Sobreviviente de aborto cuenta cómo las oraciones de su papá impidieron 6 intentos de aborto de su mamá

"Mi padre cuenta 15 milagros específicos que Dios hizo en el camino para rescatarme de la muerte"

Por ARSH SARAO
22 de Junio de 2023 12:26 PM Actualizado: 23 de Junio de 2023 4:35 PM

Lauren Eden, sobreviviente de un aborto de segundo trimestre, sabe que está viva y aquí por una razón.

Hace cuarenta años, su madre adolescente intentó abortarla seis veces, mientras su padre, estudiante universitario de último curso por aquel entonces, rezaba para que Dios interviniera a tiempo. Pronto se sucedieron los milagros, 15 en total.

Nacida prematuramente a las 26 semanas tras un aborto por dilatación y evacuación incompleto, Lauren encontró desde entonces su vocación y el propósito de su vida. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Georgia y ahora lucha por disipar las mentiras del aborto.

Lauren se siente humilde al saber cómo Dios orquestó una cadena de milagros, rescatándola de la muerte y transformando el corazón de su madre en el proceso.

Lauren Eden nació en 1982 a las 26 semanas. (Cortesía de Lauren Eden)
Lauren Eden nació en 1982 a las 26 semanas. (Cortesía de Lauren Eden)

“Mi madre tenía miedo de que yo pensara que era una ‘madre horrible’ o de que me enfadara con ella”, contó Lauren a The Epoch Times. “Dios había preparado mi corazón e inmediatamente perdoné a mi mamá. Supe inmediatamente que Él tenía un propósito y un plan para mi vida y que me estaba llamando a compartir su historia con otros y a ser una voz para los no nacidos”.

“No solo me rescató a mí físicamente, sino que también rescató a mi madre espiritualmente. Hizo todo lo posible para responder a las oraciones de mi padre y mostrarle a mi madre que su plan para mi vida no era Su plan para mi vida… que ninguna vida que Él crea es un accidente. Cada vida es preciosa para Dios. Él es un Dios de milagros y responde a la oración”.

Hoy en día, Lauren está casada con David Eden, y la pareja son los orgullosos padres de tres hijos pequeños. La familia y los padres de Lauren, Karen Stoll, de 60 años, y William Stoll, ingeniero jubilado de Delta Airlines, de 67, viven en el sur de Atlanta, Georgia.

En su humilde viaje para salvar a otros bebés del aborto, Lauren compartió recientemente su propia historia de supervivencia en el Capitolio del Estado de Georgia. A finales de junio, compartirá su testimonio en la Convención Nacional del Derecho a la Vida y será la oradora principal del banquete para adolescentes.

Lauren con su esposo, David, y sus tres hijos. (Cortesía de Lauren Eden)
Lauren con su esposo, David, y sus tres hijos. (Cortesía de Lauren Eden)
Lauren (dcha.) con sus padres y dos hermanas. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)
Lauren (dcha.) con sus padres y dos hermanas. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)

No tenía ni idea de que mi madre había intentado abortarme

Karen dio a luz a Lauren en 1982, a los 18 años. La joven mamá tuvo que dejar la universidad para cuidar de su frágil bebé prematura, que necesitaba “cuidados las 24 horas del día”. Cuando sus tres hijos crecieron, Karen volvió a la universidad para completar sus estudios.

Un día, mientras se preparaba para un examen, “rompió a llorar de repente”. Fue su momento de Dios. Supo que no podía seguir cargando con ese equipaje y que había llegado el momento de contarle a Lauren, que entonces tenía 21 años, todos los detalles de su historia de nacimiento.

“Tardó tres meses en atreverse a decírmelo”, cuenta Lauren.

Era el 20 de junio del 2004. Lauren estaba deshaciendo las maletas de un viaje. Karen se armó de valor y llamó a la puerta de la habitación de su hija, dispuesta a desnudar su alma.

“Tenía una expresión extraña en la cara que no supe leer, y cuando me miró, sus grandes ojos verdes se llenaron de lágrimas”, cuenta Lauren. “Mi madre me dijo: ‘Nunca quise ocultarte esto. Siempre supiste que naciste prematura, pero lo que no sabes son todas las circunstancias que llevaron a tu nacimiento. Quería abortar'”.

Lauren estaba en estado de shock. “¡No tenía ni idea!”, dijo. “Sabía que mis padres se quedaron embarazados de mí en la universidad, pero no tenía ni idea de que mi madre había intentado abortarme”.

Karen y William se habían conocido en la Universidad de Arkansas. Al principio, los novios de la universidad evitaron hablar del embarazo, pero varias semanas después, Karen insistió en abortar. Mientras William se mostraba “inflexible en que ella estaba tomando la decisión equivocada”.

A partir de entonces, Karen y William experimentaron varios encuentros divinos que condujeron al nacimiento de su hija.

(Cortesía de Lauren Eden)
(Cortesía de Lauren Eden)

Intentos fallidos de aborto

Decidida a interrumpir su embarazo adolescente, Karen llamó a su madre pidiéndole 250 dólares. Sorprendentemente, su madre acabó enviándole un cheque de 2,50 dólares, lo que retrasó su cita. Sin que ella lo supiera, aquello no era más que el principio de los milagros.

Por otro lado, William seguía sin poder convencer a Karen; finalmente consiguió que la llevara en coche a casa de su amiga, desde donde ambas mujeres debían acudir a la cita de Karen para abortar. Por el camino, William rezó pidiendo un milagro y, de repente, una densa nube de niebla se instaló en la carretera.

“La niebla era tan intensa que tuvieron que dar media vuelta”, cuenta Lauren. “Luego, cuando ella y su amiga llegaron a la primera clínica abortista, mi padre rezó para que se cerraran las puertas de la clínica”. El tercer milagro es que la clínica se había trasladado al otro lado de la ciudad y ella no acudió a su cita”.

El siguiente milagro ocurrió cuando Karen se dirigía a otra cita. William rezó para que “estuviera demasiado avanzada y no pudiera seguir adelante con el procedimiento”. Y cuando el personal le hizo una ecografía, sorprendentemente, Karen medía poco más de 13 semanas. La clínica sólo practicaba abortos hasta las 12 semanas.

Karen reservó entonces cita en una clínica que practicaba abortos hasta las 15 semanas. “Cuando mi madre llegó a esta clínica, se encontró en la misma sala de ecografías. Esta vez, mi perímetro cefálico era de 15,3 semanas, pero sólo habían pasado dos días desde la última ecografía”. dice Lauren.

La ansiosa adolescente se mantuvo firme. A la mañana siguiente, consiguió cita en una clínica de Dallas (Texas) que practicaba abortos hasta las 21 semanas. “Mi padre rezó para que el equipo no funcionara mal. De repente, la circunferencia de mi cabeza pasó de medir 15 semanas a 21 semanas. Otro milagro”. dijo Lauren.

“¿Cómo puede ser? Mi madre empezaba a sentir que alguien más grande que ella intentaba impedir que siguiera adelante con este plan”.

(Cortesía de Lauren Eden)
(Cortesía de Lauren Eden)

El personal de la clínica de Dallas envió entonces a Karen a su clínica hermana, al otro lado de la ciudad. Le hicieron otra ecografía. Como Karen estaba en el segundo trimestre, la sometieron a un procedimiento de DyE de dos días para interrumpir el embarazo.

“El abortista introdujo una sustancia llamada laminaria en el cuello del útero de mi madre, que le dijeron que provocaría la dilatación completa del cuello del útero a la mañana siguiente”, cuenta Lauren.

Esa noche, Karen se encontró asustada, de parto y con mucho dolor.

Sorprendentemente, William la llamó y le preguntó si podía rezar por ella. “Cuando terminó de rezar, Dios se movió en el corazón de mi madre y le dijo a mi padre que si conducía hasta Dallas, estaba segura al noventa por ciento de que no abortaría”, cuenta Lauren.

Para William fue una carrera contrarreloj.

Salió de su casa de North Little Rock (Arkansas) a las 4 de la mañana para ir a Dallas. Cuando llegó a la clínica, Karen no aparecía por ninguna parte. Temeroso de llegar tarde, William recorrió los pasillos con inquietud. Pero justo entonces, sorprendentemente de nuevo, las puertas del ascensor se abrieron detrás de él y Karen estaba allí de pie. Se había quedado dormida.

William se apresuró a abrazar a Karen y juntos comunicaron al personal de la clínica que no iba a someterse a la intervención. El abortista les informó de que “su cuello uterino estaba completamente dilatado y su cuerpo listo para dar a luz”.

Al día siguiente, de regreso a North Little Rock, hablaron de todo lo que habían pasado.

Lauren dijo: “Una vez más, Dios actuó en el corazón de mi madre. Empezó a preguntar: ‘¿Y ahora qué? Mientras conducían, mi mamá relató todos los obstáculos que había enfrentado en cada clínica a la que había ido. Mi padre sonrió. Sabía que Dios era quien le había impedido abortar. En cada clínica a la que iba, él rezaba para que Dios interviniera, y Dios lo hizo, una y otra vez”.

Lauren de pequeña. (Cortesía de Lauren Eden)
Lauren de pequeña. (Cortesía de Lauren Eden)

El nacimiento

En North Little Rock vivían Bill y Janna, un joven matrimonio de la iglesia natal de William. William había hablado con ellos la noche antes de partir hacia la clínica de Dallas para recoger a Karen. El afectuoso matrimonio le había dado a William su tarjeta de crédito y le había pedido que trajera a Karen a casa. Janna incluso había rezado por Karen y había convertido su despacho en un dormitorio para ella.

Janna, madre de dos niños pequeños, pasaba los días atendiendo a Karen en reposo. Por la noche, se quedaba despierta hasta tarde con Karen y William, hablando de su fe, leyendo la Biblia y rezando con ellos sobre lo que debían hacer. “Otro milagro del Señor es que la madre de Janna también quería abortar y Dios usó su vida para salvar la mía”, dice Lauren.

Cuando Karen estaba de 26 semanas, se despertó en mitad de la noche. Estaba de parto. “¡Era demasiado pronto! dice Lauren.

El médico del hospital les habló de los tres resultados más probables, todos negativos: sólo había un 5 por ciento de posibilidades de sobrevivir; o si el bebé sobrevivía, había un 95 por ciento de posibilidades de sufrir daños cerebrales; o el bebé podía nacer muerto. William y Janna pasaron la noche en vela mientras Karen estaba de parto, rezando para que Dios interviniera una vez más. Y así fue.

El 26 de julio de 1982 nació Lauren, que pesó 2 libras y 6 onzas (aproximadamente 1,07 kilogramos).

Lauren Eden. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)
Lauren Eden. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)

“Milagrosamente, no sólo sobreviví, sino que no tuve daños cerebrales y muy pocas complicaciones derivadas de mi nacimiento prematuro”, cuenta Lauren. “Me iban a dar en adopción y no me iban a enseñar a mi madre. Una enfermera acabó llevándola a verme a la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales) y, cuando vio mi cuerpo diminuto y poco desarrollado, rompió a llorar y supo que tenía que quedarse conmigo”. Otro milagro.

“Pasé 53 días en la UCIN y poco después me dieron el alta. Mis padres convirtieron a Dios en el centro de su relación y, menos de tres meses después, se casaron. Pude estar en su boda”.

Lauren lo llama otro milagro. “Mi padre cuenta 15 milagros concretos que Dios hizo a lo largo del camino para rescatarme de la muerte. No conozco todos los detalles de cada milagro. Al conocer mi historia, Dios me confirmó que me ama. Me unió en el vientre de mi madre”, dijo.

Los hijos de Lauren y David: (I-D) Caleb, Noah y Ethan. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)
Los hijos de Lauren y David: (I-D) Caleb, Noah y Ethan. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)

La humanidad en el vientre materno

La fe de Lauren es la base de su vida. Había estado compartiendo su testimonio en la iglesia y con amigos, pero, dice, la historia “le llegó mucho más a casa” después de tener a sus propios hijos.

La madre de tres hijos no sabía que existía un término como ” sobreviviente de aborto” hasta que se encontró con un artículo de noticias en 2019 que citaba a Melissa Ohden, sobreviviente de aborto y fundadora y directora ejecutiva de la Red de Sobrevivientes de Aborto (ASN). Con su interés despertado, Lauren buscó más sobre ASN y se enteró del deseo de Melissa de conocer a cada sobreviviente de aborto en todo el mundo y ayudarlos a encontrar sanación. Lauren escribió entonces un correo electrónico a ASN.

“Melissa me aseguró que me consideraban una sobreviviente de un aborto. Es difícil expresar con palabras lo que sentí al darme cuenta de que no era la única”, dijo.

Desde ese día, Lauren conoció a docenas de personas como ella, y dice que ha sido “un honor” conectar con muchas otras sobrevivientes de abortos de Estados Unidos y de todo el mundo. “Todas son diferentes y milagrosas”, afirma.

(De izquierda a derecha) Lauren Eden, Melissa Ohden y Delana Brooks, las tres supervivientes de abortos. (Cortesía de Lauren Eden)
(De izquierda a derecha) Lauren Eden, Melissa Ohden y Delana Brooks, las tres sobrevivientes de abortos. (Cortesía de Lauren Eden)

Desde entonces, Lauren completó el currículo de curación y la formación de oradora de ASN, y ahora utiliza su experiencia en la emisión de noticias para ayudar a otras supervivientes a contar sus historias de supervivencia.

“Es una verdadera lección de humildad poder compartir mi historia y representar a quienes no pueden o no se sienten preparadas para compartirla por sí mismas. También es muy importante que la gente se dé cuenta de que las supervivientes del aborto existen. Somos una voz importante en el movimiento provida que a menudo no se escucha”, afirma.

Lauren y otras supervivientes de abortos en el retiro de oradoras ASN. (Cortesía de Lauren Eden)
Lauren y otras sobrevivientes de abortos en el retiro de oradoras ASN. (Cortesía de Lauren Eden)

Lauren siente “una increíble compasión” por las mujeres embarazadas que, como su madre, se encuentran en situaciones difíciles. Dice que hay muchas formas de ayudar a salvar la vida de los bebés.

“Hay tantas organizaciones y ministerios maravillosos”, dice. “Podemos servir en un Centro de Recursos para Embarazadas. Podemos considerar en oración la posibilidad de iniciar un ministerio en nuestras iglesias que apoye a las mujeres necesitadas. Podemos rezar ante las clínicas abortistas y colaborar con organizaciones como ’40 Días por la Vida’ para proporcionar recursos a las mujeres. Podemos involucrarnos en el apoyo a candidatos que patrocinen leyes en nuestros estados que proporcionen ayuda y recursos a las mujeres embarazadas. Tenemos muchas opciones.

“Lo más importante es implicarse y dejar que se oiga nuestra voz”.

Lauren con su esposo y sus hijos. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)
Lauren con su esposo y sus hijos. (Cortesía de Eleanor Stenner Photography vía Lauren Eden)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.