Subestimar la bondad puede impedirnos ser amables

Por Nina Nguyen
28 de Julio de 2023 10:19 AM Actualizado: 28 de Julio de 2023 10:19 AM

La amabilidad puede ser algo tan sencillo como dar los buenos días al conductor del autobús, regalar a los compañeros una caja de bombones para levantar el ánimo en la oficina o tender la mano a un amigo en apuros. Si nos fijamos bien, las oportunidades de ser amables están a nuestro alrededor. Pero a veces las desaprovechamos porque nos preocupan las reacciones de los demás o infravaloramos la diferencia que podrían suponer.

Un nuevo estudio publicado por la Association for Psychological Science revela que tanto niños como adultos tienden a subestimar el impacto positivo de la amabilidad.

En un experimento, los investigadores pidieron a 101 niños y 99 adultos que realizaran un acto de amabilidad en un museo de Chicago. Se les dieron dos lápices con la marca del museo y se les ofreció la oportunidad de regalar uno a otra persona del museo.

Si los participantes optaban por regalar el objeto, podían elegir a un visitante que no conocieran que fuera de su mismo grupo de edad y, a continuación, rellenar una encuesta en línea. En esta encuesta se pedía a los donantes que predijeran “lo grande que les parecía el acto de bondad” y cómo esperaban que se sintiera su destinatario.

¿Qué mejor regalo para estas Navidades que una ofrenda de paz? (Pexels/JESHOOTS.COM)

Una vez que los participantes entregaban los lápices, los investigadores se acercaban al receptor y le explicaban que otro participante había decidido regalarle un lápiz como acto de bondad al azar. A continuación, los receptores respondían “cuán grande” les parecía el acto de bondad e informaban de su estado de ánimo.

Los autores compararon las dos encuestas y descubrieron que tanto los niños de cuatro a siete años como los adultos subestimaban “significativamente” cuánto valoraría el receptor su acto de bondad y lo positivos que se sentirían después. En particular, el estado de ánimo positivo que experimentaban los destinatarios que recibían regalos de niños duplicaba incluso las expectativas de los propios niños. Sin embargo, los niños y adolescentes solían valorar el acto más que los adultos.

Barreras psicológicas a la conexión social

Los investigadores, Margaret Echelbarger, de la Universidad Estatal de Nueva York, y Nicholas Employ, de la Universidad de Chicago, afirmaron que el resultado demuestra que las “expectativas mal calibradas” de la prosocialidad —otro término para designar los actos de bondad— surgen en las primeras etapas del desarrollo.

Argumentaron que las “barreras psicológicas” a los actos de bondad al azar pueden impedir tales acciones y que “la cognición social puede crear una barrera errónea a la conexión social”.

(Pexels/Yan Krukau)

“Estos resultados sugieren que incluso si los donantes de nuestros experimentos hubieran podido interactuar con sus receptores mientras realizaban su acto de bondad, es posible que no hubieran sido capaces de reconocer lo positivos que se sentían los receptores”, señalaron los autores.

“Las conexiones sociales positivas son fundamentales para la felicidad y la salud de niños, adolescentes y adultos por igual y, sin embargo, tender la mano para conectar con los demás a veces puede verse obstaculizado por la preocupación de cómo podría responder el receptor”.

“Las expectativas que fomentan la evasión pueden impedir que las personas tengan las mismas experiencias que calibrarían sus expectativas.

“Además, es posible que las personas no reconozcan el impacto positivo que tuvieron en otra persona incluso después de haber pasado por una interacción con ella. Los desconocidos que acaban de mantener una conversación tienden a subestimar cuánto le gustó realmente a su interlocutor… otro sesgo cognitivo social que también se documentó recientemente en niños pequeños de más de cinco años (pero no entre niños de cuatro años).”

Subestimar la bondad, sobrestimar la incomodidad

Este no es el primer estudio que analiza cómo nuestras mentes perciben los actos de bondad.

En un artículo publicado en junio del 2018, publicado en Psychological Science, los investigadores realizaron experimentos similares sobre la escritura de cartas de gratitud. A los redactores se les pidió que predijeran lo “sorprendidos, felices e incómodos” que se sentirían los destinatarios, mientras que a los destinatarios se les pidió que informaran cómo les hacía sentir realmente recibir una expresión de gratitud.

Si conserva cartas antiguas, estará haciendo un regalo a los historiadores del futuro. (Pexels/Ylanite Koppens)

El resultado fue interesante: Los autores afirmaron que las personas que escribían cartas “subestimaban significativamente lo sorprendidos que se sentirían los destinatarios sobre por qué los emisores estaban agradecidos, sobreestimaban lo incómodos que se sentirían los destinatarios y subestimaban lo positivos que se sentirían los destinatarios”.

Los investigadores continuaron diciendo que tanto la incomodidad esperada como el estado de ánimo estaban correlacionados con la disposición de los participantes a expresar gratitud.

“Las decisiones sensatas se guían por una evaluación precisa del valor esperado de la acción”, decía el estudio.

“Subestimar el valor de las acciones prosociales, tales como expresar gratitud, puede impedir que las personas adopten comportamientos que maximizarían su propio bienestar y el de los demás”.

Aunque se siente bien siendo bueno con los demás, las personas pueden ser reacias a ser bondadosas con los demás o infravalorar tales acciones debido a una diferencia de perspectivas.

Divergencia de perspectivas

Otro estudio de Epley publicado en febrero en Current Directions in Psychological Science analizaba más detenidamente por qué ocurre esto.

Los autores descubrieron que quienes llevan a cabo actos de bondad suelen prestar más atención a “la competencia de sus acciones, mientras que los receptores atienden relativamente más a la calidez transmitida”.

“No apreciar plenamente el impacto positivo de la prosocialidad en los demás puede impedir que las personas se comporten de forma más prosocial en su vida cotidiana, en detrimento de su propio bienestar y el de los demás”, señalaron los autores.

“Una cognición social mal calibrada no sólo podría hacer que las personas parecieran más egoístas de lo que su motivación prosocial real les llevaría a ser, sino que también podría llevar a las personas a perder oportunidades para mejorar su propio bienestar y el de los demás”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.