Testigo a punto de llorar al testificar sobre intimidación y acoso en centro de procesamiento de votos

Por Melanie Sun
03 de Diciembre de 2020
Actualizado: 04 de Diciembre de 2020

Jessy Jacob, de Detroit, estuvo a punto de llorar el miércoles al testificar durante una audiencia en Lansing, Michigan, sobre la intimidación y el acoso que sufrió mientras trabajaba como procesadora de votos para el Condado de Wayne en las elecciones de noviembre.

“Me trataron como a un criminal, me humillaron, me acosaron”, dijo Jacob en su declaración como testigo mientras se presentaba junto a los abogados de la campaña de Trump Rudy Giuliani y Jenna Ellis. “Fue tan malo”.

La audiencia pública fue convocada por el Comité de Supervisión del Senado del estado después de que la Junta de Escrutinio del estado, compuesto por dos demócratas y dos republicanos, “pidiera unánimemente a esta legislatura que examinara los problemas que han surgido en esta elección y que escuchara el testimonio público”, dijo el presidente del comité, el senador Ed McBroom (R-Vulcan) a los reunidos en el procedimiento.

“Estamos cumpliendo con la petición de la junta al celebrar esta audiencia”, dijo. “Tenemos la responsabilidad como legisladores de asegurar la confianza en los resultados de la votación”.

Jacobs, residente de Detroit desde hace 34 años, dijo a la sala que había sido marginada por los funcionarios electorales en la mañana del 4 de noviembre porque se negó a antedatar los votos en ausencia, que según la ley estatal, tenían que haber sido recibidos antes del 3 de noviembre a las 9 p.m. para ser contados.

“No pude hacer nada, porque cuando estoy ingresando la boleta, no podía mentir acerca de la fecha”, dijo Jacobs angustiada, después de explicar que se le había dicho que ingresara las boletas como si hubieran sido recibidas el 2 de noviembre para que pudieran ser contadas.

Dijo que se enteró por otro trabajador electoral que el personal había estado procesando las boletas toda la noche, tan rápido como pudieron, en el salón de convenciones del centro de Detroit, el TCF center, donde se han planteado muchas de las preocupaciones sobre cómo se contaron las boletas de ausentes.

“Así que básicamente, lo que estaban haciendo es introducir todas estas boletas en el QVF (archivo de votantes calificados) para que puedan contar estas boletas, eso es lo que pensé”.

“Pero no seguían el procedimiento”, dijo Jacobs, el más preocupante de ellos eran los sobres abiertos de las boletas, algunos sin sello postal y con una firma que no coincidía.

Dijo a la audiencia que según el manual estatal para procesadores de votos, las boletas una vez abiertas debían ser recibidas inmediatamente y compararse con el libro de votación si se verificaba mediante una coincidencia de firma para registrar con precisión la fecha de recepción.

Luego, estaba el problema con las boletas. Cuando comenzó a procesar su primera boleta, inmediatamente notó que la boleta era inválida —había sido emitida el 3 de noviembre después de la fecha límite para la emisión de boletas en ausencia, que era las 4 p.m. del 2 de noviembre.

“Así que se emitió el 3 de noviembre, el día de las elecciones. Fue emitido, recibido, todo el 3 de noviembre. Entonces comprobé si ese votante está recién registrado. No, no estaba registrado el 3 de noviembre. Se registró en algún momento del 2010, hace diez años”, dijo Jacobs. “Se supone que no se deben emitir votos en ausencia el día de las elecciones a votantes ya registrados”.

Dijo que planteó los problemas a los funcionarios electorales a cargo, y pronto se dio cuenta de que nadie más en el centro estaba siguiendo el proceso requerido para asegurar que solo se aceptaran boletas legales.

Entonces Chris Thomas, que era un contratista de la Oficina del Secretario de la Ciudad de Detroit y supervisaba las operaciones, le dijo: “Tiene razón, pero ¿por qué deberíamos castigar a los votantes por el error del procesador?”.

Más tarde, un representante de la Oficina de Elecciones del Departamento de Estado de Michigan le dijo: “No te necesito aquí, no necesito tu ayuda, vete de aquí”.

“Realmente quiero servir a la ciudad de Detroit, muy sincera y verazmente, eso es lo que he estado haciendo todos estos 34 años que he estado trabajando con la ciudad. Toda mi familia, estamos orgullosos de que, tanto mi marido como yo, trabajamos para la ciudad de Detroit. Nunca esperé este tipo de trato. Era muy, muy malo”.

“Tuve que pasar por esto, tan inhumano”, dijo Jacob, antes de que tuviera que detenerse, conteniendo las lágrimas.

La secretaria de Estado de Michigan Jocelyn Benson y principal funcionaria electoral del estado, trató de tranquilizar a los residentes sobre la integridad del proceso de conteo de votos en ausencia del estado el 6 de noviembre, diciendo: “Ciertamente había muchos ojos en el proceso”.

“Estoy orgullosa de lo transparente y seguro que ha sido nuestro proceso”, dijo en respuesta a las primeras declaraciones juradas de los encuestadores republicanos que testificaron que no se les había permitido suficiente acceso para la supervisión y que sus impugnaciones sobre los errores en el procesamiento de las boletas no se estaban tomando en serio. “Sé que la verdad está de nuestro lado”, dijo.

Jacob dijo a la audiencia que el 4 de noviembre no vio a ningún observador republicano en la sala ese día.

Giuliani argumentó que los cientos de testigos y las declaraciones juradas de los expertos que ahora se proporcionan al Estado tenían el poder de la evidencia para apoyar las preocupaciones del presidente Donald Trump sobre la integridad de las elecciones.

“Lo que hemos escuchado es que hay acusaciones infundadas de fraude… lo que comenzó como acusaciones infundadas o fraude, luego se convirtió en acusaciones infundadas de fraude, luego se convirtió en acusaciones de fraude pero no lo suficientemente grandes para anular una elección, y luego se convirtió en acusaciones de fraude que realmente no pueden ser investigadas entre ahora y la elección pero que van a requerir una investigación sustancial después de la toma de posesión. Así que ha cambiado mucho”, dijo.

Jacob terminó su declaración como testigo diciendo al comité que estaba “muy agradecida” por Estados Unidos y todas las oportunidades que le había dado a su marido y a sus tres hijos.

“Soy quien soy gracias a esta nación. Realmente amo a este país y espero que esto ayude a esta nación. Esa es la única razón por la que estoy aquí”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

EE.UU. lanza un nuevo sitio web sobre los abusos de los derechos humanos del PCCh

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS