Subidas de impuestos de proyecto de ley afectarán a clase media y a fabricantes, según críticos

Por Bryan Jung
08 de Agosto de 2022 2:16 PM Actualizado: 08 de Agosto de 2022 2:16 PM

El 7 de agosto, el presidente Joe Biden y los demócratas del Senado aprobaron la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, que, según ellos, combatirá la inflación, reducirá el déficit federal y apoyará las políticas económicas ecológicas que, según ellos, generarán crecimiento económico.

La votación fue 51-50, con el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris.

Está previsto que el Senado comience a votar la semana que viene un proyecto de ley de reconciliación con la Cámara de Representantes que podría volver a poner sobre la mesa todos los aumentos de impuestos y gastos de Reconstruir mejor.

El proyecto de ley es una versión reducida del plan original del Reconstruir mejor que no se aprobó el año pasado, y muchos críticos cuestionan si logrará alguno de sus objetivos, después de que salieran a la luz varios estudios de revisión del proyecto.

Los demócratas afirman que recaudará 739,000 millones de dólares en nuevos ingresos, creará 370,000 millones de dólares de gasto en energía y cambio climático, y eliminará 300,000 millones de dólares del déficit federal.

El proyecto de ley revisado cobró fuerza después de que el senador Joe Manchin (D-W. Va.) expresara su apoyo a él la semana pasada tras obtener algunas concesiones después de frenar el proyecto de ley Reconstruir mejor el año pasado.

Después de que Manchin llegara a un acuerdo con los líderes demócratas del Senado, la senadora Kyrsten Sinema (D-Ariz.) dijo que apoyaría el proyecto de ley el 5 de agosto, después de obtener concesiones menores.

¿Qué contiene el proyecto de ley?

El llamado “proyecto de ley Schumer-Manchin” propondrá una tasa impositiva mínima para las empresas del 15%, controles de precios de los medicamentos recetados, un impuesto de 25,000 millones de dólares sobre la industria del petróleo y el gas, una ampliación del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), y el cierre de la laguna de intereses para pagar las inversiones en energía “verde” y extensiones adicionales de subsidios de la Ley de Cuidados de la Salud Asequibles.

La nueva ley propone inyectar 750,000 millones de dólares en una economía que ya está lidiando con una inflación disparada debido a los billones de dólares de inyecciones de estímulo relacionadas con la pandemia y el caos de la cadena de suministro.

“Los demócratas están abriendo nuevos resquicios para que los intereses especiales eviten el nuevo impuesto ‘Hecho en América’. El impuesto se dirige a los fabricantes estadounidenses, que crearán puestos de trabajo y nos ayudarán a salir de la recesión”, escribió el comité republicano de Medios y Arbitrios en un tuit.

“[Los republicanos] están alertando que este proyecto de ley aumentará los impuestos a las familias estadounidenses, pero no es así. Esta es la pura verdad: el proyecto de ley no subirá ningún impuesto a las familias que ganan menos de 400,000 dólares al año”, respondió el senador Chuck Schumer (D-NY), uno de los principales patrocinadores del proyecto.

¿Un nuevo proyecto de ley de impuestos?

De hecho, el Comité Conjunto de Impuestos del Senado (pdf) ya había admitido que el nuevo proyecto de ley aumentaría los impuestos en casi todos los tramos de ingresos, principalmente a los estadounidenses de clase media y media-alta.

También aumentará los impuestos especialmente para los asalariados de bajo nivel y las pequeñas empresas, dicen los críticos, que creen que destruirá lo que queda de la clase media, a pesar de la declaración de Biden de que la ley no aumentaría los impuestos a las personas que ganan menos de 400,000 dólares.

Entre el 78 y el 90 por ciento del dinero recaudado por los ingresos no declarados provendría probablemente de quienes ganan menos de 200,000 dólares al año, mientras que solo entre el 4 y el 9 por ciento de los ingresos provendrían de quienes ganan más de 500,000 dólares.

“Soltar a 80,000 nuevos agentes del IRS sobre las familias, las pequeñas empresas y los agricultores, haciendo subir los precios de los medicamentos en el peor momento posible y alimentando la inflación con el gasto. Esto no tiene ningún sentido económico. Hará que una economía muy cruel bajo el mandato de Joe Biden sea aún más cruel”, dijo el líder republicano de Medios y Arbitrios, el representante Kevin Brady (R-Texas), en Fox Business.

Otra disposición clave, criticada por los críticos, duplicará el tamaño del IRS mediante la contratación de 87,000 nuevos empleados con un ingreso de 80,000 millones de dólares, lo que la convertirá en una de las mayores agencias federales en teoría.

Al menos 45,600 millones de dólares de los 80,000 millones se destinarán a la aplicación de las leyes fiscales, incluyendo litigios, investigaciones penales, tecnología de investigación, control de activos digitales y una nueva flota de autos para los agentes fiscales, además de millones de cartuchos.

Se espera que el IRS utilice sus nuevos recursos para llevar a cabo más auditorías, demandas civiles y remisiones penales principalmente contra los contribuyentes de clase media, donde se encuentra la mayor parte de los ingresos potenciales.

“La nueva ola de auditorías afectará a los contribuyentes incluso cuando los ingresos fiscales como proporción del PIB vuelven a acercarse a su norma histórica del 18.5% y pueden ir a más a medida que se disparan los ingresos fiscales de las empresas y los particulares. Los ingresos fiscales aumentaron un 25% en los primeros nueve meses del año fiscal 2022, después de haber aumentado un 18.3% en el año fiscal 2021”, dijo el consejo editorial de The Wall Street Journal.

“El gobierno federal no está hambriento de ingresos. El Congreso quiere más ingresos fiscales porque no puede controlar su apetito de gasto. Por eso quiere una agencia tributaria en modo bestia”, concluyen los editores.

El proyecto de ley impondría un impuesto mínimo del 15 por ciento sobre los ingresos contables de las empresas con beneficios superiores a 1000 millones de dólares, en vigor para los ejercicios fiscales que comiencen después del 31 de diciembre de 2022, pero solo recaudará 313,000 millones de dólares.

También se impone un impuesto especial del 1% sobre la recompra de acciones, que se espera que aporte 73,000 millones de dólares anuales.

“Después de la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos, vimos que medio millón de puestos de trabajo en el sector manufacturero regresaron y se crearon en Estados Unidos. Vimos la inversión en propiedad intelectual, y un gigantesco sonido de las empresas que regresan a Estados Unidos”, dijo Brady.

“Bajo este presidente, hemos visto exactamente lo contrario. Estas subidas de impuestos van a por las empresas que más valoramos: las manufactureras, las energéticas y las de telecomunicaciones. Son subidas de impuestos muy duras. Nuestra economía no puede soportarlo. No podría haber un peor momento para ello”.

No hay deflación en el horizonte

En cuanto a la inflación, los críticos dicen que el proyecto de ley reducirá el crecimiento económico a largo plazo, empeorando la situación al limitar la capacidad productiva de la economía.

El proyecto de ley reduciría la inflación solo a corto plazo, según Tax Foundation, una organización independiente de política fiscal sin ánimo de lucro.

“Al aumentar el gasto, el proyecto de ley empeora la inflación, especialmente en los dos primeros años, ya que los ingresos tardan en aumentar y el déficit también. Hemos comprobado que los déficits presupuestarios aumentarían de 2023 a 2025, lo que podría empeorar la inflación”, dijo el centro de política fiscal.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, en su última previsión del 25 de mayo, se espera que el gasto federal para 2022 alcance el 23.5 por ciento del producto interior bruto (PIB) y crezca hasta el 24.3 por ciento durante la próxima década.

Tax Foundation dijo que las proyecciones futuras del presupuesto federal están en un “nivel solo superado durante la pandemia y la Segunda Guerra Mundial, y muy por encima del nivel medio de 50 años del 20.8 por ciento”.

El proyecto de ley espera ahora la aprobación de la Cámara, que se reunirá el 12 de agosto de 2022 para su aprobación definitiva.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.