Sobre los valores tradicionales y cómo superar la tormenta del COVID-19

Por Ryan Moffatt
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 28 de Marzo de 2020

Comentario

La pandemia de COVID-19 está delante de nuestra puerta, es un intruso no bienvenido que está barriendo nuestras cómodas suposiciones colectivas sobre el mundo tal y como lo conocemos, listo para crear el caos.

Se está llevando a cabo un gran experimento social, una reorganización colectiva de nuestras suposiciones básicas sobre el mundo y nuestro lugar en él. Podrían venir tiempos de desesperación que pondrían a prueba los fundamentos filosóficos de nuestra sociedad.

La vida, por supuesto, está destinada a traer sufrimiento de vez en cuando, pero con el valor adecuado, las crisis existenciales se convierten en los catalizadores que nos impulsan hacia cosas más grandes. Este sabor de lo inimaginable debería darnos una pausa para examinar si nuestros valores y estructuras de creencias están lo suficientemente intactos como para soportar un cambio abrupto en la calidad de nuestras vidas.

La civilización democrática de Occidente debe su éxito a la ética judeocristiana que formó sus raíces. América, con sus principios fundadores, encarnó esta ética con gran éxito, vigorizando el espíritu industrioso y pionero de grandes mujeres y hombres. Canadá fue cortado por el mismo patrón. Siglos de ingenio, estoicismo y acción impulsada por el carácter transformaron a Occidente en la gran civilización que disfrutamos hoy en día.

Un rayo de luz a la pandemia que azota al mundo es que las sociedades y los individuos tendrán que reevaluar sus prejuicios creados por la comodidad y la desazón. La quietud del aislamiento en cuarentena ofrece una oportunidad para reflexionar sobre nuestra naturaleza más divina y contemplar si hemos sido llevados demasiado lejos por la atracción del mundo moderno. Esta segregación obligatoria de las tentaciones hedonistas de nuestra época proporciona un terreno fértil para el despertar de lo sagrado y lo sublime. Nuestros espíritus están siendo probados en masa y muchos encontrarán que no hay una panacea como el fundamento de la fe para soportar las inmensas pruebas de la vida.

Ideologías postmodernistas

Pero no somos inmunes a la influencia de las ideologías que amenazan con erosionar esta base tradicional.

Una oleada de descontento ha penetrado gradualmente en la sociedad occidental en las últimas décadas, erosionando lentamente su confianza y vigor. En lugar de mostrar la gratitud por nuestra buena fortuna colectiva, se arraigaron varios movimientos sociales posmodernos que tienen, en su núcleo, un silencioso pero pernicioso desdén por los cimientos de la sociedad occidental.

Cubiertos de muchos colores, estos movimientos demostraron ser contagiosos dentro de las universidades, los medios de comunicación, la política y la población en general. Las políticas de identidad y la corrección política crearon jaulas y confines alrededor de la capacidad de hablar de la gente, mientras que las redes sociales construyeron muros de prisión invisibles alrededor de la información y la libertad de pensamiento. Inesperadamente, Occidente se encontró viviendo bajo una imperceptible ilusión de libertad.

Los estudiantes de historia pueden buscar tanto en la Rusia soviética como en la China comunista las raíces de esta policía del pensamiento posmodernista. Hace menos de un siglo, estas ideologías comunistas produjeron bajas masivas, impactantes en su amplitud. Bajo la posesión de esta ideología ruinosa, el hombre demostró muy claramente su capacidad para la brutalidad. En Rusia, China y Camboya, por ejemplo, se cometieron atrocidades impensables por parte de ciudadanos comunes y corrientes atrapados en el miedo y el fervor, lo que les privó de todo sentido de moralidad y el respeto por la vida humana.

Es una característica definitoria de los movimientos marxistas posmodernos que su único objetivo es derribar la estructura de la sociedad y destruir la tradición. No tienen recetas para el enriquecimiento de la industria, no ofrecen soluciones, no muestran ningún deseo de cooperación y no atienden a ningún llamado de una acción superior, renunciando a cualquier responsabilidad de hacer avanzar a la humanidad.

Aquellos que abrazan estas doctrinas —consciente o inconscientemente— se darán cuenta de que no tienen una base sólida para sostenerlas a través de una crisis como la que tenemos ante nosotros. El marxismo en su núcleo está desprovisto de espíritu humano, es arrogante en su superioridad y mezquino en sus tácticas.

Hay caminos mucho mejores que tomar para capear la tormenta.

Sacrificio y grandeza

La cohesión social en tiempos de conflicto depende de una base sólida de valores demostrados por el tiempo y principios virtuosos de los que la escuela marxista postmoderna de pensamiento está completamente desprovista.

La filosofía marxista de lucha aprovecha la tragedia para fines egoístas, mientras que las tradiciones perdurables de la humanidad estimulan el sacrificio y la grandeza. La creencia en lo divino y la fe en la virtud está comprobado, son poderosos remedios para los males del mundo.No debe ser subestimar su valor ya que ofrecen una verdadera contramedida a la lucha y la confusión que podemos enfrentar en estos tiempos de pandemia.

Durante siglos, estos principios han permitido a la gente perseverar con esperanza y propósito a través de los tiempos más oscuros. Son los cimientos que han construido la grandeza y han animado al frágil espíritu humano a ser más que él mismo.

Todos estaremos batallando hacia la luz a lo largo de esta prueba y necesitaremos sistemas de creencias que reconozcan la existencia inevitable del sufrimiento y que al mismo tiempo ofrezcan un camino hacia su trascendencia.

Podríamos empezar por echar una mirada honesta a las profundas limitaciones de las ideologías postmodernas y alejarnos de ellas. Abrazar las tradiciones y las grandes enseñanzas morales que han guiado a las sociedades durante cientos de años no solo fomentará mejor nuestra naturaleza, sino que nos dará un antídoto fiable contra la incertidumbre y la desesperación.

Ryan Moffatt es un periodista con sede en Vancouver.

***

A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS