Siguiendo el rastro: mujer entrena a sus perros sabuesos para encontrar desaparecidos y criminales

Por Andrew Thomas
09 de Diciembre de 2019 Actualizado: 09 de Diciembre de 2019

La Dra. Coby Webb ha sido oficial de policía en el sur de California desde 1993. En 1999, comenzó a entrenar sabuesos en su agencia, y en 2003 se convirtió en instructora. Para Webb, sus perros marcan la diferencia cuando buscan a los desaparecidos y rastrean a los sospechosos.

Webb describió el proceso de entrenamiento de los sabuesos como un juego de escondite. Comienzan a entrenar a los perros cuando tienen 8 semanas de edad, y les enseñan a perseguir a alguien que empieza a correr. Luego, el adiestrador empieza a añadir vueltas para que el perro tenga que usar su nariz para buscar a la persona.

Webb también enseña a los sabuesos a diferenciar el olor, para que puedan rastrear el olor de una persona. Para el perro, es un juego de encontrar al sujeto para recibir una recompensa. A medida que maduran, Webb hace que los senderos sean más largos y se vuelven más complejos. Para Webb, es más difícil entrenar al encargado que al sabueso.

“Se trata realmente de aprender acerca de su perro y cómo leerlos, y luego aprender a ser un equipo juntos”, dijo Webb.

Coby-Webb-perros
La Dra. Coby Webb juega con dos labradores. (Cortesía de John Brice Photography)

También es fundamental confiar en el sentido del olfato de los perros. Por ejemplo, si una persona dice que vio a un sujeto dirigirse hacia el oeste pero los sabuesos captan el olor en dirección sur, es fundamental confiar en el perro.

Los sabuesos son una raza trabajadora, y su sentido del olfato es casi incomparable. Pueden rastrear a una persona desaparecida o a un sospechoso criminal por millas. El registro personal de Webb con sus sabuesos está en las 8 millas de rastreo.

Además, les encanta tener un trabajo que hacer. “Trabajarán tan duro para ti por esa galleta y ese elogio… es la alegría del juego”, dijo Webb.

Hielo negro

La carrera de Webb quedó interrumpida luego de un accidente automovilístico en 2010 mientras visitaba a sus padres en Oregon. El coche de Webb patinó en hielo negro y chocó con otro vehículo. Ella se llevó la mayor parte del impacto en la puerta del lado del conductor.

Afortunadamente, su hija y su hijo gemelos solo sufrieron una fractura de pie y una conmoción cerebral, respectivamente. Webb sufrió una fractura de espalda, una lesión en la médula espinal, un fémur roto, la cadera rota, y se rompió todas sus costillas izquierdas.

Coby-Webb-hijo
La Dra. Coby Webb con su hijo. (Cortesía de John Brice Photography)

Webb estaba paralizada de la cintura para abajo.

“Mi mentalidad era que no tenía nada que perder más que intentarlo”, recordó Webb.

Después de usar una silla de ruedas, comenzó a usar un andador, luego dos bastones con pinzas, dos bastones rectos y, finalmente, un bastón recto. Nueve meses después, pudo volver a caminar sin ayuda. Poco después, volvió a entrenar a los sabuesos.

Webb dice que podría haber intentado trabajar como profesora en algún lugar porque tenía una formación, pero aún sentía su fuerte vocación. “Creo que todavía tenía más que dar”, compartió Webb.

Casos memorables

Webb viene entrenando y trabajando con sabuesos durante dos décadas, y hubo algunos casos memorables que se han quedado con ella.

El primer sabueso de Webb, Maggie Mae, hizo jurisprudencia en el caso de Bailey Jackson. Jackson había abusado sexualmente y asesinado a una anciana y había abusado de otra. Después de salir de la casa de la segunda víctima, Maggie Mae siguió un rastro y llegó a otra casa, donde comenzó a rodear un cubo de basura. Era el día de recolección basura, lo que fue desalentador para Webb.

Sin embargo, cuando Webb abrió la tapa del cubo de basura, encontró el bolso de una de las víctimas. Maggie Mae se dio la vuelta, subió por un camino de entrada y se fue al patio de la casa. Luego se dio la vuelta, se acercó a la casa vecina y se detuvo.

Coby-Webb-perro
La Dra. Coby Webb ha trabajado con el FBI y numerosas agencias de policía. (Cortesía de John Brice Photography)

Webb se enteró más tarde de que el sospechoso había ido a la primera casa a pedir dinero, y luego a la segunda casa, que pertenecía a sus padres. Webb tuvo que decirle al detective que Maggie Mae no iba a ir a ninguna parte. O había otra víctima, o el sospechoso estaba en la casa. De hecho, el sospechoso estaba allí cuando la policía entró en la casa. Maggie Mae había rastreado toda su ruta.

Maggie Mae también fue fundamental para ayudar al FBI a encontrar a Samantha Runnion, que había sido secuestrada en 2002. Después de que las autoridades encontraron el cuerpo de Runnion, Maggie Mae ayudó a rastrear al sospechoso, quien finalmente fue detenido y condenado por secuestro y asesinato.

“Me tomé un par de días libres después de ese caso, y también lo hizo Maggie. Realmente [esos casos] se quedan con nosotros”, dijo Webb.

Objeto con aroma

Para que un sabueso pueda encontrar a una persona desaparecida o a un sospechoso criminal, necesita un objeto con el olor de la persona en él. Sin ese rastro, el mejor sabueso del mundo no podrá hacer lo que mejor sabe hacer.

Lo que más le molesta a Webb, es cuando ella y sus sabuesos no logran encontrar a la persona buscada. En un esfuerzo por ayudar a los sabuesos a hacer su trabajo, desarrolló un producto llamado Find’em Scent Safe.

El producto está destinado a proporcionar una muestra de olor no contaminada, en caso de que un sabueso necesite rastrear a esa persona.

Coby-Webb-hijo
La Dra. Coby Webb demuestra cómo Find’em Scent Safe trabaja con su hijo. (Cortesía de John Brice Photography)

El kit incluye un pedazo de gasa que se coloca en una parte odífera del cuerpo de una persona. Después de cinco minutos, la gasa se coloca en una bolsa a prueba de manipulaciones y se fechará y etiquetará con el nombre de la persona. La bolsa se coloca en un estuche, que se almacena en un congelador. El artículo de fragancia puede durar hasta 12 meses.

Tener un artículo de olor fácilmente disponible ayuda a los sabuesos a comenzar a rastrear inmediatamente, y maximiza la posibilidad de encontrar al sujeto vivo.

“No quiero identificar a nadie. He trabajado en homicidios y secuestros. No quiero identificarme. Quiero ayudar a encontrarlos. Los quiero vivos”, dijo Webb.

****

Te puede interesar

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS