La terrible noche de pánico que causó un locutor al anunciar una invasión extraterrestre

Por Blanca Téllez - La Gran Época
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

Eran más de las ocho de la noche de un domingo de octubre cuando se anunció que los marcianos invadían la Tierra. Quienes escuchaban el boletín de noticias presentado por un joven en la radio, entraron en pánico. Lo que sucedió esa agitada noche sigue siendo debatido como referente de la responsabilidad de los medios en el manejo de la información y por la posibilidad de vida extraterrestre que busque dominarnos.

“Damas y caballeros, tengo que hacer un anuncio grave”, dijo el locutor unos minutos después. “Por increíble que parezca, esos extraños seres que aterrizaron en las tierras de cultivo de Jersey esta noche son la vanguardia de un ejército invasor del planeta Marte”, continuó diciendo como se lee en la transcripción de la nota publicada Wgtn.

“Esto es lo más aterrador que he presenciado… ¡Espera un minuto! Alguien está saliendo desde la parte superior hueca. Alguien… o algo. Puedo ver mirando desde ese agujero negro dos discos luminosos… ¿Son ojos? Parece una cara. Parece…”, dijo el personaje de Carl Philips, quien simulaba transmitir en directo desde donde estaría sucediendo el aterrizaje marciano en una granja de Grovers Mill, en Nueva Jersey, Estados Unidos como se detalla en Sacred-texts.

Ante la vívida narración, se desató el pánico aquella noche, cuando la gente escuchó que el ejército había sido derrotado al enfrentar a los marcianos, causando muertos y devastación mientras los invasores avanzaban sobre otras ciudades.

Imagen Ilustrativa. (Mskathrynne/Pixabay)

“Ahora sabemos que en los primeros años del siglo XX este mundo estaba siendo vigilado de cerca por inteligencias mayores que las del hombre”, decía Orson Welles, el joven locutor del programa que esa noche transmitía en directo desde el estudio Uno de la CBS en Nueva York.

“A medida que los seres humanos se ocupaban de sus diversas inquietudes, eran examinados y estudiados, tal vez casi tan estrechamente como un hombre con un microscopio podría escudriñar a las criaturas transitorias que abundan y se multiplican en una gota de agua”, agregaba el escrito que esa noche Orson leía, unos minutos antes que se anunciara una terrible invasión marciana.

Pero lo que se anunció en ese programa, entre varias pausas musicales de una orquesta en vivo, fue la adaptación para radio del libro de HG Wells The War of the Worlds (La Guerra de los Mundos). La narración en el formato de locución que Orson pronunció fue tan dramática, que las personas que la escucharon esa noche de Halloween creyeron que los marcianos invadían en ese momento Nueva York y otras partes de la Tierra.

“Nuestro tiempo de transmisión real, desde la primera mención de los meteoritos hasta la caída de la ciudad de Nueva York, fue de menos de cuarenta minutos”, escribió tiempo después Houseman, el productor de esa narración, en su libro Run-Through: A Memoir.

Houseman dijo que durante ese tiempo, “los hombres viajaron largas distancias, se movilizaron grandes cuerpos de tropas, se celebraron reuniones de gabinete, se libraron batallas salvajes en tierra y en aire”. Y que lo transmitido por la radio esa noche de 1938, “millones de personas lo aceptaron, al menos emocionalmente, si no lógicamente”.

Según publicó Smithsonianmag, Orson dijo que él “había concebido la idea de hacer una transmisión de radio de tal manera que en realidad pareciera que estaba ocurriendo una crisis”, años más tarde. “Sería transmitida en una forma tan dramatizada que pareciera ser un evento real en ese momento, en lugar de una simple reproducción de radio”.

En sus inicios en el medio artístico, y mientras se perfilaba como un destacado productor, guionista y actor de teatro, el joven Orson inauguró en 1937 la narración de historias en la radio, adaptando y presentando obras literarias clásicas de una hora semanal en la Radio de la CBS, como Macbeth, Julio César, Los Miserables.

Un año después, cuando tenía 23 años de edad, adaptó al radio e interpretó la obra de HG Wells, La Guerra de los Mundos, sustituyendo los lugares y autoridades de Europa mencionados en el libro, por ciudades, autoridades y organizaciones de Estados Unidos.

Su dramática narración de este libro, preparada en forma de boletín de noticias para hacerla interesante y que captara la atención del público oyente, logró el efecto deseado y lo lanzó a una mayor fama.

Aunque el programa de esa noche había comenzado advirtiendo a los oyentes que se trataba de una obra de ficción, cuya narración era parte de la serie de radio sobre obras de la época, su audiencia creyó que la invasión extraterrestre que estaba relatando el joven Orson era verdadera.

“Era solo un caos y la gente no sabía cómo reaccionar”, dijo el historiador de radio Franc Gambatese, como Wgntv.com reproduce. “Fue aterrador esa noche”.

Este programa “creó pánico, principalmente entre las personas que vivían en la aldea tranquila de Grovers Mill, en la zona rural de Nueva Jersey”, agrega el mismo medio que también reproduce los siguientes relatos de lo que el programa desencadenó entre la población.

“Mucha gente se fue de la ciudad porque tenían miedo de lo que estaba pasando”, dijo Bob Sanders, al recordar la transmisión, “pero más personas que vinieron aquí querían ver cómo eran los marcianos”.

En muchas ciudades de Estados Unidos “la gente estaba histérica. En Pittsburgh, un hombre encontró a su esposa a punto de intentar suicidarse, alegando que preferiría el veneno a los rayos de muerte marcianos. En Indianápolis, una mujer frente a una iglesia gritaba que era el fin del mundo. En Rhode Island, quienes llamaron instaron a la compañía eléctrica a que ocultara a la ciudad de los marcianos”.

“Fue muy fácil de creer”, dijo Paul Moran, un oyente de la transmisión. “Acercábamos nuestros oídos a la radio para escuchar lo que estaba sucediendo y era tan local que daba más miedo”, se lee en el artículo de wgntv.

Se ha mencionado que su experiencia en la actuación de importantes obras teatrales, contribuyó a que la narración que Orson hizo de la obra de Wells fuera considerada como verídica por los oyentes del programa de radio aquella noche.

Pero cuando la gente se dio cuenta de que la narración de la invasión marciana no era verdadera, y que el formato de narración en forma de boletín de noticias había contribuido al engaño, la molestia e indignación atrajo a la prensa que lo esperó al fin de esa transmisión para que hablara al respecto.

La supuesta noticia fue criticada por algunos periódicos y figuras públicas y los organismos de radiodifusión recibieron protestas y peticiones para que fueran regulados por la Comisión federal de comunicaciones de Estados Unidos.

A 70 años de ese suceso que ha sido calificado como “infame”, el programa fue retransmitido por varias estaciones de radio de Estados Unidos. Sin embargo, cuando el programa se ha retransmitido al público en otros lugares, han sucedido otras confusiones y disturbios.

En la zona más afectada, la historia sigue siendo recordada. “Franc Gambatese celebra cada aniversario con una recreación en su cafetería Grover’s Mill, que se ha convertido en un museo para todo lo marciano”, dice el medio Wgntv.

“Fue una tormenta perfecta”, añadió Franc, quien también señaló las condiciones propicias de la época: “La ansiedad de guerra en Europa, al salir de la Gran Depresión, el país todavía se estaba recuperando de ella. Fue una transmisión muy creíble”.

“No había televisión”, a su vez dijo Sanders, quien agregó: “La radio era todo lo que tenías y creías lo que escuchabas allí”.

Grovers Mill construyó un monumento para conmemorar esa “infame transmisión de radio. Se podría decir que Grovers Mill es el único sitio histórico en el mundo que se hizo famoso por un evento que nunca sucedió”, añadió el mismo medio sobre esta ficticia invasión extraterrestre.

Sin embargo, y a pesar que pasaron tantas décadas, es un hecho que los medios tienen la capacidad de presentar una noticia, que aunque no sea real, puede ser creída y reproducida por miles. Así que ya sabes, antes de entrar en pánico ante el próximo anuncio marciano, sal a verificarlo por ti mismo.

Estos chicos encontraron otra pista para sus carros de carreras en los ríos congelados

TE RECOMENDAMOS