Solicitudes de desempleo de Estados Unidos se dispararon a 6.6 millones, un récord demoledor

Por Tom Ozimek
02 de Abril de 2020
Actualizado: 02 de Abril de 2020

Los reclamos por desempleo presentados en Estados Unidos se dispararon a un récord de más de 6 millones hasta la semana que terminó el 28 de marzo, ya que los bloqueos y cierres relacionados con el virus del PCCh provocaron una gran cantidad de despidos.

La cantidad de solicitudes iniciales de desempleo presentadas en todo el país, que es una medida de la cantidad de estadounidenses que presentan nuevas solicitudes de desempleo, aumentó a 6,648,000, un aumento de 3,341,000 desde el nivel revisado de la semana anterior, según muestran las cifras del Departamento de Trabajo (pdf).

Este es un máximo histórico para las solicitudes de desempleo semanales en Estados Unidos, que asciende a casi el doble que la semana anterior y es casi diez veces mayor que el récord de la crisis anterior al COVID-19 de 695,000, establecido en 1982.

El Departamento de Trabajo atribuyó el aumento del desempleo a la pandemia.

“El virus COVID-19 continúa afectando el número de solicitudes iniciales de desempleo. Casi todos los estados que proporcionaron comentarios sobre las solicitudes citaron al virus COVID-19”, dijo la agencia.

Una oficina del Departamento de Trabajo de Nueva York, en Manhattan, el 6 de marzo de 2015. (Spencer Platt/Getty Images)

Sin embargo, aunque la pérdida de empleos en los servicios de alojamiento y alimentación continuó liderando la caída, el Departamento de Trabajo dijo que esta semana, hubo un impacto más amplio en todas las industrias.

“Muchos estados continuaron citando las afectaciones en las industrias de asistencia médica y asistencia social y de manufactura, mientras que un número creciente de estados identificaron afectaciones en las industrias de comercio y construcción minorista y mayorista”, escribió el Departamento de Trabajo.

Un gráfico muestra el DAX en la campana de apertura en la Bolsa de Nueva York (NYSE), en la ciudad de Nueva York, el 19 de marzo de 2020. (Johannes Eisele / AFP/Getty Images)

Hubo una revisión al alza de los números de la semana pasada, que se incrementaron en 24,000, pasando de 3,283,000 a 3,307,000.

Las cifras excedieron por mucho la estimación media de 3,50 millones en una encuesta de Reuters hecha a economistas. Las estimaciones por fuera de la media en la encuesta llegaron a ser tan altas como de 5,25 millones de solicitudes iniciales de empleo.

Muchos economistas creen que aún hay más desventajas para el mercado laboral.

“Una mirada aproximada a las industrias más afectadas sugiere una posible pérdida de más de 16 millones de empleos”, dijo David Kelly, estratega global jefe de JPMorgan Funds. “La pérdida sería suficiente para aumentar la tasa de desempleo de aproximadamente un 3,5 por ciento a un 12,5 por ciento, la cual sería la tasa de desempleo más alta desde la Gran Depresión”.

Un médico habla con un hombre sin hogar en San Francisco, California, el 17 de marzo de 2020. (Josh Edelson/AFP/Getty Images)

Un centro de estudios prevé que se perderán 20 millones de empleos en el verano

Un grupo de expertos con sede en Washington ha hecho un pronóstico terrible de 20 millones de empleos perdidos durante el verano.

“Nuestra estimación es mucho mayor de lo que se predijo hace, incluso, una semana, cuando el pronóstico implicaba que 14 millones de personas serían suspendidas o despedidas de sus trabajos”, dijo el Instituto de Política Económica (EPI) en una nota del 1 de abril que culpaba al brote de COVID-19 por la carnicería en los mercados laborales.

En su informe, los analistas de EPI citaron el último pronóstico de Goldman Sachs, que preveía una caída del 9 por ciento en el producto interno bruto (PIB) para el primer trimestre de este año y una caída del 34 por ciento en el segundo trimestre.

“Nuestra mejor suposición en este momento es que la economía nacional podría perder 14 millones de empleos para el verano de 2020”, escribió el Instituto de Política Económica (EPI) en una nota que culpaba al brote viral por las sombrías cifras.

“Esta gran caída en el PIB es consistente con los 19,8 millones de empleos que pueden perderse hasta julio”, dijeron los analistas en el informe.

La sombría predicción de Goldman sigue una estimación de la Reserva Federal de que el desempleo en el segundo trimestre oscilaría entre alrededor del 10 por ciento y 42 por ciento, con una tasa de desempleo probable de alrededor del 32 por ciento.

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo a la radio Bloomberg el 30 de marzo que el desempleo podría continuar creciendo entre 10 y 42 por ciento, pero debería recuperarse después de que el virus sea derrotado.

“Esperamos que la tasa de desempleo aumente”, dijo Bullard, señalando que el paquete de ayuda federal ayudará a quienes pierden sus empleos. “Pero una vez que el virus desaparezca, podremos volver a la normalidad”.

“Afortunadamente, si todo esto funciona sin problemas, y también hay mucho en la legislación, podremos salir al otro lado y hacer que la economía se mueva de nuevo”.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Descubra

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS