Sobreviviente de tráfico sexual y su madre luchan contra este tipo de esclavitud moderna

Por Charlotte Cuthbertson
22 de Noviembre de 2019 Actualizado: 22 de Noviembre de 2019

La industria doméstica del tráfico sexual está creciendo en los Estados Unidos. Está bien organizado y en red, y los agresores emplean técnicas de manipulación magistrales para obtener el control mental y físico de sus objetivos.

Solo en Texas, más de 79,000 niños están siendo traficados para tener relaciones sexuales, según un estudio de la Universidad de Texas en Austin.

Courtney Litvak, sobreviviente de la explotación sexual, se convirtió en blanco desde su escuela secundaria suburbana en Katy, Texas. Tuvo una gran infancia con padres cariñosos y relaciones sólidas; asistió a la iglesia y fue una atleta universitaria. Pero para cuando llegó a los 17 años, varios acontecimientos dolorosos, incluyendo el haber sido abusada después de un baile escolar, la habían dejado luchando por superar la situación.

“Me arrebataron algo y me convertí en una persona diferente después de buscar mecanismos para sobrellevar las cosas, tratar de medicarme, exponiéndome a fumar y beber en exceso. Esa fue una ficha de dominó que empujó una ficha sobre otra y me llevó por este camino”, dijo Courtney, ahora de 21 años, a The Epoch Times el 7 de noviembre.

La vulnerabilidad de Courtney la convirtió en un objetivo principal para sus compañeros de clase, actuando como “vigilantes”, para acercarse a ella y hacerse amigos de ella. Los vigilantes finalmente la conectaron con su primer proxeneta, quien le pagó al vigilante una “cuota de búsqueda” por ella.

“No se puede pasar por una experiencia de vida terrible o una pérdida y eso significar que a las personas se les permita tener acceso a ti, [que] ahora estás catalogado como un objetivo”, dijo.

“Cada persona en esa edad, incluso antes (primer ciclo de secundaria, escuela primaria) experimentará algo en la vida que le dejará herido, decepcionado, traicionado, y querrá llenar ese vacío… para sentirse aceptado, para sentirse amado, buscando validación, afirmación”.

Los eventos comunes (el divorcio de los padres, una ruptura, el acoso o la muerte de un miembro de la familia) pueden hacer que un niño sea vulnerable. Muchos de los niños y niñas víctimas de la trata provienen del sistema de hogares de adopción. Pero el abuso sexual es la fuente más común de vulnerabilidad para los niños y niñas víctimas del tráfico sexual: entre el 70 y el 90 por ciento de estos niños y niñas tienen antecedentes de abuso sexual, según la organización contra el tráfico Path2Freedom.

Los vigilantes invirtieron casi un año desde el momento en que se hicieron amigos de ella para entregarla a su primer traficante.

“Mi vida valía una suma para ellos”, dijo Courtney. “Se tomaron su tiempo y poco a poco rompieron esas barreras y límites hasta donde yo misma no había notado el proceso en el que me había desviado hasta entonces”.

Courtney Litvak con sus padres Kelly y Alan
Courtney Litvak con sus padres Kelly y Alan Litvak en 2001. (Cortesía de Courtney Litvak)

Siendo “captada”

Para Courtney, la captación comenzó a través de la mensajería directa de Instagram y la mensajería privada de Snapchat, así como en persona.

En el tráfico sexual interno, es raro que un extraño saque a una víctima por la calle, como se describe en la película de Hollywood “Taken”. Por lo general, es un proceso largo y metódico que puede ser fácilmente confundido con una rebeldía adolescente normal, o con una fase de crecimiento.

El 55 por ciento de las sobrevivientes de la trata sexual nacional que ingresaron en 2015 o más tarde, conocieron a su tratante por primera vez utilizando una aplicación móvil, un sitio web o un texto. Dijo Tammy Toney-Butler, una consultora contra la trata de personas de Path2Freedom.

Courtney había crecido con la tecnología y “poder establecer aparentemente estas relaciones auténticas y de confianza con alguien detrás de una pantalla no parecía algo descabellado”, dijo. Fue presentada a un “amigo de un amigo”, lo que le dio credibilidad a la nueva relación.

Ese es a menudo el siguiente paso, según un informe de Polaris.

“El reclutamiento en línea puede comenzar comentando las fotos de las víctimas potenciales y enviando mensajes directos, construyendo cuidadosamente la relación y la intimidad necesarias para atraer a las víctimas a un falso sentido de confianza”, dice el informe.

“La siguiente fase a menudo es la de ‘ser novios'[o ‘manipulación’]; manipulaciones tales como intereses románticos fingidos, halagos extremos, promesas de regalos u otra ayuda financiera, la seguridad de que ellos, y solo ellos, pueden cuidar de la víctima potencial, o incluso la percepción de la salvación de la violencia doméstica o el abuso sexual infantil”.

Courtney llegó a confiar en esta persona, en este “amigo de un amigo”, hasta el punto de que le permitió que la recogiera por la noche. Ella también comenzó a escaparse del campus de la escuela con él. Si sus padres confiscaban su teléfono para intentar cortar la comunicación, sus “amigos” simplemente le daban uno nuevo en la escuela al día siguiente.

Courtney tuvo cuidado de no revelar ningún detalle sobre las personas que la prepararon y traficaron con ella, ya que esto pondría en peligro tanto su seguridad como la posibilidad de obtener justicia.

“Está muy bien organizado y está muy bien conectado. Nunca es un acto de un solo hombre. Hay muchas personas que se dedican a hacer que todo este sistema funcione”, dijo.

La madre de Courtney, Kelly Litvak, dijo que notó cambios drásticos de comportamiento en Courtney en 2016, pero que no podía entender lo que estaba pasando.

“‘Las conductas eran tan extremas que tuve que preguntarme: ‘¿Es esto un comportamiento adolescente normal, es una rebeldía, es algo hormonal?'”, dijo.

“Pero, desafortunadamente, no fue la adolescente normal creciendo, ni las fases ni las emociones. Fue el tráfico de personas el que se aferró a mi hija y cambió a nuestra familia para siempre”.

Courtney le contó a un amigo de la familia, quien luego se acercó a Kelly y su esposo para contarles lo que estaba pasando.

“Como padres, puedo decirles, estábamos completamente mal preparados para entender cómo manejar esta catástrofe”, dijo Kelly.

Courtney Litvak, durante su primer año de secundaria
Courtney Litvak, durante su primer año de secundaria, con su padre Alan Litvak en 2012. (Cortesía de Courtney Litvak)

Desafortunadamente, para ese momento, Courtney ya había sido condicionada a resistir cualquier intervención de los padres. Ella estaba a solo unos meses de cumplir 18 años y sus manipuladores sabían que sería más fácil esperar hasta que fuera una adulta legal antes de engañarla para que dejara su casa, lo que detendría a su familia y a la policía.

“Tuvimos que hacer grandes movimientos”, dijo Kelly. “La sacamos de la escuela, la enviamos fuera del estado. Nos dijeron que la alejáramos del medio ambiente pero, desafortunadamente, la trajimos de vuelta a su ciudad natal, y en las primeras 24 horas, se restableció el contacto. Así que, justo cuando cumplió 18, días después, se fue. Se fue por sus propios medios”.

“Y comenzó un completo desastre, la peor pesadilla de un padre”.

Courtney estaba en las redes sociales diciendo que estaba a salvo, pero Kelly se enteró después de que todo eso había sido escrito por la gente con la que estaba.

“Durante esos primeros 40 días, estuvimos por todas partes sin tener idea de qué camino tomar, y fallamos. No pudimos traer a nuestra hija a casa”, dijo Kelly.

Durante los años siguientes, Courtney fue vendida por sus traficantes, sin recibir dinero ella misma, por lo que le lavaron el cerebro y pensó que lo estaba haciendo por el bien de su familia sustituta.

El lavado de cerebro

Courtney describe la manipulación como algo que “a diferencia del sentido común, no es lo que está claro a simple vista”.

“La principal forma de lavado de cerebro que veo como una constante en cada situación es convencer a esta persona de que la amas tanto que le permites hacer lo que sea necesario para proveer al equipo, eres un activo. Ellos te darán permiso. Te quieren mucho, pero quieren que seas el jefe, que seas independiente y que aportes algo a la mesa”, dijo.

“Así que te van a dejar ir y tomar la decisión de vender tu cuerpo, para ponerle un precio a quien eres”. Dijo que suena “tan atroz”, pero entendió que le permitían hacer lo que ella quería.

Detrás del lavado de cerebro está el deseo de la víctima de satisfacer sus necesidades emocionales, algo que Courtney dice que estuvo presente en cada una de las personas que conoció mientras era víctima de la trata.

“No estás buscando dinero. No estás dispuesta a vender tu alma por algún motivo, pero harás cualquier cosa para encontrar el amor, para encontrar la validación, la autoestima”, dijo. “Esas cosas no tienen precio. Esas son las cosas por las que estás dispuesto a pasar por un infierno y volver”.

La mayor parte del tiempo, el único dinero que Courtney tenía se le daba a ella minutos antes de ir a trabajar y era para pagar sus gastos de propina en un club.

“Puedo hacer el dinero, pero el dinero… nunca será mío. En un buen día, pueden referirse al dinero como ‘nuestro’. Soy propiedad de ellos. El dinero que gana su ‘propiedad’ es un retorno de su ‘inversión’. Siempre estoy endeudada, nunca ganaré suficiente dinero, siempre deberé más”, dijo.

“Todo está bajo su control. Siempre se trata de ellos. Es su dinero, es su casa, es su coche, son sus uñas, es su pelo. Todo es de ellos. Todas tus decisiones son suyas. No eres una persona. Eres una mercancía. Eres una propiedad. Y así es como se te ve y así es como se te trata”.

Este trato se hace pasar por amor.

“Es el mal lo que se infiltra en la vida de la gente en forma de tráfico y proxenetismo. No es amor. No es un mafioso. No es el camino que alguien podría desear a su peor enemigo. Es pura maldad”, dijo.

Toney-Butler de Path2Freedom dijo que el ingreso de una víctima puede ser cercano a los 400,000 dólares al año y que las sobrevivientes han reportado haber sido forzadas a tener sexo más de 20 veces al día mientras estaban embarazadas de seis a siete meses. Y una vez que una mujer es mayor de 18 años, a menudo es vista por la sociedad como “una prostituta drogadicta” y no como una víctima de tráfico sexual, dijo.

La agente especial del FBI de Houston, Jeanette Milazzo, dijo que las víctimas pueden ser difíciles de identificar, a menudo porque están tan controladas y tienen tanto miedo que no se identifican a sí mismas, ni siquiera en lugares públicos.

También son entrenadas por proxenetas para contar historias falsas, son trasladadas de un lugar a otro, pueden tener identificaciones falsas y desconfían de los proveedores de servicios y de las fuerzas de seguridad, dijo Milazzo.

El FBI llevó a cabo una operación a nivel nacional en julio, denominada Operación Día de la Independencia, que tuvo como resultado el rescate de 82 niños víctimas de explotación sexual, así como el arresto de 67 traficantes. El FBI identificó a otros 21 niños víctimas.

El procesamiento es más sencillo en los casos que involucran a niños y niñas víctimas, ya que no es necesario probar la “fuerza, el fraude o la coerción”, como ocurre con los adultos víctimas de la trata.

Especialistas en víctimas del FBI en Denver
Especialistas en víctimas del FBI en Denver durante una operación contra la trata en julio de 2019. (FBI)

Despejando la niebla

Mientras Courtney sabía que estaba sufriendo, que su vida estaba en peligro, que iba en contra de todo en lo que había creído, ella aún no podía asimilar que eran sus traficantes los culpables, la gente que ella “amaba”.

“Las promesas vacías se convierten en una rutina diaria. Nunca hay que perder de vista, una promesa debe cumplirse para continuar creyendo la mentira todos los días”, dijo.

“Porque asumir que te están mintiendo, que no quieren decir lo que dicen y que esto es una trampa, es demasiado doloroso de soportar. Entonces crees que lo improbable y la realidad se vuelve increíble. Es muy complejo”.

Dijo que varios momentos de claridad la ayudaron a empezar a darse cuenta de que necesitaba salir.

“En el lugar más insólito, empecé a darme cuenta de que no estaba sola. Cuando todo te es arrebatado, una cosa me quedaba y era la fe. No esperanza, eso era demasiado ansioso, sino fe”, dijo.

En los tiempos más oscuros, ella pudo reconectarse con su creencia en Dios, que había algo ahí afuera que podía combatir el mal que la rodeaba.

“No puedes creer en Dios y no creer que hay un demonio. Satanás está ahí fuera para destruirnos. Este es su reino. La trata de seres humanos —la venta de seres humanos, niños, adolescentes, adultos, mujeres, hombres— es diabólica”, dijo.

Poco a poco dejó de poner drogas y alcohol en su sistema y sus pensamientos se hicieron más claros; también comenzó a cuestionar a la gente con la que estaba y la vida que estaba viviendo. Courtney agregó a su lista de reproducción a artistas cristianos como Casting Crowns y MercyMe. Encontró una Biblia un par de veces y comenzó a rezar.

“Tuve que tomar la decisión de dejar este estilo de vida. Tuve que levantarme”, dijo. “Esa es la decisión que pasará a la historia como la mejor decisión que he tomado.”

Courtney regresó a casa a finales de 2018, pero las cosas empeoraron antes de mejorar.

Tocar fondo

“Cuando vuelves a casa, no estás realmente en casa”, dijo Courtney. Ella pesaba 60 libras(casi 27 kg) menos y estaba destrozada por dentro.

“Me rodeé de relaciones similares, de ambientes similares. Puede que no estuviera bajo control físico, pero estaba absolutamente bajo ese control emocional, psicológico y de lavado de cerebro”, dijo. “Había olvidado lo que era vivir. No podía adaptarme a mi nuevo entorno”.

Unos meses después de su regreso a casa, a principios de este año, Courtney fue arrestada con cargos graves por delitos de drogas. Este fue su momento de tocar fondo. Así que, el único lugar a donde ir era hacia arriba.

“Eso era exactamente lo que necesitaba”, dijo. Ahora ve su arresto como una bendición disfrazada.

Refugio para mujeres

El arresto de Courtney la llevó a un internamiento de cinco meses en un programa de hospitalización con Refuge for Women, una organización sin fines de lucro, basada en la fe, que proporciona atención especializada a mujeres que han escapado de la explotación sexual.

“Es como una versión de Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos mezclados. Pero mucho más relajada, más fácil de relacionar y más tranquila, y realmente funcionó para mí”, dijo.

“La consejería informada por el trauma fue una gran clave y una herramienta enorme para ayudarme a sanar y entender lo que el trauma complejo le hace al cerebro. Eso es algo que no podría haber averiguado por mi cuenta”.

Ella dijo que el trauma crea una interrupción química en el cerebro que puede empujar a una persona a operar en “modo de supervivencia” y luego continuar añadiendo capas y capas de problemas sin resolver.

“Al pasar por este programa, pude quitar esas capas de cosas con las que no había lidiado”.

Courtney dijo que el programa la ayudó a aprender a confiar de nuevo, a construir relaciones saludables y a prosperar como adulta en la sociedad. “Y más aún, con el propósito de devolver lo que has pasado a otras personas. Siempre estaré agradecida por Refuge for Women de Mujeres, por siempre agradecida”.

Courtney Litvak (izq.), una sobreviviente del tráfico sexual, y su madre Kelly Litvak, fundadora de Childproof America
Courtney Litvak (izq.), una sobreviviente del tráfico sexual, y su madre Kelly Litvak, fundadora de Childproof America, en Houston, Texas, el 7 de noviembre de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Protección infantil de Estados Unidos

Courtney es una de las pocas víctimas de tráfico sexual que ha logrado salir y mantenerse al margen.

Toney-Butler dijo que un niño, después de haber sido arrastrado al tráfico sexual, “solo vive durante siete años antes de sucumbir al medio ambiente”.

Courtney ahora está progresando y está usando su experiencia para ayudar a otros.

Se ha unido a ChildProof America, una organización fundada por su madre, como embajadora y planea llevar su historia a todo el país. El 19 de noviembre, Courtney y su madre se reunieron con Ivanka Trump, la hija y asesora principal del presidente Donald Trump, para hablar sobre la trata de personas.

Courtney también quiere apoyar a otros sobrevivientes.

“Se necesita una persona para cambiar el curso de la vida de otro ser humano”, dijo Courtney. Ayudar a otros a través de esta organización es “mi llamado, lo que Dios ha elegido que yo haga”. Estar al servicio de los demás es lo que la define ahora, dijo, más que lo que le sucedió.

ChildProof ha ayudado a Courtney a encontrar un propósito, mientras que su madre dijo que la fundación de la organización la mantuvo racional.

“Si no hubiera hecho nada… positivo de esto, oh, no sé dónde estaría hoy. Esta organización probablemente me salvó la vida”, dijo Kelly.

Después de las primeras seis semanas de terror y desesperanza, Kelly dijo que buscó en Internet recursos para los padres cuyos hijos son víctimas del tráfico sexual. No encontró nada.

“Y de ahí es de donde vino ChildProof America”, dijo. “Estaba satisfaciendo una necesidad que no existía, y estaba satisfaciendo una necesidad que era crítica. Porque, durante ese tiempo, habría dado cualquier cosa, solo quería que una persona me dijera qué hacer. Pero en vez de eso, tenía 20 personas diferentes cada día diciéndome 20 cosas diferentes”.

ChildProof es una voz fuerte, una guía con toda la información a nivel local, estatal y federal para proporcionar un camino claro a los padres necesitados. La organización está lanzando un Programa de Guías de Familia, que enviará voluntarios experimentados para proporcionar 90 días de apoyo en persona a las familias en crisis.

El programa está diseñado para apoyar a la familia para que el niño salga y se recupere de forma segura, “lo que muy probablemente va a ser consejería informada sobre el trauma y tal vez atención residencial a largo plazo”, dijo.

El asesoramiento y el apoyo son importantes, dijo Kelly, pero la prevención a través de la educación es crucial, sobre todo en las escuelas.

“No queremos que ninguna familia diga: ‘No le va a pasar a mi hijo’. Y no queremos que ninguna familia jamás diga: ‘¿Qué es el tráfico?’. Eso es inaceptable. Esto está en el aula de su hijo potencialmente. Esto está en el teléfono celular de su hijo. Esto está en su iglesia.”

“Cualquiera que diga que no entiende lo que es esto, pone a ese niño en peligro”.

Las 6 etapas del proceso de captación

En ChildProof America, Kelly Litvak adoptó los “6 Pasos del Proceso de Reclutamiento”, de John Clark, padre de una víctima. También da consejos a los padres.

“Es muy importante que los padres entiendan cuáles son las etapas de la captación personal. Porque si usted entiende las etapas y entiende qué comportamientos están presentes dentro de cada una de esas etapas, realmente puede intervenir eficazmente y redirigir a su hijo. Pero es tan difícil porque esas etapas pueden durar un año, pueden durar dos años. Son tan lentos porque el raptor que está manipulando a su hijo es tan paciente”, dijo Kelly.

Etapa Uno: Ser Amigos

El propósito es establecer confianza.

“La confianza, ese vínculo es absolutamente clave. La primera etapa de la captación es realmente bastante común”, señaló Kelly.

“Alguien entra en su vida, puede ser alguien de tu iglesia, puede ser alguien de tu escuela. En un ambiente seguro que no sea tan amenazante y que realmente se acerque a usted como lo haría un adolescente. ‘Oye, oí que estás pasando por un momento difícil. Quiero decir, todos vamos a salir este fin de semana, ¿por qué no vas?'”.

Todos los adolescentes vulnerables quieren ser aceptados, y una invitación normal para pasar el rato no es muy amenazante, dijo Kelly.

“Pero puedo asegurarles que fue planeado con anticipación antes de la primera conversación”.

Para los padres

“Es difícil reconocer este paso, pero hay cosas que se pueden monitorear. Busque nuevos amigos y sea incisivo acerca de sus padres, antecedentes, situación de vivienda, etc. Si son amigos nuevos, averigüe con quién ha estado saliendo antes que con su hijo. Revise las fotos del teléfono de su hijo, busque nuevos lugares de reunión o pasatiempos. Los cambios que el nuevo amigo introduce deben suscitar preguntas e investigación”, dice el sitio web de Childproof America.

Etapa Dos: Intoxicarse

El propósito es introducir la fricción en el hogar y crear dependencia.

“La segunda etapa es la introducción de drogas y alcohol para conseguir que el objetivo dependa de esas sustancias químicas. Así que tal vez su hijo ya está experimentando; la segunda etapa de la captación es el fácil acceso a ellos. Las drogas y el alcohol son absolutamente una parte importante de la captación”, dijo Kelly.

Para los padres

Muchos niños experimentan durante esta etapa de su vida. Si usted ve o sospecha que ha consumido drogas o alcohol, trátelo pronto. Averigüe si estaba experimentando con amigos que ha tenido por un buen tiempo, o si es el resultado de alguien nuevo en la escena. Si es alguien nuevo, preocúpese aún más por una posible conexión de tráfico.

Tercera etapa: Enajenar

El propósito es abrir una brecha entre el adolescente y su familia.

“Tal vez usted tenía una relación cercana con su hijo, y de repente usted ve a su hijo retraído. Bueno, eso es normal. Se están convirtiendo en adolescentes. No quieren salir con sus padres y contarles todo. Así que la mayoría de los padres dirán que eso es normal”, dijo Kelly.

“Pero en realidad, la tercera etapa es una de las más peligrosas porque el objetivo es la separación emocional de los padres o tutores. Y cuando eso sucede, y has perdido el control emocional, es muy difícil volver a encarrilar a ese niño”.

Para los padres

Trate de no pelear sobre la fuente (nuevos amigos) de la fricción, dice el sitio web de Childproof America. “Trate de usar el razonamiento firme y el amor como base de toda disciplina. Participar en una pelea o simplemente plantándose, por ejemplo,’Yo soy tu padre/madre, y tú harás lo que yo diga’ funciona en beneficio de los reclutadores que están tratando de abrir una brecha entre tú y tu hijo”.

Etapa Cuatro: Aislar

El propósito es separar al adolescente de sus amigos a largo plazo que comparten sus valores fundamentales.

“Decir que pasaste tiempo con cinco, seis, siete compañeros a lo largo de tus años de primaria. Y que es muy probable que esos niños compartan el mismo sistema de valores que tú. Es importante en esa etapa que el manipulador lo separe de los niños que lo harían responsable”, dijo Kelly.

“Así que el comportamiento en el que está participando sería un comportamiento que ese grupo de pares no apoyaría, no respaldaría ni se involucraría en sí mismo. Así que separar al objetivo de sus compañeros normales y rodearlo de gente que está involucrado de todo ese proceso de manipulación es muy importante en esa etapa”.

Para los padres

Una vez que los traficantes llevan a la víctima a través de la etapa 4, su hijo está en peligro real e inmediato. “Considere la intervención, se aconseja llevarlos a vivir lejos de sus ‘amigos'”. Piense en llevar al niño a vivir con un pariente en otro estado, o mudar a toda la familia. Suena drástico, pero es lógico”, dice el sitio web de Childproof America.

Etapa Cinco: Desensibilizar

El propósito es desorientar la brújula moral de la víctima. El traficante convence a la víctima de que puede tener una vida “mejor”. Les dicen que sus padres no entienden a su generación.

“La brújula moral está girando. Aún cuando su hijo alguna decía vez: ‘Nunca pondría ese tipo de imagen en las redes sociales. Nunca fumaría hierba, nunca bebería alcohol’. Ahora, de repente, es normal”, dijo Kelly.

“Su brújula moral y todos los valores sobre los que fueron criados se han vuelto completamente locos. Es una manipulación tan magistral, es difícil de entender cómo alguien puede tener ese tipo de control sobre su hijo”.

Para los padres

Cuando las cosas han llegado a este punto, es difícil dar la vuelta, pero no imposible, según ChildProof America. Esté buscando señales de que su hijo está expuesto o participando en actividades que normalmente están prohibidas. Si aún no ha intentado intervenir con un sobreviviente u organización de apoyo, o si no ha sacado al adolescente del ambiente, se le está acabando el tiempo.

Etapa Seis: Capitalizar

El propósito es alejar a su hijo de usted mediante el lavado de cerebro, la coerción, el secuestro o una combinación de los tres. Según ChildProof America, solo entre el 1 y el 2 por ciento son rescatados después de este paso.

“Eso es cuando tu hijo se ha ido. Y es muy importante que los padres sepan que se trata de un proceso largo”, señaló Kelly.

Para los padres

Conozca sus opciones de recuperación y apoyo, dice ChildProof America. Elabore un plan de acción para ejecutar si su hijo desaparece. Preséntese a las personas y organizaciones que necesitará. Establezca una palabra clave que su hijo pueda usar si quiere salir. No querrán oírlo ahora, pero tal vez lo recuerden cuando lo necesiten.

Para obtener ayuda

Línea Directa Nacional de Tráfico
1-888-373-7888
o escriba HELP o INFO a BeFree (233733)

Sigue a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

***

Descubre

Cómo el comunismo destruye a la familia

TE RECOMENDAMOS