Stonehenge no es el único monumento prehistórico que se movió, pero todavía es único

19 de Diciembre de 2015 Actualizado: 19 de Diciembre de 2015

Lideré al equipo de investigadores que descubrió que Stonehenge era el que más probabilidades tenía de haber sido construido originalmente en Pembrokeshire, Gales, antes de haber sido desmontado y transportado a unas 180 millas de Wiltshire, Inglaterra.

Esto puede sonar como una tarea imposible sin la tecnología moderna, pero no habría sido la primera vez que los europeos prehistóricos lograron mover un monumento.

Los arqueólogos en todo el continente están descubriendo cada vez más megalitos –aunque hasta ahora es una pequeña cantidad– que inicialmente fueron acondicionados en monumentos primordiales.

Otros monumentos de ‘segunda mano’

El mejor ejemplo de una estructura fuera del Reino Unido es La Table des Marchand, una tumba neolítica en Bretaña, Francia, construida alrededor de 4000 a. C. La enorme piedra angular de 65 toneladas de peso en la parte superior de su cámara es un fragmento roto de un menhir, una piedra de pie, traída desde 10 km de fuera. El menhir original puede ser de 300 años (o más) antiguo que la tumba. Otro fragmento de este mismo menhir fue incorporado en una tumba en Gavrinis, a 5 km de distancia. Este menhir originalmente pesaba más de 100 toneladas, es uno de los más grandes bloques de piedra que se conoce han sido movidos y fijados por personas neolíticas.

Otro ejemplo de una piedra en pie reutilizado en un monumento megalítico, es un menhir antropomórfico -una piedra de pie tallada en forma de una figura humana- incorporada como la piedra angular de otra tumba en Dehus en Guernsey. Otra tumba megalítica, La Motte de la Jacquille en el oeste de Francia, está construida con piedras labradas que se han reorganizado en un sepulcro nuevo, pero que no se sabe si vinieron de una ubicación diferente o fueron una versión anterior de la tumba reconstruida en ese mismo lugar.

La Table des Marchand. (Myrabella/wikimedia, CC BY-SA 3.0)
La Table des Marchand. (Myrabella/wikimedia, CC BY-SA 3.0)

Los arqueólogos saben desde hace muchos años que algunas piedras azules de Stonehenge (las piedras más cortas del monumento) fueron reutilizadas. Dos son dinteles reutilizados como piedras de pie, y otras dos tienen ranuras verticales que muestran haber sido parte de una pared de enclavamiento menhires. Hasta ahora se pensó que se trataba de pruebas de reutilización solo dentro de Stonehenge, que fue construido por primera vez alrededor del 2900 a. C. y reconstruido alrededor de 2500 a. C. (en este punto, se erigieron los grandes arenosos locales conocidos como “sarsen”). Luego nuevamente fue reconstruido en torno a 2400 a. C. a 2200 a. C.

Sin embargo, nosotros identificamos a las actuales minas en Pembrokeshire, de Gales (alrededor de 3400 a. C. y 3200 a. C.) que las piedras azules vinieron desde allá. Este es un período anterior al prehistórico de la gente que construía círculos de piedra (normalmente datan de 3000 a. C. hacia adelante) por lo que también creemos que es muy probable que las piedras azules originalmente formaron un tipo muy distinto al monumento circular de piedra.

La gente en Gran Bretaña e Irlanda del oeste, en ese momento estaban construyendo tumbas de piedra neolíticas conocidas como las tumbas corredor -Newgrange en Irlanda, es el ejemplo más conocido. Así que muy posiblemente hay una tumba de corredor desmantelada en algún lugar cerca de las canteras de piedra azul. Eso es lo que vamos a buscar en 2016.

Stonehenge: una distancia inusual

Un resultado interesante de una reciente conferencia en Redondo, Portugal, en megalitos prehistóricos y “monumentos de segunda mano” es que -mientras algunas piedras megalíticas de monumentos en Portugal y en otros lugares fueron trasladadas hasta a 8 km de sus fuentes- la gran mayoría de monumentos de piedra Neolítica en Europa Occidental se construyeron a menos de 2 km hasta 3 kilómetros de distancia de sus canteras de piedra. Así que Stonehenge es una importante excepción a esta regla, sus piedras azules fueron arrastradas alrededor de 290 km. Esto hace que sean únicas para la Europa prehistórica.

De cómo las piedras se movieron desde Gales a Stonehenge es un misterio; pero nuestras excavaciones en una de las minas de Gales revelan que la pista que va desde el promontorio era demasiado estrecha para los rodillos que se utilizaron. En cambio, pensamos que los monolitos fueron cargados sobre trineos de madera y arrastrados sobre troncos y ramas como riel frente al trineo.

Algunos arqueólogos deben haber pensado y especulado que las piedras azules de Stonehenge tenían propiedades especiales -como “gongs” musicales o piedras curativas- para que las hayan buscado desde tan lejos.

Pero creemos que es mucho más probable que las piedras azules se derivaron de las canteras en estrecha proximidad entre sí -dentro de 2 km hasta 3 km- y que se las llevaron juntas para construir un monumento local en Pembrokeshire. El análisis científico de los isótopos de estroncio en los dientes de las personas enterradas en el área de Stonehenge, revelan que muchos de ellos tienen valores constantes de crecimiento en el oeste de Gran Bretaña.

Así que las piedras pueden haber sido transportadas por personas que emigraron de Gales, por lo que su monumento ancestral fue un símbolo de su historia e identidad. Un análisis de isótopos de estroncio se está llevando actualmente a cabo en las personas que realmente fueron enterradas en Stonehenge, cuando se levantaron las piedras azules, y esperamos los resultados para ver si ellas muestran un panorama similar.

También es posible que las piedras azules fueran colocadas en algún lugar de la llanura de Salisbury, antes de llegar a Stonehenge. Por ejemplo, una de las piedras azules nunca llegó a Stonehenge y fue excavada en 1801 de la capa superior de un túmulo funerario neolítico llamado Boles Barrow, cerca de Warminster, también en Wiltshire.

Aunque esta tumba fue construida alrededor de 3700 a. C., parece haber pasado a través de modificaciones, que añaden una capa grande de piedras (en su mayoría bloques de piedras locales y esta piedra azul) al final de su uso. Por eso no sabemos precisamente de cuándo llegó allá, pero puede haberse establecido como un marcador del entierro antes de que el resto de piedras azules fueran erigidas en Stonehenge.

La reconstrucción de tumbas y otras estructuras megalíticas como monumentos de segunda mano están ahora convertidas a reconocerse en varias partes de Europa occidental, como los arqueólogos que comienzan a mirar más cerca de los aspectos detallados de la construcción. La simple conveniencia de encontrar la piedra adecuada, no explica que sitios tales como Stonehenge y Table des Marchand –fueron muy probablemente incorporando aspectos del pasado que para ellos fueron de rica resonancia histórica.

Mike Parker Pearson, profesor de Arqueología, UCL

Este artículo anteriormente fue editado en la revista La Conversación.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

Le recomendamos: China sin censura: régimen chino silencia documental viral sobre la contaminación

TE RECOMENDAMOS