TCR y bajas expectativas equivalen a menos graduados alfabetizados en EE.UU., según una experta

'El aprendizaje ha sido reemplazado por una agenda política agresiva diseñada para infundir dudas, dolor mental y bajas expectativas en los estudiantes'
Por Patricia Tolson
02 de Enero de 2022 6:22 PM Actualizado: 02 de Enero de 2022 6:22 PM

Según estadísticas del gobierno, el sistema educativo de Estados Unidos está fallando. Según una experta, las expectativas más bajas y el cambio de enfoque basado en la excelencia académica en matemáticas, ciencias, lectura e historia hacia la implementación de constructos sociales como la teoría crítica de la raza (TCR) equivalen a menos graduados alfabetizados.

“Registros públicos y otras pruebas muestran que los funcionarios de educación a nivel estatal y algunos locales ya no se enfocan en mantener altos estándares académicos y brindar la mejor educación pública posible a los estudiantes”, escribió Liv Finne en su informe de septiembre de 2021 (pdf) con respecto a la reducción de los estándares académicos por parte de los funcionarios escolares en el estado de Washington al implementar la TCR. “En cambio, la preocupación por el aprendizaje ha sido reemplazada por una agenda política agresiva diseñada para infundir dudas, dolor mental y bajas expectativas en los estudiantes. Esta agenda centrada en la raza también busca distanciar a los niños de sus maestros, a sus propias comunidades y fragmentarlos entre ellos. Esta tendencia dañina solo puede resolverse mediante políticas que devuelvan estándares académicos de alta calidad a la educación pública y programas de elección de educación bien financiados y de apoyo que permitan a las familias acceder a servicios alternativos para satisfacer las necesidades de aprendizaje de todos los niños”.

Finne, una antigua becaria adjunta que ahora se desempeña como directora del Centro de Educación del Washington Policy Center, ha estado analizando la política educativa durante los últimos 13 años. Su investigación sugiere que la inconfundible disminución en la alfabetización de los estudiantes estadounidenses del cuarto al duodécimo grado es un resultado directo del cambio de la excelencia académica hacia construcciones sociales como la TCR.

“A nivel internacional, nos va bastante bien en el cuarto grado”, dijo Finne a The Epoch Times, “pero a partir de ahí declinamos”. Las estadísticas recientes apoyan su afirmación.

Los datos del gobierno para 2019 muestran que el estudiante promedio de cuarto grado tiene un nivel de competencia del 41 por ciento en matemáticas. Para el octavo grado, el nivel de competencia cae al 34 por ciento. Para el duodécimo grado, los estudiantes estadounidenses tienen un nivel promedio de competencia matemática de solo el 24 por ciento. En lectura, los estudiantes de cuarto grado tienen una tasa promedio de competencia del 35 por ciento. Para el octavo grado, el nivel de competencia cae al 34 por ciento, y para el duodécimo grado, el estudiante promedio de Estados Unidos muestra solo una leve mejora en su competencia al 37 por ciento. En escritura, los niveles de competencia son del 28 por ciento en cuarto grado y los estudiantes de octavo y duodécimo grado comparten una puntuación del 27 por ciento.

A los estudiantes de Estados Unidos les va peor en ciencias, ya que los de cuarto grado tienen solo un 36 por ciento de competencia y los de octavo grado caen al 35 por ciento. Los estudiantes de duodécimo grado tienen solo una tasa de 22 de competencia en ciencias. Los peores puntajes vienen en historia, con los estudiantes de cuarto grado que comienzan con solo el 20 por ciento de competencia y caen al 15 por ciento en el octavo grado. Para el grado 12, los estudiantes de Estados Unidos tienen un insignificante nivel de competencia en historia del 12 por ciento.

Cifras recientes de USA Facts muestran resultados similares.

Según Finne, hay una serie de razones para la disminución constante de la alfabetización entre los estudiantes estadounidenses cuanto más tiempo permanecen en la escuela. La razón número uno es “las bajas expectativas que tenemos de nuestros maestros”.

Escasez de maestros calificados

“No esperamos que nuestros maestros tengan una educación particularmente buena y que estén capacitados para enseñar la ciencia de la lectura”, dijo Finne. “Básicamente, tenemos un sistema de escuelas públicas que instruye negligentemente a los niños a leer, y eso ha estado sucediendo durante décadas”.

Por el contrario, los profesores culpan a otros factores del declive académico entre los estudiantes estadounidenses.

Según un informe de marzo de 2021 (pdf) del Instituto de Política Económica (EPI), la disminución del rendimiento académico comienza con la escasez de profesores. Esta escasez ha desencadenado un efecto dominó, obligando a los directores a contratar maestros menos calificados o maestros suplentes no calificados, lo que deja a los estudiantes recibiendo instrucciones de maestros que carecen de habilidades y conocimientos suficientes, lo que inevitablemente conduce a niveles bajos de competencia en materias básicas. Un estudio de EPI de mayo de 2019 (pdf) mostró que casi el 30 por ciento de los maestros culpó del bajo rendimiento académico a los estudiantes que “llegan a la escuela sin estar preparados para aprender. Casi el 22 por ciento de los profesores culpó a los padres que “se esfuerzan por involucrarse” en la educación de sus hijos.

“Más de uno de cada cinco maestros (21.8 por ciento) informa que ha sido amenazado y uno de cada ocho (12.4 por ciento) dice que ha sido agredido físicamente por un estudiante en su escuela actual”, indicó el informe de 2019. “Para agravar el estrés, los maestros informan un nivel de conflicto y falta de apoyo de los administradores y compañeros maestros, y poca voz en su trabajo. Más de dos tercios de los maestros informan que no tienen gran influencia sobre lo que enseñan en el aula (71.3 por ciento) y que los materiales de instrucción que utilizan (74.5 por ciento) tampoco tienen gran influencia, lo que sugiere poco respeto por su conocimiento y juicio”.

Linda Darling-Hammond, de la Escuela de Educación de la Universidad de Stanford, culpa a la desigualdad de financiamiento y asignación de recursos por las bajas habilidades escolares de los estudiantes estadounidenses; insiste en que los análisis de datos recientes revelan que “en cada medida tangible, desde maestros calificados hasta ofertas de planes de estudios, escuelas que atienden a un mayor número de estudiantes de color tenían significativamente menos recursos que las escuelas que atienden principalmente a estudiantes blancos”. Darling-Hammond sugiere además que “las políticas asociadas con el financiamiento escolar, la asignación de recursos y el seguimiento dejan a los estudiantes de minorías con menos libros, materiales curriculares, laboratorios y computadoras de menor calidad; una gran cantidad de estudiantes por aula; maestros menos calificados y con menos experiencia; y menos acceso a un plan de estudios de alta calidad”.

Finne sugirió que otra razón por la que el sistema no se corrige es que el sistema educativo es un monopolio administrado por el gobierno y no hay forma de responsabilizar al sistema por los resultados. “Lo hemos intentado durante 40 años, desde que el informe del presidente Reagan –Una nación en peligro– reveló que nuestro sistema educativo tenía verdaderos problemas”, dijo Finne.

Desde entonces, Finne dijo que otras iniciativas como Common Core, impulsadas por la administración Obama, también fracasaron. En lugar de mejorar la educación, los estándares de pruebas establecidos por Common Core en realidad fomentaron el analfabetismo porque esos estándares estaban “basados en buenas intenciones” y en políticas “para hacer que todos se sientan bien, pero fracasaron porque se basan en un sistema de monopolio gubernamental que en última instancia degrada la calidad de la educación”.

Reducción del estándar del rendimiento académico

En lugar de desarrollar un plan de estudios que proporcione a los estudiantes las calificaciones necesarias para graduarse de la escuela secundaria, Finne dice que el sistema educativo ha optado por reducir el nivel de los estándares académicos.

“Hay dos maneras en las que están bajando el estándar”, explicó Finne. “Al igual que el marco de Estudios Étnicos aprobado por el estado de Washington en 2019, los conceptos críticos de la teoría crítica de la raza ahora están entretejidos en los estándares de aprendizaje de todas las diferentes materias”.

Como explica Finne, los estándares educativos tradicionales buscan calificar en aprendizaje dirigido a sistemas de opresión y en todo el constructo TCR: Una “falsa filosofía de profesores radicales en la educación superior” ahora se está “imponiendo como la verdad” en los estándares de aprendizaje en las escuelas K-12.

“Cuando se quita la atención de lo básico y se concentra en enseñar esta ideología, obtendrá un nivel más bajo de conocimiento y adquisición de habilidades de los conceptos básicos en lectura, matemáticas, historia y ciencias; por no hablar de aprender falsedades en la historia como el Proyecto 1619”, insistió Finne. “Eso es asombroso”.

Finne también habló sobre el movimiento que busca eliminar la realización de exámenes.

“Veo que la junta de educación estatal está trabajando ahora para eliminar la necesidad de exámenes”, señaló Finne, y aunque no es una gran defensora de los exámenes y cree que los estudiantes actualmente están siendo “evaluados en exceso”, cree que la eliminación de todas las pruebas serían un desastre porque no sabríamos qué niños se están quedando atrás y perderíamos el método que nos permitió saber que los estándares actuales están fallando.

Finne explicó que una de las cosas que hicieron las reformas de arriba hacia abajo fue exigir pruebas estatales para medir el conocimiento de los estudiantes en matemáticas, lectura y ciencias. Esas pruebas revelaron una enorme brecha de rendimiento académico de 20 a 30 puntos entre estudiantes blancos, asiáticos, negros, hispanos y nativos americanos.

“Entonces, los conceptos de la TCR surgen en virtud de los radicales”, dijo Finne. “Los educadores ya no aprenden a enseñar a leer, escribir y ciencias. Aprenden a enseñar justicia social a los niños. Entonces, sus prioridades han cambiado completamente. No estamos enfocados en enseñar a los niños a los que no les va bien en las escuelas a un nivel superior. Estamos bajando el estándar”.

Según el informe de Finne de septiembre de 2021 (pdf) para Washing Policy Center, la Oficina del Superintendente de Instrucción Pública del Estado de Washington está ahora en proceso de rebajar los estándares de aprendizaje en las áreas de lengua inglesa, historia, estudios sociales, matemáticas y ciencias, y sustituirlos por estándares que “incorporen las mejores prácticas en Estudios Étnicos”. También están desarrollando materiales de Estudios Étnicos para los grados K-12. La decisión se produce después de que el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, firmara en abril el proyecto de ley SB 5044 J (pdf), que exige la formación en TRC para todo el personal escolar, los directores de las juntas, los profesores y los administradores de las escuelas públicas de todo el estado. Anteriormente, en 2019, la legislatura votó a favor de debilitar la definición oficial de “Educación Básica”, desplazando los recursos de aprendizaje de los estándares académicos básicos para “producir ciudadanos globales en una sociedad global con una apreciación de las diversas culturas.”

El sistema de status quo

Según Finne, el nuevo impulso del sistema escolar para abandonar los esfuerzos de logro académico y cambiar hacia construcciones sociales como la TCR es una forma de ocultar el hecho de que han fallado en sus trabajos para educar a nuestros hijos. “La idea es que, si la comunidad supiera que sus escuelas no están educando a sus hijos a niveles básicos, se levantarían”, dijo Finne. “Solo mire lo que está sucediendo ahora con el levantamiento de los padres contra la TCR en lugares como el condado de Loudoun [Virginia] y todavía lo están haciendo. Es una gran batalla cuesta arriba para los padres”.

“Todo el sistema le ha permitido ganar los años escolares a los niños ya sea que aprueben los contenidos o no”, dijo Finne. “Entonces, ¿por qué deberían preocuparse si toda una generación de niños pierde el contenido de un año? Eso es consistente con su forma de actuar. No individualizan la educación. No se aseguran de que cada niño esté listo para pasar al siguiente grado. Los promueven, especialmente a los niños pertenecientes a minorías. Las únicas personas que bloquean la reforma real son los defensores del status quo, aquellos a quienes les gusta tal como es”.

Los sindicatos de maestros son de hecho los que luchan contra las escuelas autónomas, la elección de escuelas y la participación de los padres y lucharon para mantener a los niños fuera de las aulas durante el brote de COVID-19. Según Finne, “si realmente se preocuparan por la vida de los negros, estarían ampliando sus opciones para las escuelas autónomas. Pero no lo hacen. Si estos teóricos críticos de la raza están realmente decididos a ayudar a los niños, irían tras los sindicatos. Pero no lo hacen”.

Eliminar todos los indicadores de fracaso

A través de los años, las escuelas han buscado eliminar el concepto de triunfo para proteger los sentimientos de quienes perdieron. Eso comenzó cuando los maestros dejaron de usar bolígrafos rojos en las calificaciones porque los expertos sugirieron que “el uso de un bolígrafo rojo puede transmitir emociones negativas involuntarias”. Más tarde se sugirió que el maestro dejara de usar tablas de comportamiento porque “las recompensas son para entrenar a las mascotas, no a las personas” y “tratar el comportamiento como” bueno “o” malo “es parte de un paradigma anticuado que no toma en consideración el temperamento o las necesidades emocionales de un niño en etapa de desarrollo”. Las escuelas han suprimido la puntuación en los deportes, eliminando a los mejores alumnos y los trofeos. Ahora las escuelas están tratando de eliminar las pruebas estandarizadas porque supuestamente son racistas.

“Como los resultados de los exámenes están bajando, ahora quieren eliminar los exámenes por completo”, lamenta Finne. “Ese no es el camino a seguir. Si se estudia la ideología de la TCR, es coherente con su pensamiento: ‘el sistema es racista, los blancos son opresores, la única razón por la que los niños de las minorías no salen adelante es porque son tratados injustamente en comparación con los blancos’. Entonces, ¿Cómo lo arreglamos? Eliminamos todos los indicadores que muestran que no lo estamos haciendo bien como educadores”.

El 14 de julio de 2021, la gobernadora demócrata de Oregón, Kate Brown, firmó silenciosamente un proyecto de ley que elimina el requisito de que los estudiantes de secundaria demuestren competencia en lectura, escritura o matemáticas antes de graduarse.

Con el propósito de “abordar la pérdida de aprendizaje debido al cierre de escuelas en el periodo 2020-2021”, las Escuelas Públicas de la Ciudad de Alexandria de Virginia instituyeron una nueva política (pdf) que pide que se deje de exigir a los estudiantes que completen las tareas a tiempo, que las calificaciones de los exámenes finales declarados “solo se contarán si no reduce la calificación final del estudiante para el curso”, y dictaminó que “la calificación más baja que se puede otorgar en un examen final es el 50 por ciento”.

En noviembre de 2021, la Universidad Estatal de California anunció con orgullo el crecimiento dramático en el número de graduados después de reducir los estándares de graduación.

En julio de 2021, la Junta Escolar del Condado de Clark de Nevada votó para revisar la política de calificaciones del distrito con el propósito de permitir solo calificaciones superiores al 50 por ciento, y permitir que los estudiantes revisen sus tareas, vuelvan a tomar exámenes. También buscaban considerar la eliminación de algunos factores de comportamiento como la calificación a la asistencia y a la participación

Citando la desigualdad racial como la motivación, varias escuelas en el sur de California han ordenado a los maestros que abandonen el sistema estándar de calificaciones AF y apliquen calificaciones en función de si creen o no que los estudiantes han aprendido lo que se esperaba de ellos en lugar de penalizarlos por su comportamiento, hábitos de trabajo, etc. y plazos de asignación no cumplidos. Nueva York hizo lo mismo en enero de 2021.

El lado positivo del COVID-19

Irónicamente, Finne cree que la mayor esperanza para la educación de los niños estadounidenses surgirá de las cenizas de los cierres escolares por COVID-19.

“El lado positivo es que eventualmente descubriremos lo terrible que ha sido”, dijo Finne. “A través de los cierres por COVID ha quedado claro cuán atrasados están tantos niños y los movimientos para que los padres puedan acceder a más opciones de escuelas para sus hijos no van a desaparecer, porque los padres se han despertado. Eso es lo que es tan emocionante sobre los cierres escolares por COVID. La instrucción en las escuelas, procedente de la TCR, que dice que si los niños son blancos entonces son racistas y si no son blancos son víctimas, eso va a dar lugar a demandas.

“Tal vez de las cenizas de esto, surgirá la posibilidad de que los padres tengan más opciones para escoger la educación [de sus hijos]”, opinó Finne sobre el caos educativo que siguió durante los cierres. “Esto sigue siendo una democracia. El intercambio de ideas todavía ocurre en la educación porque nos preocupamos por nuestros hijos. Eso es lo que espero; que la gente vea la sabiduría de darles a los padres un control real, no solo las fachadas que involucran a los padres con coordinadores, sino un control real”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.