“Te quiero hermano”: Hombre ve a joven a punto de saltar de un puente, se detiene y le salva la vida

Por Michael Wing
08 de Febrero de 2022 12:44 PM Actualizado: 08 de Febrero de 2022 12:44 PM

¿Qué pasaría si viera a alguien a punto de saltar de un puente para suicidarse sobre una autopista muy transitada?

¿Se detendría y abriría su corazón para salvar a una vida?

Joe Tuia’ana, un hombre de Utah de 42 años, se vio en esa situación mientras llevaba a sus tres hijas a uno de sus partidos de baloncesto el sábado 29 de enero.

Alrededor de las 3:00 p.m., estaban cruzando el paso elevado de la I-15 entre la 350 Norte y la 760 Norte cuando Joe, un gerente de cuentas de ventas de Lehi, vio a un joven de unos 20 años con una capucha negra.

El encuentro cambió la vida de Joe.

“Él estaba llorando y estaba muy nervioso, de pie al otro lado de la valla de protección, de frente a la interestatal”, dijo Joe a The Epoch Times. “Miraba hacia abajo, a los autos en movimiento de abajo, mientras se sostenía con su mano derecha”.

Inmediatamente, Joe supo que el hombre era un suicida y dio la vuelta a su auto, para estacionar detrás del auto del joven en el puente. Le dijo a su hija mayor que llamara a la policía y le pidió a sus hijas que se quedaran quietas.

“Salí del auto e inmediatamente pensé: ‘Si metes la pata, no solo va a morir este joven, sino que tus hijas lo van a ver'”, dijo. “Casi me desmayo por el miedo y la ansiedad”.

Joe rezó una pequeña oración, pidiendo a Dios que le ayudara a hacer lo correcto.

(Cortesía de Dennis Woodcox)

“A partir de ese momento, me sentí inspirado para hacer lo que pensé que haría Jesús: caminar lentamente hacia este joven, con los brazos abiertos hacia él”, dijo Joe.

Cuando se acercó, el joven miró por encima y luego regresó a la autopista.

Joe sabía que se necesitaban pocas palabras. Solo amor.

“Cuando estuvo lo suficientemente cerca, le dije: ‘Te quiero. Te quiero, hermano”, dijo Joe. “Me miró con miedo y dolor, llorando mucho. Con los brazos abiertos hacia él, le repetí: ‘Te quiero. Te quiero, hermano'”.

Después de unos minutos, pronunció en voz baja: “Ayuda”.

Eso era todo lo que Joe necesitaba oír. Se levantó de un salto, abrazó al joven y lo acercó a su lado de la valla.

“Tomé al joven en mis brazos como si fuera mi propio hijo y lloré con él”, dijo Joe. “No se dijeron palabras, ni se hicieron preguntas. Solo tiempo para que se abrazara y se sentara con alguien que lo quería en paz”.

“Estaba sufriendo y sentí que solo necesitaba que alguien lo quisiera”.

(Cortesía de Dennis Woodcox)

Minutos después llegó la policía y el equipo de emergencias. Cuando el joven se calmó lo suficiente, lo trasladaron a un estacionamiento al final de la calle, ya que se había formado una multitud con autos detenidos en el paso elevado.

“La policía sabía que yo había sido el primero en ayudarle y que se sentía cómodo conmigo, así que me preguntaron si podía quedarme con él un rato más y acepté”, dijo el padre.

Joe no sabe qué llevó al joven a intentar suicidarse ni qué ocurrió después, pero espera poder reunirse con él.

También anima a cualquier persona que tenga pensamientos suicidas a llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio si necesita ayuda y a saber que hay comunidades de personas que se preocupan.

“Esta fue una experiencia increíble, horrible y hermosa para mi vida”, dijo. “Ahora veo a la gente con más amor y con los brazos abiertos. Mi corazón necesitaba una mejora y este joven me la dio”.

“‘Te quiero hermano’, con los brazos abiertos y sin preguntas”.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, puede llamar en Estados Unidos a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-TALK (8255) o enviar un mensaje de texto al 741741.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.