Siguen los bloqueos en China, a pesar de que Beijing afirma que no hay nuevos casos de COVID-19

Por Nicole Hao
22 de Febrero de 2021
Actualizado: 22 de Febrero de 2021

El régimen chino afirmó el 21 de febrero que no hubo nuevas infecciones nacionales por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en el país, y que solo una región, el condado de Wangkui en la provincia de Heilongjiang, sería una región de riesgo medio para contraer el virus.

Pero habitantes de las provincias de Hebei y Jilin le comentaron a The Epoch Times en chino, durante entrevistas telefónicas, que han estado encerrados en sus casas desde principios de enero, lo que cuestiona la narrativa oficial.

Las personas que viajaban desde estas provincias a otras partes del país también tenían que aislarse en centros de cuarentena al llegar a sus destinos.

Los residentes se quejaron de que no podían ir a trabajar debido a las restricciones. Sin ingresos, se les ha vuelto difícil comprar los productos alimenticios que con el paso del tiempo se han ido encareciendo cada vez más.

“Estamos al borde de la muerte”, dijo un residente de la ciudad de Shijiazhuang en Hebei. Su familia ha estado bloqueada durante casi 50 días sin ningún ingreso.

Un trabajador de la salud recolecta una muestra de hisopo nasal de un hombre para realizar la prueba de COVID-19 en un sitio de prueba fuera de la estación de tren de Yichangdong, en Yichang, en la provincia de Hubei, China, el 28 de enero de 2021. (STR/AFP a través de Getty Images)

Bloqueo indefinido

El gobierno de la ciudad de Shijiazhuang anunció el 21 de febrero que, a partir del 22 de febrero, la ciudad será catalogada como una región de bajo riesgo de contagio del virus.

El gobierno central chino anunció que solo dos regiones del país se consideran en riesgo de propagación de COVID-19: Shijiazhuang y Wangkui.

El régimen también afirmó que China no tiene nuevas infecciones domésticas y que todos los pacientes recién diagnosticados con COVID-19 eran personas que llegaron a China desde otros países.

Pero los gobiernos locales, tras proporcionar pequeñas actualizaciones sobre la situación del brote, continuaron manteniendo a la gente bajo encierros, como un método para frenar la propagación de COVID-19.

Er Duo (seudónimo) vive en el distrito de Gaocheng, de Shijiazhuang. Ella dijo que su complejo residencial ha estado cerrado desde el 5 de enero. “Se nos pide que hagamos una prueba de ácido nucleico [para COVID-19] cada tres días. Ya hemos recibido 16 pruebas. Todos los resultados son negativos. [Las autoridades] todavía nos encierran en casa sin darnos ninguna explicación”, dijo.

Señaló que muchos residentes se sentían frustrados. Algunos necesitaban desesperadamente medicamentos o leche de fórmula para sus bebés. “No vemos ninguna esperanza… Algunos realmente necesitan ganar dinero para pagar sus hipotecas”, dijo Er Duo. “Ningún funcionario del gobierno se ocupa de nuestras necesidades”.

Otro residente de Shijiazhuang, Bian Zhong (seudónimo), dijo que su tía no pudo ir al hospital a tener a su bebé, debido al bloqueo.

“Seguimos llamando a las líneas directas del gobierno provincial y del gobierno de la ciudad, pero ningún funcionario del gobierno brindó ayuda. Todos nos pidieron que esperáramos”, dijo Bian.

Finalmente, la familia encontró a un médico que tenía una pequeña clínica en su casa. El médico se saltó las normas de cierre para abrir la clínica a la tía de Bian, y el bebé nació sano y salvo.

“¿Qué tipo de política de bloqueo es esta?”, dijo Bian.

Gu Min (seudónimo) y su esposo son trabajadores migrantes en la ciudad de Nangong, provincia de Hebei. Han estado encerrados en una habitación alquilada desde el 6 de enero.

El 12 de febrero, el gobierno de la ciudad de Nangong requirió que todos los residentes fueran vacunados contra COVID-19. Pero Gu Min y su esposo están recibiendo tratamiento para la fertilización in vitro. “El médico nos dijo que el tratamiento debe suspenderse si tomamos las vacunas COVID-19”, dijo.

Pero un funcionario obligó al marido de Gu a vacunarse y amenazó a su empleador con que la empresa se metería en problemas si algún empleado se negaba a vacunarse.

“Todos nuestros esfuerzos por tener un hijo se perdieron”, dijo Gu, y agregó que ella y su esposo ahora tendrán que esperar, al menos, cuatro meses antes de poder reanudar el tratamiento.

Después de la vacunación, todos los residentes de Nangong deben permanecer encerrados en sus casas.

Los habitantes de la aldea de Sanlizhuang, en Nangong, en la provincia de Hebei, en el norte de China, están esperando para tomar un autobús de enlace a los centros de cuarentena, el 13 de enero de 2021. (captura de pantalla/vídeo proporcionado a The Epoch Times)

Restricciones de viaje

Las personas que viajan desde las provincias de Hebei y Jilin también deben hacer cuarentena al llegar a sus destinos.

Un trabajador migrante, de apellido Liu, originario de la ciudad de Hanzhong, provincia de Shaanxi, fue enviado a Shijiazhuang para trabajar en la construcción de un hospital improvisado. Después de que el proyecto terminó y regresó a Hanzhong, las autoridades exigieron que fuera puesto en cuarentena durante 14 días, le dijo Liu a The Epoch Times durante una entrevista.

“La cuarentena me costó más de 1200 yuanes (185 dólares), que es mucho más que el salario que gané en la construcción del hospital improvisado”, dijo Liu.

Otro trabajador migrante, Wang, dijo que los funcionarios de Hebei les habían prometido a los trabajadores que no los pondrían en cuarentena al regresar a sus lugares de origen. Sin embargo, finalmente les pidieron que se pusieran en cuarentena. “El centro de cuarentena apenas tenía agua potable caliente. Por no hablar de las dificultades para tomar una ducha”, dijo.

El columnista político chino, establecido en Holanda, Jiang Fuzhen, que está en contacto frecuente con personas que tienen información privilegiada de China, le dijo a The Epoch Times en idioma chino que creía que era “imposible” que los brotes de virus en China hubieran disminuido, y que probablemente se trataba de la “necesidad política” de Beijing por aparentar que no hay nuevos contagios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS