¿Superalimento? Hongos podrían prevenir daños cognitivos y riesgo de demencia tras infección por COVID

Por Anne Lee y Dr. Hu Naiwen
03 de Abril de 2023 1:41 PM Actualizado: 03 de Abril de 2023 1:41 PM

La demencia es una enfermedad que afecta al funcionamiento del cerebro. Puede tener un grave impacto en la respuesta cognitiva y conductual de una persona, reduciendo su capacidad para llevar una vida normal.

Hu Naiwen, médico especialista en medicina tradicional china (MTC) del Shanghai Tong Te Tang de Taiwán, afirmó en su programa de Youtube “Hu Naiwen’s Lecture” que los estudios han confirmado que los hongos pueden ayudar a prevenir el deterioro cognitivo. Hu también compartió sus conocimientos sobre cómo elegir y preparar los hongos para sacarles el máximo partido.

El tipo más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer. En marzo de 2023, la Asociación de Alzheimer de Estados Unidos hizo públicos sus últimos datos, que indican que hay unos 6.7 millones de estadounidenses mayores de 65 años que padecen la enfermedad de Alzheimer. Sin muchos avances en materia de prevención, mitigación o tratamiento, se prevé que esta cifra podría alcanzar los 13.8 millones en 2060.

Desde el brote de COVID-19, varios estudios se han centrado tanto en el impacto de la infección como de la vacunación en el cerebro y el sistema nervioso.

Un estudio realizado en 2022 en 6,245,282 estadounidenses de 65 años o más demostró que el número de personas infectadas por COVID-19 y diagnosticadas posteriormente de enfermedad de Alzheimer en los 360 días siguientes al diagnóstico inicial era significativamente mayor en comparación con las personas sin infección por COVID-19. Los grupos de mayor riesgo son las personas de 85 años o más, así como las mujeres.

Un estudio publicado en la revista Nature Medicine en septiembre de 2022, basado en un análisis exhaustivo de los datos sanitarios federales de EE.UU., descubrió que, en comparación con las personas no infectadas, las personas infectadas por COVID presentaban más síntomas neurológicos en el primer año tras la infección. Entre ellos se incluyen derrames cerebrales, deterioro cognitivo y de la memoria, migrañas y convulsiones.

Otro estudio publicado en Nature Medicine en 2021 descubrió que, en comparación con un grupo de control, las personas vacunadas contra COVID-19 tenían un mayor riesgo de desarrollar complicaciones neurológicas, que también mostraban un mayor riesgo de complicaciones tras dar positivo en la prueba del SARS-CoV-2.

Los hongos pueden prevenir la degeneración cerebral gracias a su contenido en ergotioneína

En cuanto a la gestión del riesgo de demencia, Hu señaló que los hongos podrían tener un papel en la prevención porque son ricos en ergotioneína, que es un compuesto natural con fuertes efectos antioxidantes y antiinflamatorios que protegen las células nerviosas de los daños. Es probable que este sea un elemento importante en la prevención de la demencia.

Hu mencionó que un estudio de 2019 realizado sobre una encuesta de seguimiento de seis años en 663 ancianos mayores de 60 años publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease descubrió que, en comparación con los participantes que consumían menos de una ración (150 gramos o 5.3 onzas) de hongos a la semana, los participantes que consumían más de dos porciones de hongos a la semana tenían un 43 por ciento menos de riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve (p=0,006), y esta asociación era independiente de la edad, el sexo, la educación, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la hipertensión, la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, las actividades físicas y las actividades sociales.

(Pexels/ Laker)

Clasificación de los hongos y sus funciones respectivas

Según Hu, los hongos se dividen en dos grandes tipos: frescos y secados al sol. Debido a su exposición al sol, estos últimos suelen contener más vitamina D, que puede ayudar al organismo a absorber y equilibrar el calcio.

En cuanto a su aplicación, Hu señaló que los hongos pueden dividirse en tres categorías: hongos medicinales, hongos venenosos y hongos comestibles. Los medicinales son hongos con efectos medicinales, como Cordyceps sinensis, Poria cocos, Ganoderma lucidum y Antrodia cinnamomea. Sin embargo, muchos hongos silvestres son venenosos. Evite comerlos por error; pueden dañar las funciones fisiológicas e incluso ser mortales. Los hongos comestibles más comunes son el hongo ostra (Pleurotus ostreatus), el hongo haya (Hypsizygus tessulatus), el hongo enoki (Flammulina velutipes), el hongo ostra dorado (Pleurotus citrinopileatus), el hongo shiitake (Lentinula edodes) y el hongo paja (Volvariella volvacea).

Entre ellas, los hongos ostra tienen un aspecto pequeño y una vida útil relativamente corta. Deben consumirse rápidamente mientras están frescos. Tienen un sabor suave y son ideales para saltear con carne de cerdo desmenuzada. El hongo haya es estupendo para la sopa o la ensalada fría, pero no se recomienda para la barbacoa, ya que afectará al sabor general del plato.

Mención aparte merece el hongo enoki. Es baja en calorías y rica en fibra dietética, por lo que las personas a dieta suelen consumirla. La quitina, un polisacárido amino común en la naturaleza, que contienen los hongos enoki puede aumentar el número de probióticos en el tracto intestinal, mejorando así el estreñimiento.

Hu sugirió que, cuando se añadan hongos enoki a la olla caliente, es mejor cortarlos en tres o cuatro secciones más cortas, más cómodos de masticar y digerir para ancianos y niños. Debido a su alto contenido en fibra, Hu sugirió que las personas con mala función gastrointestinal evitaran comerlas en exceso.

Los hongos contienen “umami”, el quinto perfil de sabor misterioso

Durante mucho tiempo se ha creído que solo existen cuatro perfiles de sabor básicos: dulce, salado, ácido y amargo. En 1907, el químico japonés Kikunae Ikeda extrajo con éxito L-glutamato sódico de la sopa de algas y descubrió que era la sustancia capaz de producir umami. Los hongos son ricos en ácido glutámico, por lo que añadir un poco de setas a un salteado o guiso puede elevar el perfil del sabor y darle complejidad.

Recetas “1 sopa, 1 olla”

1. Olla Saludable con Combo de Setas: Previene la Degeneración Cerebral

Ingredientes:

– Un puñado de hongos shiitake frescos
– Un puñado de hongos haya
– Un poco de hongos enoki
– 1/4 de col
– 1/4 de calabaza (en rodajas)
– 5 dátiles rojos
– Pequeño puñado de bayas de lobo
– 1000 mililitros (2.1 pintas) de agua

Preparación: Mezclar los ingredientes en una olla caliente y cocer. Sírvalo caliente.

Hu dijo que esta comida es baja en calorías, alta en fibra, y le da una sensación de saciedad, que no sólo mantiene la salud y previene la demencia, sino que también ayuda a mantener un peso saludable.

2. Sopa de pollo con hongos: Nutritiva y embellecedora

Ingredientes:

– 8 hongos shiitake secos (o de flor)
– Medio pollo cortado en trozos
– 1 trozo de jengibre viejo en 10 rodajas
– 6 dátiles rojos
– 1500 mililitros (3.17 pintas) de agua
– 300 mililitros de agua (para las setas shiitake)
– Sal al gusto

Preparación: Lavar las setas shiitake y ponerlas en remojo en 300 mililitros de agua a temperatura ambiente hasta que se ablanden. Córtalas en rodajas de 1 milímetro de grosor para su posterior uso. Hervir los 1500 mililitros de agua y poner los trozos de pollo en la olla. Quita la espuma (aceitosa). A continuación, añade las rodajas de seta shiitake, el jengibre, los dátiles rojos, el agua y la sal. Se lleva a ebullición, se pone a fuego lento y se deja cocer.

Hu subraya que cuanto más tiempo de cocción, mejor, ya que casi todos los nutrientes se liberarán en la sopa.

(Pixabay/ congerdesign)

Selección y conservación de los hongos shiitake

Hu dio dos consejos para elegir hongos shiitake frescos:

1. Las agallas deben ser distintas y radiales, dispuestas ordenadamente y no apiladas.

2. Los hongos frescos son altos y elásticos, con una superficie seca y un color limpio, sin reblandecimiento, filtraciones de agua ni decoloración.

Hu dice que los hongos shiitake frescos no necesitan remojarse en agua durante la limpieza para evitar la pérdida de aroma y sabor. Se pueden palpar ligeramente los hongos shiitake para eliminar los sedimentos del interior de las agallas y, a continuación, enjuagar rápidamente las partes sucias con agua corriente o limpiar la suciedad superficial con una toalla de papel humedecida en agua limpia.

Lo mejor es cocinar los hongos shiitake remojados lo antes posible para evitar la decoloración y el moho. Los hongos shiitake mohosos no deben comerse nunca para evitar efectos negativos.

Hu dice que, cuando se almacenan hongos shiitake frescos, deben envolverse en papel de cocina seco y colocarse dentro de una bolsa para conservarlos frescos. Se deben refrigerar sin sellar.

¿Quién debe evitar comer hongos shiitake?

Hu subrayó que ciertos tipos de personas deben evitar comer hongos shiitake.

1. Los hongos contienen mucha purina, que puede inducir o agravar fácilmente la gota, por lo que los pacientes con gota o enfermedad renal crónica no deben comer demasiados hongos shiitake.
2. Los hongos shiitake pueden ser inflamatorios, por lo que las personas con inflamación deben evitarlos para no empeorar sus síntomas.
3. Las mujeres embarazadas no deben comer hongos shiitake para evitar alergias en la piel del feto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.