Testigos de Filadelfia declaran presunta obstrucción y otras irregularidades durante recuento de votos

Por Bowen Xiao
25 de Noviembre de 2020
Actualizado: 25 de Noviembre de 2020

Varios testigos declararon que se les impidió observar el recuento de votos y otras irregularidades en Filadelfia durante una audiencia pública del Comité de Política Republicana del Senado del estado.

Los observadores electorales Justin Qweder y Kim Peterson —los dos primeros testigos en la audiencia de Pensilvania— declararon que no pudieron observar adecuadamente nada en el Centro de Convenciones de Filadelfia.

Qweder dijo que fue un observador certificado el día de las elecciones y regresó como observador voluntario durante los siguientes 10 días, donde calculó que pasó alrededor de 85 horas en el centro de votaciones. Dijo que lo que vio fue “problemático, por decir lo menos”.

“La junta electoral de Filadelfia procesó cientos de miles de boletas por correo sin supervisión u observación civil”, dijo Qweder.

“La junta de elecciones erigió una cerca de unos 50 pies en el pasillo que fue colocada a lo largo de la sala, todos los observadores estaban acorralados detrás de la cerca. Más de un centenar de trabajadores de la junta procesaron y abrieron boletas por correo al otro lado de la cerca”.

Qweder dijo que los trabajadores estaban organizados a una distancia de “10 pies a más de 200 pies de distancia de nosotros”. Dijo que la sala era aproximadamente de 350 pies por 350 pies.

“Debido a la distancia de los trabajadores de las cercas colocadas, era imposible para mí o para cualquier observador ver con algún tipo de especificidad lo que estaban haciendo los trabajadores”, dijo. “Los observadores no pudieron objetar cualquier decisión o determinación que se haya tomado sobre el procesamiento de estas boletas por correo”, agregó.

El segundo problema que Qweder dijo que encontró irregular fue el proceso de duplicación de la junta. Conforme  avanzaban los días, se informó a los observadores que la junta iba a duplicar las boletas por correo dañadas que no podían leer sus escáneres. Le dijeron que había más de 5000 de estas boletas dañadas y que el número real era desconocido y podría ser mayor.

El proceso para contar estas boletas duplicadas involucró a 2 trabajadores, uno leyendo en voz alta lo que estaba marcado por la boleta dañada y un segundo trabajador usando un marcador color rosa para marcar la votación en una boleta en blanco. El plan de la junta, dijo, era pasar las boletas marcadas en rosa a través de los escáneres y los trabajadores hicieron esto durante varios días.

El 12 de noviembre se informó a los observadores que los escáneres no podían leer los marcadores rosas y que la pizarra tenía que rehacerlos todos.

“La solución de la junta electoral fue darles a los trabajadores montones de cientos de lo equivalente en boletas en blanco enviadas por correo”, dijo Qweder. “Los trabajadores, individualmente, debían rellenar los óvalos resaltados corregidos con [un] lápiz oscuro. Sin vigilancia”, agregó.

“Estuvieron marcando miles de boletas en blanco enviadas por correo”, dijo. “Los trabajadores hicieron esta doble obra de recreación durante horas antes de que los observadores se dieran cuenta de lo que estaba pasando, porque no nos dijeron lo que estaba sucediendo”.

“Únicamente cuando los observadores confrontaron al comisionado adjunto sobre esta irregularidad, se creó un sistema en el que los trabajadores mostraban a los observadores cada boleta por correo duplicada y recreada, mostrándoselas durante un segundo desde una distancia de 6 a 20 pies de distancia (…) Al final, miles fueron contadas de esta manera”, agregó.

Qweder dijo que detectó que esto era un problema y que era una anomalía.

La secretaria de Estado demócrata, Kathy Boockvar, dijo que no ha visto evidencia de fraude electoral o irregularidades masivas que revoquen los resultados de las elecciones en el estado. Los datos estatales muestran que Biden lidera a Trump por cerca de 80,000 votos. Otros secretarios en otros estados donde los resultados están siendo objetados han estado replicando esas afirmaciones.

Kim Peterson, otra observadora, dijo que tampoco podía ver nada respecto al sobre, la boleta electoral o dónde los apilaban los trabajadores. Ella se percató que el trabajador electoral más cercano estaba a unos 20 pies de ella.

Ella dijo que había monitores destinados a mostrar el conteo, pero que eran “patéticos”, ya que eran borrosos y no se podían ver.

“Ni siquiera se podía ver en absoluto (…) fue muy desalentador”, dijo.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación: Los chinos siguen con interés las elecciones presidenciales de EE. UU.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS