Su perro no deja de ladrar durante el paseo, luego descubre que hay un bebé tirado en la alcantarilla

Por Catherine Bolton – La Gran Época
07 de Julio de 2019 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Charmaine Keevy, residente de Port Elizabeth, en Sudáfrica, salió una mañana a dar un paseo con su perro salchicha ‘Georgie’ cuando este comenzó a comportarse de manera extraña. Afortunadamente, su comportamiento llevó al descubrimiento de un bebé recién nacido abandonado, y terminó salvándole la vida, ¡un milagro si se tiene en cuenta el lugar donde fue encontrado!

Foto ilustrativa – Pixabay | IanZA.

Esa mañana, Georgie, ladrando incesantemente llevó a Keevy hasta un desagüe pluvial, y cuando Keevy se acercó lo suficiente para investigar se dio cuenta de que algo andaba muy mal.  Lo que al principio le pareció como un gato maullando dentro del desagüe, se hizo más claro a medida que se acercaba, y finalmente se dio cuenta de que parecían los sonidos de un bebé.

Enloquecida, Keevy intentó hacer señas a un automovilista en la carretera cercana, y finalmente detuvo a una mujer de 60 años llamada Cornie Viljoen. Las dos finalmente acordaron que lo que estaban escuchando era en realidad un bebé, así que agarraron una barra de metal de la parte trasera del camión de Viljoen y se fueron a intentar retirar la tapa del desagüe pluvial.

Cuando Viljoen pudo bajar a la alcantarilla, ambas se toparon con una escena desgarradora. Una niña recién nacida, con el cordón umbilical y llorando a mares, estaba recostada cerca de un montón de hormigas rojas.

Keevy llamó a los socorristas mientras Viljoen sacaba al bebé fuera de la alcantarilla envolviéndolo rápidamente en una chaqueta mientras esperaban a que llegaran los paramédicos. Aunque el bebé necesitó atención médica y tratamiento respiratorio al llegar al hospital, Keevy informó que, el bebé llamado Grace April por el personal del hospital, estaba bien.

Los medios de comunicación social reaccionaron de inmediato con horror ante el hecho de que alguien pudiera haber dejado a un bebé en ese tipo de situación, pero Keevy insistió en mirar hacia delante y agradecer a Dios por permitirle rescatar al bebé, y abogó por encontrar alternativas de refugio para los casos de madres desesperadas que no están preparadas para cuidar a sus recién nacidos.

“Honestamente creo que estaba destinada a encontrar a ese bebé ¡por Dios!, ya que normalmente tomo una ruta diferente en el paseo con mi perro, pero por alguna razón me fui por otro camino. No puedo evitar sentir que hay una especie de plan y un propósito para la vida de esos niños, es sin duda un milagro”, dijo Keevy.

“No podemos asumir que la madre no quería al bebé, y debe haber sido difícil para ella dejarlo allí, pero estoy muy contenta de haberla encontrado y estoy encantada de que esté viva y mejorando”.

Luego de esta experiencia Keevy se ha convertido en una defensora de lo que se conoce como “cajas para bebés”, que proporcionan una forma segura y anónima para que las madres dejen a sus recién nacidos en lugares discretos. Estas cajas activan una alarma silenciosa dentro de edificios especiales cuando se abren, lo que proporciona un refugio para que el bebé sea colocado sin ser juzgado ni procesado penalmente. En diciembre de 2018, unos meses después de encontrar a Grace April, se informó que un grupo de cinco financistas se había reunido para asumir los costos de estas “cajas para bebés” que se estaban construyendo y colocando alrededor de Puerto Elizabeth.

Esperamos que estas cajas ayuden a otros bebés a evitar la desgarradora experiencia por la que pasó la bebé Grace April antes de que la encontraran. De todos modos, gracias a Keevy y Viljoen, su vida tiene el potencial de ser vivida con alegría y esperanza.

***********************************

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS