Sudáfrica critica las prohibiciones de viaje vinculadas a la variante de Ómicron

Por Darren Taylor
29 de Noviembre de 2021 7:53 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2021 7:55 PM

JOHANNESBURGO, Sudáfrica–El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha denunciado las prohibiciones de viaje a las naciones del sur de África vinculadas a la nueva variante de COVID-19 y ha pedido el fin de las restricciones “discriminatorias” y “no científicas”.

Científicos sudafricanos revelaron el 25 de noviembre que habían detectado una nueva variante potencialmente más infecciosa ahora conocida como “Ómicron”. Rastrearon el primer caso hasta el país vecino Botswana y sospechan que Ómicron está provocando una nueva ola de infecciones en la provincia sudafricana de Gauteng, que incluye su ciudad más poblada, Johannesburgo.

Los países de todo el mundo respondieron impidiendo los viajes hacia y desde el sur de África, mientras que los científicos establecen si la nueva variante es más transmisible y provoca una enfermedad más grave, y qué tan susceptible es a las vacunas actuales.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que las restricciones de viaje son necesarias para evitar la mayor entrada posible de Ómicron al Reino Unido y retrasar los brotes de la nueva variante para que sus autoridades sanitarias tengan más tiempo para estudiarla y prepararse para su inevitable propagación.

La administración Biden anunció el viernes que prohibiría a los viajeros de Sudáfrica, Botswana, Eswatini, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia y Zimbabwe ingresar a los Estados Unidos. Agregó que la prohibición de viajar no se aplicará a los ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales, quienes deberán presentar una prueba COVID-19 negativa antes de llegar a los Estados Unidos.

En un discurso televisado a los sudafricanos anoche, Ramaphosa dijo que las prohibiciones de viaje son “profundamente decepcionantes”.

“Esta es una desviación clara y completamente injustificada del compromiso que muchos de estos países asumieron en la reunión de los países del G20 en Roma el mes pasado”, dijo.

Ramaphosa agregó que las naciones del G20, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido, se habían comprometido a seguir las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a los viajes internacionales durante la pandemia.

La OMS ha clasificado a Ómicron como una “variante de preocupación”, lo cual indica que podría ser más infecciosa, causar una enfermedad grave, y reducir la eficacia de las vacunas. Pero se opone a las prohibiciones de viaje como estrategia contra Ómicron y otras variantes.

“Completamente injustificado”

Ramaphosa dijo que los líderes del G20 también decidieron apoyar la recuperación de los sectores del turismo en los países en desarrollo.

“Estas restricciones son completamente injustificadas y discriminan injustamente a nuestro país y a nuestros países hermanos del sur de África”, dijo. “La prohibición de viajar no está informada por la ciencia, ni será eficaz para prevenir la propagación de esta variante. Lo único que hará la prohibición de viajar es dañar aún más las economías de los países afectados y socavar su capacidad para responder y recuperarse de la pandemia”.

El economista de la salud y experto en políticas de salud, el profesor Alex van den Heever, de la Universidad Wits en Johannesburgo, describió las restricciones de viaje como “ridículas”.

“Sudáfrica detectó la variante porque tiene algunos de los mejores secuenciadores genéticos del mundo, trabajan en uno de los mejores laboratorios de secuenciación del mundo y pasan todos los días buscando nuevas mutaciones. Descubrieron esta variante sorprendentemente rápido. Por lo tanto, el hecho de que se detecte una variante aquí no significa que se haya originado aquí”.

Prof. Tulio d ‘Oliveira, el secuenciador genético que dirigió el equipo que identificó a Ómicron. (Cortesía de KRISP)

El secuenciador genético, profesor Tulio d ‘Oliveira y su equipo de la plataforma de secuenciación e innovación de investigación de KwaZulu-Natal también fueron los primeros en descubrir la variante Beta, en octubre de 2020, que desde entonces se ha extendido por todo el mundo.

“Es muy posible que la nueva variante se haya originado en países que tienen niveles muy altos de transmisión, incluso en Europa y en el Reino Unido, que tiene niveles de transmisión mucho más altos que Sudáfrica. Por lo tanto, la probabilidad de que se desarrolle una variante en el Reino Unido, en Alemania, en Austria es muy alta”, dijo van den Heever.

El director ejecutivo del Consejo Empresarial de Turismo de Sudáfrica, Tshifhiwa Tshivhengwa, describió las prohibiciones de viaje como una “reacción exagerada grave”.

Las restricciones del Reino Unido sobre Sudáfrica han provocado que 300,000 ciudadanos británicos cancelen sus planes para visitar el país durante el próximo mes.

Tshivhengwa dijo que se trataba de “otro golpe devastador” para una economía que se tambaleaba por las consecuencias de la pandemia, que ya ha provocado la pérdida de 2 millones de puestos de trabajo, según el gobierno.

La tasa oficial de desempleo es una de las más altas del mundo, con un 35 por ciento.

Vacunas

El profesor Salim Abdool Karim, un reconocido epidemiólogo sudafricano, dijo a The Epoch Times que en el futuro surgirán variantes de COVID-19 más altamente transmisibles y potencialmente más letales, siempre que la mayor parte de ciudadanía de África no se haya vacunado.

Si bien la mayoría de las personas en los países desarrollados han sido vacunadas, la OMS dijo que solo el 7 por ciento de los africanos había recibido una sola inyección.

Fatima Hassan, abogada de la Iniciativa de Justicia Sanitaria con sede en Johannesburgo, encabeza los esfuerzos africanos para obtener igualdad de acceso a las vacunas.

Más de 100 países de bajos ingresos están pidiendo a la Organización Mundial del Comercio que renuncie a los derechos de propiedad intelectual (PI) de los fabricantes de vacunas para que las “recetas” de las vacunas puedan compartirse, fabricarse y distribuirse en todo el mundo.

Ellos dicen que esto acabará con la pandemia.

Pero, mientras activistas y organizaciones de derechos humanos luchan por llevar más vacunas a África, gran parte del continente–incluida Sudáfrica–el país africano hasta ahora más afectado por la pandemia con casi tres millones de infecciones y 90,000 muertes, no parece querer las vacunas.

Los funcionarios del departamento de salud de Sudáfrica han confirmado a The Epoch Times que solo el 35 por ciento de la población de 60 millones está completamente vacunada. El objetivo del gobierno de inmunizar al 60 por ciento para fin de año parece rápidamente imposible de lograr.

Sudáfrica, como el resto del continente que alguna vez luchó por obtener las vacunas contra la COVID-19, ahora tiene demasiadas, dada la lenta tasa de absorción.

Los funcionarios dijeron que el estado tiene actualmente casi 17 millones de dosis disponibles.

“Pero la gente no se vacuna”, dijo uno. “Ahora estamos pidiendo a las empresas farmacéuticas que retrasen las entregas de vacunas, probablemente hasta principios del próximo año, mientras intentamos liquidar el stock”.

Vacilación

El subdirector general del departamento y coordinador del despliegue de la vacuna en Sudáfrica, el Dr. Nicholas Crisp, dijo que las cifras de vacunación se habían “ralentizado”, lo cual era “muy preocupante”.

Durante las últimas 2 semanas, sus funcionarios solo han podido administrar un promedio de 106,000 dosis al día.

“Deberíamos estar haciendo 250,000 al día”, dijo Crisp a The Epoch Times.

“Tenemos las vacunas, tenemos la capacidad de vacunar, tenemos sitios de vacunación masiva, tenemos instalaciones públicas y privadas que vacunan (…) Pero todos informan que no están llenos, y podrían estar atendiendo a mucha más gente”.

El funcionario del departamento de salud de Sudáfrica, el Dr. Nicholas Crisp, está al frente del programa de vacunación del país. (Darren Taylor/The Epoch Times)

Crisp dijo que varios factores están obstaculizando la campaña de vacunación, incluidas las “réplicas” de un período de hace aproximadamente un mes cuando las empresas farmacéuticas no entregaron las vacunas prometidas.

“Perdimos impulso en la semana en la que no teníamos vacunas en todas las clínicas y era irritante para la gente llegar a los sitios y luego ser rechazada. Algunas de esas personas frustradas no han regresado”, dijo. “Entonces hay que tener en cuenta un poco la fatiga de las vacunas; estamos fuera de la tercera ola y la gente ha bajado la guardia. También creo que hay algunas dudas; la gente espera y ve. Hay mucho ruido por parte de los anti-vacunas que no pueden ver la evidencia obvia de que las vacunas salvan vidas”.

El cristianismo carismático es fuerte en Sudáfrica y muchos evangélicos se resisten a la vacuna.

Los anti-vacunas de alto perfil incluyen al expresidente del Tribunal Supremo Mogoeng, quien cree que las vacunas son una “conspiración” para “inyectar el Número de la Bestia” a la población mundial, y Kenneth Meshoe, el líder del Partido Demócrata Cristiano Africano, quien constantemente ha rechazó la dosis.

“Nos gustaría hacer un llamamiento al público: miren los hechos”, dijo Crisp. “Consideren los testimonios de muchas personas que nos cuentan sus experiencias personales en el hospital, y de amigos y familiares suyos que no fueron vacunados y fallecieron. Sabemos que las vacunas salvan vidas. Hay suficientes datos sobre eso”.

“También sabemos que las vacunas son como cualquier otra vacuna y tienen efectos secundarios. Sabemos que se informan eventos adversos. Pero la cantidad de eventos adversos que ocurren es mínima, en comparación con las complicaciones que estamos viendo de la infección por COVID”.

Varias fuentes de la administración de Ramaphosa le han dicho a The Epoch Times que el gobierno va a introducir una “legislación de emergencia” que declara que las vacunas son obligatorias “dentro de unas semanas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.