Toda la industria del género se basa en estudio fallido que refutó una teoría, dice psiquiatra

El niño del estudio se rebeló contra la transición de género
Por Jan Jekielek y Masooma Haq
19 de Noviembre de 2022 6:55 PM Actualizado: 19 de Noviembre de 2022 6:55 PM

Un número récord de niñas adolescentes está creyendo que son transgénero y haciendo la transición para vivir como varones como consecuencia de que las escuelas enseñen sobre el sexo y la ideología de género desde el jardín de infancia, que el gobierno de Biden fomente los tratamientos médicos tempranos para la disforia de género y el hecho de que los influencers de las redes sociales discutan el tema.

Los adultos preocupados están alertando sobre la falta de estudios científicos que respalden los tratamientos médicos para transexuales que alteran permanentemente la fisiología de los jóvenes y dejan sin resolver sus problemas de salud mental.

La psiquiatra de niños y adolescentes Miriam Grossman, que ha sido profesional de la salud mental durante 40 años, dijo que la industria del género se basa en las mentiras de un psicólogo con problemas.

“La persona que ideó la teoría fue el Dr. John Money, y se le ocurrió esta idea de que la biología de una persona su cuerpo, sus cromosomas— está completamente separada de su sentimiento de ser hombre o mujer”, dijo Grossman durante una entrevista el 23 de septiembre para el programa “American Thought Leaders” de EpochTV.

Grossman dijo que la industria que rodea a la ideología de género —desde las clínicas y hospitales de género hasta las banderas del orgullo transgénero y la aparición de un movimiento de derechos civiles transgénero— se basa en un concepto que nunca se demostró que fuera cierto.

“De hecho, se demostró lo contrario”, dijo. “Todo este concepto de que tener una identidad como hombre o mujer está completamente separado de tu biología se ha demostrado que es incorrecto gracias al experimento de John Money”.

Money desempeñó un papel decisivo en la creación de la primera clínica que realizaba cirugías de reasignación de género en niños y adultos, Johns Hopkins Gender Identity Clinic.

En la década de 1960, Money se propuso demostrar al mundo su teoría de la identidad de género, y el caso de estudio perfecto apareció en su oficina, dijo Grossman. Pero en lugar de eso, su teoría fue refutada, y más tarde se reveló que su teoría de género provenía de un estudio que estaba seriamente alterado.

Los gemelos canadienses

Grossman contó la historia de Janet y Ron Reimer, una pareja canadiense con dos niños gemelos que consultó a Money a mediados de los años 60 después de que uno de los gemelos, Bruce, sufriera una circuncisión mal realizada cuando tenía 8 meses que le desfiguró los genitales de forma permanente.

Tras ver a Money hablar en un programa de televisión sobre sus investigaciones, los padres pensaron que su hijo, gravemente herido, podría —como promovía Money— cambiar el sexo con el que había nacido y vivir una vida feliz como niña.

La hipótesis de Money era que los seres humanos nacen con una pizarra en blanco en términos de género.

“Les dijo a los padres que debían cambiar inmediatamente el nombre de Bruce por el de una niña, ponerle ropa de niña, decirle a todo el mundo que es una niña y no decirle nunca, jamás, la verdad sobre su nacimiento y lo que le ocurrió”, explicó Grossman.

Money aconsejó a los padres que castraran a Bruce y que los médicos le construyeran unos genitales femeninos elementales, dijo Grossman. Bruce fue rebautizado como Brenda y criado como una niña.

Sin embargo, después de muchos años de ser tratado por Money, a la edad de 10 años los gemelos se negaron a volver a verlo. Más tarde se reveló que Money abusó sexualmente de los gemelos durante sus citas. Al parecer, Bruce nunca fue feliz como niña y tuvo inclinaciones masculinas que le perturbaron durante toda su vida.

Cuando los padres finalmente revelaron la verdad a los gemelos cuando estaban entrando en la pubertad, Bruce (que en ese momento vivía como Brenda) optó por volver a vivir como varón y adoptó el nombre de David.

“Tenemos que reconocer la increíble arrogancia de un académico de alto nivel profesional —muy respetado, consumado— la arrogancia de haber tenido que explotar a esta familia para presentarla como prueba de su teoría”, dijo Grossman.

Money recibió un montón de premios durante su tratamiento de los gemelos, incluyendo 25 años de financiación continua de los Institutos Nacionales de Salud, dijo Grossman.

“Sus ideas sobre el género se institucionalizaron, se adoptaron inmediatamente dentro de todo un campo de la medicina —dentro de la salud mental, la psiquiatría— y también fuera de la medicina”, dijo.

Adoctrinamiento

Los niños han sido adoctrinados con la ideología de género de Money, y ahora la mayoría de los jóvenes no creen que haya una conexión fundamental entre la biología y el género, lo cual, según Grossman, es preocupante.

Citó una encuesta publicada en septiembre por The New York Times, según la cual más del 60 por ciento de los encuestados de 30 años o más dijeron creer que el género está determinado por el sexo biológico de una persona al nacer, pero el 61 por ciento de los encuestados de 18 a 29 años dijeron creer que la identidad de género es distinta del sexo biológico.

La diferencia entre el grupo de jóvenes y el de mayores se debe directamente a la difusión de la ideología de género, dijo Grossman. Esto se debe a que niños de tan solo 5 años han sido adoctrinados con la ideología de género de Money en las escuelas.

Epoch Times Photo
Un libro para niños transgénero en Irvine, California, el 30 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

A los niños se les dice repetidamente que la identidad de género está separada de la biología y que uno puede elegir su identidad de género, y se les presenta como un hecho de la misma manera que se les enseña a los niños que la capital de California es Sacramento, dijo.

A los niños se les dice que una persona puede elegir su propio género y que hay “cuidados de afirmación de género” disponibles para ellos si quieren convertirse en un sexo diferente.

Los “cuidados” comienzan con bloqueadores de la pubertad y luego progresan hacia las hormonas del sexo opuesto y, finalmente, a las cirugías de reasignación de sexo, momento en el que no hay lugar para que los niños cambien de opinión, dijo Grossman.

Investigadores de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville (Tennessee), publicaron un estudio en JAMA Pediatrics (de la revista Journal of the American Medical Association) e informaron de que el número de cirugías de afirmación del sexo en el pecho realizadas en Estados Unidos en adolescentes de entre 13 y 17 años —la mayoría de las cuales fueron mastectomías electivas en niñas— aumentó de 100 cirugías en 2016 a 489 cirugías en 2019, una diferencia del 389%.

Los adolescentes están cambiando constantemente y tratando de descubrir quiénes son, por lo que permitirles hacer un cambio drástico en sus cuerpos durante o antes de la pubertad está teniendo un impacto devastador en muchos jóvenes y familias, dijo Grossman.

transgender pride flag
Una persona sostiene una bandera del orgullo transgénero en Nueva York el 28 de junio de 2019. (Angela Weiss/AFP/Getty Images)

El protocolo holandés en marcha

Antes de la década de 1990, la mayoría de los que buscaban tratamiento médico para la disforia de género eran hombres de entre 30 y 40 años, dijo Grossman. Los médicos descubrieron que las hormonas y las cirugías para el sexo opuesto eran menos eficaces después de la pubertad, por lo que pensaron que si iniciaban estos tratamientos antes de la pubertad, el paciente podría tener mejores resultados en el cambio de sexo.

Los investigadores de Holanda idearon un estudio que ahora se conoce como el protocolo holandés. Solo se eligió a niños para participar en el estudio si tenían malestar con su sexo biológico desde una edad temprana y su malestar empeoraba al llegar a la pubertad. Tampoco podían tener ningún otro problema de salud mental.

“Tomaron a esos niños y les pusieron bloqueadores de la pubertad a los 12 años. Y esos bloqueadores de la pubertad nunca se habían utilizado antes con ese fin, y hasta el día de hoy, los bloqueadores de la pubertad no están autorizados ni aprobados por la FDA en ningún país para ser utilizados con la disforia de género”, dijo Grossman. Solo están aprobados para trastornos o condiciones médicas como la pubertad precoz, dijo.

Los investigadores administraron entonces hormonas del sexo opuesto a los 55 niños del estudio, y posteriormente los niños podían someterse a cirugías si lo deseaban. Hubo problemas con este estudio, incluyendo el hecho de que no había un grupo de control junto a los niños en transición, dijo Grossman.

Grossman dijo que hay muchas pruebas que sugieren que si se hubiera dejado en paz a los niños que se sentían incómodos con su sexo en la adolescencia, la mayoría de los casos de disforia de género se habrían resuelto por sí solos después de la pubertad.

“Este protocolo holandés se adoptó inmediatamente en otros países, incluso en EE.UU., como ‘esta es la solución para estos niños'”, dijo Grossman.

Rachel Levine, entonces candidata a secretaria adjunta de Salud y Servicios Humanos, testifica antes de su audiencia de confirmación del comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado, en Washington, el 25 de febrero de 2021. (Caroline Brehman/POOL/AFP vía Getty Images)

“Atención de afirmación de género”

La frase “atención de afirmación de género” es un eufemismo para los experimentos médicos radicales que están dejando a los pacientes con problemas de salud física a largo plazo, y no abordan los problemas de salud mental más importantes que tienen estos jóvenes, dijo Grossman.

“Hay que tener en cuenta, de nuevo, la manipulación del lenguaje y el uso orwelliano del mismo, cuando se utiliza el término ‘afirmación del género’. Están experimentando con el cuerpo, y la gente está pagando un precio muy alto por estos experimentos médicos”, dijo.

“La atención de afirmación de género significa que cualquiera que sea la identidad del niño, no importa la edad que tenga o las condiciones que pueda padecer, esa es su identidad y la aceptamos. La afirmamos. Y les damos el tratamiento que les gustaría recibir”, dijo Grossman.

El presidente Joe Biden y la subsecretaria de Salud y Servicios Humanos, la Dra. Rachel Levine, promueven estos tratamientos, y la mayoría de las organizaciones profesionales de EE. UU. los respaldan, lo que deja a los padres en una ardua batalla en caso de que se opongan a los deseos de sus hijos de cambiar de género, dijo Grossman.

Además, no hay suficientes estudios a largo plazo sobre el impacto de la “atención de afirmación del género” en los niños, pero hay pruebas sobre los resultados peligrosos, como quedar estéril y desarrollar coágulos de sangre, ataques cardíacos, cánceres, insuficiencia renal y menopausia temprana, dijo Grossman.

Incluso con todos los efectos adversos de la “atención de afirmación de género”, la Administración Biden está tratando de ordenar que todos los profesionales médicos participen y apoyen a los niños para que reciban este tipo de tratamientos, dijo Grossman.

Epoch Times Photo
Chloe Cole, una mujer de 18 años que se arrepiente de haberse extirpado los pechos quirúrgicamente a los 15 años, sostiene la medicación con testosterona que se utiliza para los pacientes transgénero, en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Disforia de género de inicio rápido

La clínica de género Tavistock de Londres ha visto un aumento exponencial de niños que buscan cambios de sexo, la mayoría con disforia de género de inicio rápido.

“Cuando se abrió en 1989, esa primera década del 89 al 99, tenían un promedio de 14 niños al año. Si miras los datos más recientes que están disponibles, que creo que son de 2019 a 2020, la clínica Tavistock ese año tenía 2700 niños en fila para el tratamiento de su disforia de género”, dijo Grossman.

Estos niños no cumplían los criterios del protocolo holandés porque desarrollaron la disforia de género en la adolescencia y tenían problemas de salud mental como autismo, depresión, ansiedad y traumas por abuso sexual, dijo Grossman.

“Y, sin embargo, estamos utilizando el protocolo holandés, sus conclusiones, para seguir adelante y tratar a estos niños médicamente con hormonas y cirugías que, en muchos casos, van a esterilizarlos”, dijo.

El Reino Unido y otros países europeos están reevaluando la atención a la afirmación del género, dijo Grossman, pero en Estados Unidos hay un impulso total para continuarla, con Biden y Levine instando recientemente a los adultos y a las organizaciones profesionales a afirmar la identidad de género de los niños.

“Tavistock está cerrando debido a la profunda preocupación por la seguridad de los tratamientos que se estaban proporcionando a los niños allí”, dijo Grossman. “Lugares como Suecia, Finlandia, Francia, Bélgica, están dando un giro de 180 grados en lo que respecta a la llamada ‘atención de afirmación de género’, y están diciendo que el tratamiento número uno tiene que ser el tratamiento de salud mental para estos niños”.

Estos países están diciendo “no podemos hacer esto porque no es seguro. No tenemos los datos. Estamos perjudicando a nuestros hijos. No tenemos pruebas de que estas intervenciones vayan a beneficiar realmente a los niños a largo plazo”, dijo Grossman.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.