Internautas sospechan que autoridades chinas encubren nuevos casos de peste

Por Nicole Hao
20 de Noviembre de 2019 Actualizado: 20 de Noviembre de 2019

Las autoridades chinas han confirmado la semana pasada que tres personas fueron diagnosticadas con peste. Sin embargo, los internautas creen que podría haber más casos, ya que la enfermedad contagiosa pudo haberse propagado y el régimen comunista está encubriendo las pruebas.

El último paciente diagnosticado con una forma de peste contrajo la enfermedad después de consumir una liebre salvaje. Luego hizo un viaje en tren mostrando síntomas, pudiendo contagiar a aquellos con los que tuvo acercamiento mientras viajaba.

Viaje inesperado

Surgió más información sobre el paciente diagnosticado con peste bubónica, después de que el medio de comunicación estatal chino Xinhua, informara inicialmente sobre el incidente el 17 de noviembre.

Radio Free Asia (RFA) entrevistó a la gente local e informó el 18 de noviembre que el paciente es un hombre de 55 años.

“Ellos [un grupo de cazadores] cazaron una liebre salvaje y consumieron la carne”, dijo el pastor local Nuomen Da a la RFA. “El paciente es el que despellejó a la liebre. Los otros [que comieron la carne] están en buenas condiciones de salud”.

Las personas pueden contraer la peste bubónica o septicémica al ser mordidas por una pulga portadora de la bacteria de la peste o al manipular un animal infectado con la misma.

La liebre puede haber sido portadora de la enfermedad, que pudo haber propagado la bacteria Yersinia pestis.

Nuomen dijo que el hombre viajó en tren después de tener fiebre, el síntoma preliminar de la peste bubónica.

“No sabemos a dónde fue en ese viaje”, agregó Nuomen.

La información oficial del gobierno local de Mongolia Interior dice que el paciente es de la cantera Bayin Tara Sumu en Xianghuangqi, en la región de Xilin Gol de Mongolia Interior. Consumió la carne de liebre el 5 de noviembre y fue diagnosticado el 16 del mismo mes.

El gobierno puso en cuarentena a 28 personas que tuvieron contacto cercano con el paciente y ninguna de ellas reportó los síntomas.

El 12 de noviembre, un esposo y su esposa de Mongolia Interior fueron diagnosticados con peste neumónica en un hospital de Beijing.

Bubónica y neumónica son dos formas clínicas de la peste. La cepa neumónica también puede propagarse mucho más rápido porque puede ser transmitida de un humano infectado a muchos humanos sanos a través de la inhalación de gotitas respiratorias debido a la tos y los estornudos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un individuo infectado que tome un tren podría infectar a otros pasajeros.

Los individuos infectados pueden desarrollar síntomas después de un período de incubación de uno a siete días. La proporción de casos fatales no tratados para la peste bubónica más común transmitida por pequeños mamíferos y sus pulgas es de entre 30 y 60 por ciento, según la OMS.

Sospecha de un nuevo caso

El medio de comunicación estatal chino Beijing News informó el 18 de noviembre que recibió confirmación de la oficina del gobierno provincial de Heilongjiang en Beijing de que las siete personas que habían estado en cuarentena desde el 14 de noviembre fueron liberadas. Una de las personas tenía síntomas de una enfermedad infecciosa, pero las autoridades dijeron más tarde que era una enfermedad diferente de la peste.

Los internautas difundieron el incidente publicando un documento filtrado en línea desde la oficina del gobierno provincial de Heilongjiang en Beijing. Siete personas en el Hotel Heilongjiang en Beijing fueron puestas en cuarentena —cinco eran huéspedes que ocupaban dos habitaciones en el octavo piso del hotel, y las otras dos eran personal que atendía a los huéspedes. Uno de los huéspedes del hotel dio positivo en una enfermedad infecciosa, que podría haber sido un tipo de peste, y las autoridades temían que la enfermedad se hubiera propagado a las otras seis personas que se encontraban muy cerca. El documento indica que el 14 de noviembre, expertos médicos del Centro de Prevención y Control de Enfermedades del Distrito Xicheng de Beijing entraron al hotel y pusieron en cuarentena a cinco personas del grupo. Los otros dos fueron puestos en cuarentena en un hospital de Beijing.

Epidemia

China ha confirmado que tres personas fueron diagnosticadas con peste en cuatro días este mes.

El 12 de noviembre, un matrimonio de Mongolia Interior fue diagnosticado con peste neumónica en Beijing. Cuatro días después, un hombre de 55 años, también de Mongolia Interior, fue diagnosticado con peste bubónica. El segundo incidente no está relacionado con el primero.

La peste era conocida en Europa como “Peste Negra” y mató a más de 50 millones de personas en Europa en el siglo XIV. En las últimas décadas, la peste rara vez se ha visto en los países desarrollados, pero los chinos en el continente temen que la peste se convierta en una epidemia porque el gobierno esconderá cualquier evidencia y censurará la información en lugar de actuar rápidamente para detener la propagación de la enfermedad.

Desde que los tres pacientes fueron diagnosticados y tratados en los hospitales Chaoyang y Beijing Ditan, los internautas de Beijing han difundido información privilegiada, afirmando que el Hospital Infantil de Beijing y el Hospital Xuanwu, también en Beijing, habían recibido pacientes infectados.

El 17 de noviembre, los internautas chinos advirtieron que las personas del sur del país deben evitar viajar al norte, donde se descubrieron nuevos casos de peste.

Los funcionarios de Beijing no verificaron la información y la descartaron como rumores, diciendo que solo tres personas fueron diagnosticadas con la peste.

Para muchos chinos en el continente, los recientes casos de peste pueden recordarles la epidemia de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) de 2003, que comenzó en noviembre de 2002. El descubrimiento del SARS y toda la información relacionada fue censurada por el régimen chino hasta febrero de 2003, cuando cientos de personas ya estaban infectadas con la enfermedad. Las personas dentro y fuera de China no conocían el riesgo potencial de la enfermedad y, como resultado, el SARS se propagó rápidamente a otros países y dentro de China.

Del 1 de noviembre de 2002 al 31 de julio de 2003, el SARS infectó a 8,096 personas y mató a 774 en todo el mundo, según la OMS.

*****

Mira a continuación

Cámara oculta muestra a una víctima de tortura china

TE RECOMENDAMOS