Texas obtiene victoria legal contra presión de Biden para legalizar la transición de género en niños

La agencia renuncia a apelar fallo del juez federal

Por Darlene McCormick Sanchez
14 de Diciembre de 2022 10:22 AM Actualizado: 14 de Diciembre de 2022 10:22 AM

Texas no tendrá que legalizar los procedimientos de cambio de sexo en niños para recibir fondos federales ni adoptar políticas de identidad de género en los lugares de trabajo.

En un comunicado emitido el martes, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, declaró la victoria en una demanda para frenar las órdenes “woke” de las agencias federales en relación con la orientación sexual y el género, después de que el gobierno de Joe Biden declinara apelar el fallo ante una corte federal, convirtiendo la decisión en permanente.

“Se trata de una importante victoria para el sentido común y las familias tejanas”, declaró Paxton en una declaración.

“El hecho de que Biden no haya apelado en el plazo establecido significa que esta victoria ya es segura. Los empleadores y empleados de Texas no se verán obligados a tener lugares de trabajo impregnados de teorías de género woke y los niños de Texas estarán a salvo de la llamada agenda de orientación sexual e identidad de género de la administración Biden”, añadió Paxton.

Xavier Becerra, secretario de Salud y Servicios Humanos, habla durante una conferencia de prensa en la sede del HHS en Washington, el 28 de junio de 2022. (Nicholas Kamm/AFP vía Getty Images)

El representante estatal, Jared Patterson (R-Frisco), elogió el resultado del caso de Paxton, pero dijo que Texas necesita aprobar leyes como el proyecto de ley 436 de la Cámara, que él presentó y que haría que la transición de género para los niños sea declarado un abuso infantil.

“Nosotros vamos a dejar muy claro que no vamos a tolerar esto”, dijo Patterson.

“Tratamiento de reafirmación de género” equivale a “maltrato infantil”

En febrero, Paxton emitió una opinión legal no vinculante que afirma que el tratamiento de afirmación de género es un abuso infantil, lo que abrió la puerta para que el gobernador republicano, Greg Abbott, ordenara a la agencia estatal de bienestar infantil investigar a los padres.

Unas órdenes judiciales bloquearon la mayoría de las investigaciones, pero podrían reanudarse si cambia la ley estatal.

La opinión de Paxton, quien equipara la transición de género con el maltrato infantil, dio lugar a la demanda contra la administración Biden.

El 1 de octubre, el juez de distrito, Matthew Kacsmaryk, que preside el Distrito Norte de Texas, anuló el intento del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de impedir que Texas reciba fondos federales a menos que el estado cambiara sus leyes sobre abuso infantil para permitir los procedimientos de cambio de sexo en niños.

El fallo de la corte también bloqueó una exigencia de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) de que Texas adoptara políticas para los empleados estatales sobre el uso de los baños, vestuarios, duchas y pronombres basadas en la identidad de género y no en el sexo biológico.

El Comisionado de Agricultura de Texas, Sid Miller, apoyó la impugnación de Paxton contra la EEOC aportando pruebas de que la norma entraba en conflicto con la autoridad de su organismo para establecer políticas razonables en el lugar de trabajo.

La corte de primera instancia consideró que las dos agencias actuaron con un razonamiento igualmente erróneo. Según la corte, las agencias emitieron directrices sin seguir los procedimientos adecuados y sobrepasaron los límites de las leyes que querían aplicar.

El edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington, el 3 de octubre de 2022. (Stefani Reynolds/AFP a través de Getty Images)

La administración Biden ha presionado para incorporar la ideología de género a una amplia gama de normativas y programas gubernamentales, basándose en la decisión de la Corte Suprema de EE. UU. de 2020 en el caso Bostock vs. Clayton.

En Bostock vs. Clayton, la corte sostuvo que el Título VII prohibía discriminar a los empleados por motivos de identidad de género y orientación sexual. Sin embargo, el caso histórico tenía un estrecho alcance. El juez Gorsuch, quien escribió para la opinión mayoritaria, declinó ampliar la protección a toda la conducta de las personas LGBT.

Gorsuch escribió que el Título VII no pretendía abordar baños, vestuarios ni nada por el estilo.

La oficina de Paxton declaró en octubre que las posturas de la administración Biden sobre las normas de género y orientación sexual provienen de “una mala interpretación, mala aplicación y una declaración errónea de la ley y la jurisprudencia”.

En la sentencia de octubre, el juez Kacsmaryk afirmó que el gobierno de Biden había interpretado erróneamente el caso Bostock al fundir “condición” y “conducta” en una clase de protección general.

La sentencia de la corte de distrito citó casos relacionados con Bostock, que no establecen una clase protegida nueva o separada, sino que aclaran el alcance de la clasificación por sexo en la legislación vigente. Del mismo modo, los transexuales no constituyen una clase protegida por sí mismos.

Kacsmaryk señaló en su dictamen que los abogados de la administración Biden se “burlaron abiertamente” de los argumentos de los abogados de Texas por citar artículos de revisión jurídica de hace 30 años y filósofos franceses del siglo XX, y argumentaron incorrectamente que la condición y la conducta se fundían en el caso del Título VII.

El representante estatal Jared Patterson (R-Texas). (Foto cortesía de Jared Patterson)

Patterson afirmó que Texas está preparada para adoptar una postura firme contra los médicos y padres que faciliten la modificación del sexo de los niños. Sin embargo, en la última sesión legislativa no se aprobaron proyectos de ley similares.

De acuerdo a su proyecto de ley, ellos podrían ser acusados de maltrato infantil. Administrar, suministrar o consentir la administración de bloqueadores de la pubertad, hormonas de sexo cruzado o cirugía para la transición o reasignación de género quedaría fuera de la ley en virtud de la HB 436, dijo Patterson.

Del mismo modo, la HB 42, presentada por el representante estatal Bryan Slaton (R-Royse City), ampliaría el estatuto de abuso infantil para incluir la atención de afirmación de género bajo la guía de un médico o proveedor de salud mental.

HB 112, presentada por el representante estatal Steve Toth (R-Woodlands), prohibiría a los proveedores de atención de la salud la oferta de hormonas y procedimientos de cambio de género para niños. Las violaciones de la legislatura podrían dar lugar a un delito grave de segundo grado. El mismo texto se introdujo en el Proyecto de Ley 41, que retendría el seguro de responsabilidad profesional a los proveedores que ofrecen tratamientos de cambio de género.

Los defensores de la transición de género en niños afirman que mejora su salud mental y reduce las ideas de suicidio, pero algunos estudios sugieren lo contrario.

La mayoría de las asociaciones médicas abogan por el tratamiento de la disforia de género, la angustia que se siente cuando se confunde la identidad de género, lo que ha suscitado las críticas de los conservadores.

Los adolescentes empiezan la transición social cambiando de pronombre, peinado y ropa. Algunos buscan entonces bloqueadores de la pubertad y hormonas cruzadas para sentirse del sexo opuesto, lo que puede llevar a la cirugía y la esterilización.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.