélagos. En septiembre de 2019, el WIV desconectó la base de datos, aparentemente debido a más de 3000 ciberataques.

En cuarto lugar, la Dra. Shi dijo recientemente que su equipo descubrió ocho coronavirus similares al SARS en la mina. “Muchos científicos se preguntan por qué el WIV no anunció la existencia de esos virus antes, así como su conexión con la mina, y por qué esperaron tanto para permitir que los científicos examinaran sus secuencias”, según el Journal. “Algunos han notado que la Dra. Shi ha afirmado repetidamente que los mineros de Mojiang tenían una sospecha de infección por hongos, no un virus, lo cual contradice los trabajos de investigación en ese momento y la actualización de la Dra. Shi en [la revista] Nature, que dice que se creía que los mineros tenían un virus”. La Dra. Shi no fue despedida, por lo que el WIV es responsable de su aparente disimulo.

En quinto lugar, el WIV llevó a cabo una investigación de ganancia de función. Dicha investigación hace que los virus sean más letales e infecciosos, bajo circunstancias altamente controladas, aparentemente para desarrollar vacunas. Algunos científicos, según el Journal, dicen que los trabajos de investigación revelan que los empleados de WIV “estaban combinando algunos coronavirus de murciélago que habían cultivado con material genético de otros”.

“La Dra. Shi ha descrito públicamente la realización de experimentos, incluso en 2018 y 2019, para ver si varios coronavirus de murciélago podrían usar una proteína de pico en sus superficies para unirse a una enzima en las células humanas conocida como ACE2”, según el Journal. “Así es como el virus del SARS y el SARS-CoV-2 infectan a los humanos”. Los experimentos requirieron la combinación de un coronavirus de murciélago y la proteína de espícula de otro, luego la infección de ratones modificados genéticamente que contienen ACE2 humano, según la Dra. Shi.

La viróloga china Dr. Shi Zhengli, es vista dentro del laboratorio P4, del Instituto de Virología de Wuhan, en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP a través de Getty Images)

Según el Journal, “Ralph Baric, un microbiólogo de la Universidad de Carolina del Norte (…) trabajó con el WIV en un estudio para crear un coronavirus artificial que infectó células humanas en el laboratorio”. El Dr. Baric tiene que dar algunas explicaciones. Los científicos no deberían colaborar con los regímenes totalitarios en investigaciones biológicas peligrosas.

En sexto lugar, tres investigadores del WIV se enfermaron en noviembre de 2019 y fueron hospitalizados con síntomas compatibles tanto con la gripe estacional como con el COVID-19. Esta información, obtenida por el Journal, probablemente provenía del servicio de inteligencia de Australia.

Séptimo, las autoridades chinas están impidiendo que investigadores y reporteros accedan a la mina de cobre y sus alrededores (aunque un heroico reportero del Journal recientemente logró llegar allí en bicicleta de montaña para tomar una foto). Los funcionarios lo detuvieron durante cinco horas y borraron la fotografía.

Los científicos están analizando estos hechos, planteando preocupaciones, y exigiendo más datos.

Ian Lipkin, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia, dijo que los experimentos del WIV con coronavirus en laboratorios podrían haber tenido un nivel de bioseguridad más bajo que el requerido en los Estados Unidos.

El Dr. Ralph Baric cree que la estructura genética del SARS-CoV-2 indica un origen salvaje y una evolución natural para infectar a los humanos, pero que una “investigación rigurosa habría revisado el nivel de bioseguridad bajo el cual se llevó a cabo la investigación del coronavirus de murciélago en el WIV (…) información detallada sobre los procedimientos de capacitación con registros, los procedimientos de seguridad con registros y las estrategias que se implementaron para evitar escapes accidentales o inadvertidos”, según el Journal.

El virólogo Bernard Roizman de la Universidad de Chicago le dijo al Journal: “Estoy convencido de que lo que pasó es que el virus fue llevado al laboratorio, comenzaron a trabajar con él (…) y un individuo descuidado lo sacó. Ellos no pueden admitir que hicieron algo tan estúpido”.

Claramente, se necesita la recopilación y la revelación pública de más evidencia para abordar estas preocupaciones. El equipo dirigido por la OMS encargado de investigar el origen del virus, solo pasó tres horas en el WIV. No pudo realizar pruebas de anticuerpos en animales y personas cercanas a la mina de cobre. Incluso el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, criticó la investigación de su propio equipo como inadecuada.

La investigación de la ganancia de funciones de China debería ser una preocupación para todos. Según el Journal, “Los críticos dicen que el riesgo de que los virus dañinos mejorados genéticamente se escapen del laboratorio es demasiado grande” para justificar cualquier beneficio de la investigación de ganancia de función que ayude a desarrollar vacunas para futuras pandemias potenciales.

En 2014, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (NIH) dejaron de financiar la investigación de ganancia de función, solo para restablecerla en 2017, aunque bajo las mayores restricciones de un panel de revisión de expertos. Las restricciones de China sobre la ganancia de función son menos rigurosas y su ciencia a menudo es deficiente. Puede y es secuestrado por un ejército chino poco ético bajo el control de Xi Jinping.

En resumen, los investigadores del laboratorio del WIV no revelaron su colaboración con el ejército chino, publicaron datos discrepantes que parecen evidenciar disimulo y no están siendo transparentes. Ellos no proporcionaron acceso completo a las pruebas que pudieran explicar el origen del virus.

La mayoría de los científicos creen que la hipótesis de la fuga de laboratorio es poco probable en relación con el contagio natural de humano a animal, que ocurre con mucha más frecuencia.

Pero hasta que China mejore su ética científica y política, no tiene por qué realizar investigaciones de ganancia de función. Los científicos occidentales deberían dejar de poner tecnologías tan poderosas en manos de científicos potencialmente descuidados y vinculados al ejército en China, cuando hay tanto en juego. Continuar realizando investigaciones científicas colaborativas con ellos, dado lo que sabemos hoy, es un riesgo injustificado para el mundo.

Anders Corr tiene un BA/MA en ciencias políticas de la Universidad de Yale (2001) y un Ph.D. en gobierno de la Universidad de Harvard (2008). Es director de Corr Analytics Inc., editor del Journal of Political Risk, y ha realizado una amplia investigación en América del Norte, Europa y Asia. Fue autor de “The Concentration of Power” (próximamente en 2021) y “No Trespassing”, y editó “Great Powers, Grand Strategies”.

Siga a Anders en Twitter: @anderscorr


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.