The Washington Post acepta la historia del portátil de Hunter Biden

Los demócratas pierden el control de cara a las elecciones de medio término y las elecciones presidenciales

Por Anders Corr
31 de Marzo de 2022 2:35 PM Actualizado: 31 de Marzo de 2022 2:37 PM

La historia del portátil de Hunter Biden de New York Post acaba de estallar y se está dando a conocer en los principales medios de comunicación liberales.

Finalmente casi dos años después, los medios de comunicación accedieron a una copia del supuesto portátil y verificaron de manera experta la autenticidad de gran parte de su material más importante, incluyendo evidencias de pagos millonarios a la familia Biden por parte de un conglomerado chino y la aparente implicación del propio presidente Joe Biden en algunas de las maniobras empresariales en el extranjero de Hunter Biden.

Según dos artículos del Washington Post publicados el 30 de marzo sobre el portátil, que informan de la verificación de 22,000 correos electrónicos y documentos financieros y gubernamentales recién descubiertos, CEFC China Energy y sus ejecutivos “pagaron 4.8 millones de dólares a entidades controladas por Hunter Biden y su tío [James Biden]”.

El portátil solo “supuestamente” pertenecería a Hunter Biden porque los expertos autentificadores de The Washington Post no pudieron verificar todos los datos de la copia del portátil y afirmaron que algunos parecían irregulares.

“En sus exámenes”, según The Washington Post, los dos expertos “encontraron pruebas de que otras personas, además de Hunter Biden, habían accedido a la unidad y habían escrito archivos en ella, tanto antes como después de las historias iniciales del medio New York Post y mucho después de que el propio portátil hubiera sido entregado al FBI”.

A su vez New York Post está legítimamente molesto por el hecho de que The Washington Post y The New York Times hayan tardado tanto en acceder a los datos del correo electrónico y en verificarlos.

Es probable que la reñida elección presidencial cubriera a Joe Biden porque estos medios pro demócratas—-además de Twitter, Facebook y docenas de ex funcionarios de inteligencia— minimizaron la información original, incluso como “desinformación rusa”.

Hunter Biden llega a la toma de posesión de la presidencia de Joe Biden en el Frente Oeste del Capitolio de Estados Unidos en Washington el 20 de enero de 2021. (Win McNamee/Getty Images)

Ahora están admitiendo mayoritariamente, uno a uno, la legitimidad del esquema principal de la historia.

The Times enterró su información sobre la autentificación de los correos electrónicos dentro de una larga historia cuyo titular proporciona información que podría predisponer a los jurados contra cualquier futura condena de Hunter Biden por delitos penales relacionados con los impuestos.

Después de que se informara de que no había pagado todos sus impuestos, Hunter Biden, de hecho, pagó, lo que no cambiaría ningún fraude real. Cualquier acusación competente contra Hunter Biden trataría de ocultar a los jurados su pago posterior, probablemente considerado como exculpatorio por el ciudadano medio.

Como señaló el New York Post el 30 de marzo, “The Times enterró su verificación de los correos electrónicos en el párrafo 24 de una historia de 38 párrafos diciendo que Hunter Biden había pagado una importante deuda tributaria al IRS, haciendo potencialmente más difícil para los fiscales ganar una condena o una larga sentencia contra él por fraude fiscal”.

Sin embargo, el hecho de que The Times y Washington Post aborden el tema, especialmente cuando el presidente contaba el 27 de marzo con un índice de aprobación récord de solo el 40 por ciento, no es un buen augurio para un segundo mandato.

El 51 por ciento de los demócratas en una reciente encuesta de CNN prefieren un candidato diferente a Joe Biden para su partido en 2024. De ellos, el 72 por ciento querría a cualquiera que no fuera Joe Biden, mientras que los posibles candidatos más nombrados son Bernie Sanders (5 por ciento), Michelle Obama (4 por ciento), Pete Buttigieg (2 por ciento) y Kamala Harris (2 por ciento).

No se espera que a los demócratas les vaya bien en las elecciones de mitad de mandato, en 2022. Ellos podrían perder fácilmente la presidencia en 2024 a manos de Donald Trump si decide presentarse o de alguien que Trump designe durante la Convención Republicana de 2024. El 50 por ciento de los encuestados republicanos en el sondeo de CNN prefieren a Trump como candidato presidencial para 2024, mientras que el 49 por ciento prefiere a otra persona.

De esta última categoría, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, obtuvo el mayor apoyo (21 por ciento), mientras que la mayoría de los otros posibles candidatos obtuvieron solo el uno por ciento, incluyendo a los principales candidatos, Donald Trump Jr., Dan Crenshaw y Rand Paul.

Aunque DeSantis no ha sido tan duro con China como otros republicanos destacados, entre ellos Mike Pompeo y Marco Rubio, el gobernador ha apoyado la desvinculación de China y la deslocalización de puestos de trabajo estadounidenses.

El 29 de marzo, DeSantis contraatacó a Disney, una empresa con sede en California, que criticó la nueva ley de Florida contra la enseñanza de la orientación sexual y la identidad de género en las aulas, y señaló que esta se autocensura en China y no ha condenado el genocidio uigur.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.