Tomar esta bebida diariamente, podría relacionarse con cáncer de hígado en mujeres, según estudio

"Primer estudio que informa de una asociación entre la ingesta de bebidas azucaradas y la mortalidad por enfermedad hepática crónica"

Por Mimi Nguyen Ly
14 de Agosto de 2023 7:09 PM Actualizado: 14 de Agosto de 2023 7:09 PM

Las mujeres que toman bebidas azucaradas a diario parecen tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado y enfermedad hepática crónica, según un estudio reciente.

El estudio, dirigido por el Brigham and Women’s Hospital de Massachusetts, analizó los datos de casi 100,000 mujeres posmenopáusicas de entre 50 y 79 años que participaron en el estudio Women’s Health Initiative (WHI) entre 1993 y 1998 en 40 centros clínicos de Estados Unidos.

En el estudio, las mujeres informaron de su consumo habitual de refrescos y bebidas de fruta (sin incluir los zumos de fruta) y, a continuación, de la cantidad de bebidas edulcoradas artificialmente que consumían al cabo de tres años.

Los investigadores hicieron un seguimiento de los casos durante una media de 20,9 años, hasta el 1 de marzo del 2020. Observaron la incidencia de cáncer de hígado autodeclarada y las muertes por enfermedad hepática crónica, y luego verificaron esos datos a través de los historiales médicos o el Índice Nacional de Defunciones.

Los resultados mostraron que el 6,8 por ciento de las 98,786 mujeres
posmenopáusicas que bebían una o más bebidas de este tipo al día tenían un 85 por ciento más de riesgo de cáncer de hígado, y un 68 por ciento más de riesgo de muerte por enfermedad hepática crónica, en comparación con las que tomaban menos de tres bebidas de este tipo al mes.

“En las mujeres posmenopáusicas, en comparación con el consumo de 3 o menos porciones de bebidas azucaradas al mes, las que consumían 1 o más bebidas azucaradas al día tenían una mayor incidencia de cáncer de hígado y muerte por enfermedad hepática crónica”, concluyeron los autores.

“Futuros estudios deberán confirmar estos hallazgos e identificar las vías biológicas de estas asociaciones”.

Una primicia

Al presentar el estudio, los investigadores señalaron que los datos anteriores mostraban que alrededor del 40 por ciento de los pacientes con cáncer de hígado no presentaban ninguno de los factores de riesgo comunes de cáncer de hígado, como infección crónica por hepatitis B o C, diabetes tipo 2, consumo excesivo de alcohol u obesidad.

“Los estudios epidemiológicos sobre factores dietéticos y mortalidad por cáncer de hígado y enfermedades hepáticas crónicas son limitados. Por lo tanto, es importante identificar los factores de riesgo dietéticos del cáncer de hígado y la mortalidad por enfermedad hepática crónica”, escriben en su artículo.

Los investigadores querían ver si las bebidas endulzadas con azúcar o endulzadas artificialmente podrían ser un factor de riesgo para el cáncer de hígado o la enfermedad hepática crónica y señalaron que entre 2017 y 2018 más del 65 por ciento de los adultos estadounidenses consumieron bebidas endulzadas con azúcar diariamente.

Los autores también señalaron que dos estudios previos solo habían establecido una “asociación potencial” entre la ingesta de bebidas azucaradas y el riesgo de cáncer de hígado de una persona, y “ninguno de los estudios informó sobre las tasas de cáncer de hígado entre las mujeres”.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa de una asociación entre la ingesta de bebidas azucaradas y la mortalidad por enfermedad hepática crónica”, dijo en un comunicado el primer autor Longgang Zhao, de la División de Medicina de la Red Channing de Brigham.

“Nuestros hallazgos, si se confirman, podrían allanar el camino a una estrategia de salud pública para reducir el riesgo de enfermedad hepática basada en datos de una cohorte grande y geográficamente diversa”.

Se necesitan más estudios

El estudio se centró en mujeres posmenopáusicas, lo que significa que sus conclusiones no son necesariamente aplicables a otros grupos en lo que respecta a las bebidas azucaradas y las enfermedades hepáticas.

El estudio fue observacional, señalaron los autores. Como tal, no puede demostrar que el consumo de bebidas azucaradas provoque cáncer de hígado o enfermedad hepática crónica, ni por qué existe una relación.

Los autores del estudio también señalaron que se basó en datos autoinformados sobre la ingesta, el contenido de azúcar y los resultados. Esto sugiere que podría haber casos que no se notificaron, o que los informes podrían no ser del todo exactos, ya que no hay forma de verificar la ingesta real de bebidas azucaradas.

“Se necesitan más estudios para validar esta asociación de riesgo y determinar por qué las bebidas azucaradas parecían aumentar el riesgo de cáncer y enfermedades hepáticas”, reza un comunicado del Brigham and Women’s Hospital. Añadía que se necesitan más estudios para comprender mejor los mecanismos, teniendo en cuenta la información genética, los estudios preclínicos y experimentales, y una inmersión profunda en los datos biológicos.

Estos resultados amplían la preocupación existente sobre los riesgos para la salud de las bebidas azucaradas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., la ingesta habitual de este tipo de bebidas puede provocar obesidad, diabetes de tipo 2, problemas cardiacos, dolencias renales, enfermedad hepática no alcohólica, problemas dentales y gota.

El estudio se titula “Sugar-Sweetened and Artificially Sweetened Beverages and Risk of Liver Cancer and Chronic Liver Disease Mortality” (Bebidas azucaradas y edulcorantes artificiales y el riesgo de cáncer de hígado y mortalidad por enfermedad hepática crónica) y se publicó el 8 de agosto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.