Trabajador que construyó hospital de campaña en Wuhan: Estamos aislados, tratados “como prisioneros”

Por Eva Fu
14 de Abril de 2020 8:05 PM Actualizado: 14 de Abril de 2020 8:05 PM

En todo el mundo, los trabajadores de servicios esenciales están siendo reconocidos como héroes por ayudar a mantener las economías en marcha en medio de la pandemia, pero ese no es el caso en China.

Leishenshan, un hospital de campaña de emergencia con 1600 camas en Wuhan, el punto cero del brote en China, fue construido en un tiempo récord de menos de dos semanas, gracias a decenas de miles de trabajadores de construcción que arriesgaron sus vidas trabajando día y noche.

Sin embargo, apenas el hospital completó la construcción, estos trabajadores fueron rápidamente marginados de la ciudad a la fuerza, y muchos no pudieron asegurar su salario básico.

Zhang Xiongjun, un trabajador de andamios de Guangzhou, fue un ejemplo de ello. Él escribió sobre su desgarradora experiencia en la plataforma china de microblogging Weibo.

Luego de que se completara la construcción en Leishenshan, Zhang regresó a su hogar sin contrato y con 500 yuanes (USD 70.9) en efectivo por cada día que trabajó. Después de hablar con otros trabajadores de construcción, descubrió que solo le pagaban una fracción de lo que tenía derecho.

Zhang decidió volver a Wuhan y exigir su pago.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


El 8 de abril, cuando él y otros cinco trabajadores de construcción intentaron hablar por primera vez con la compañía constructora a cargo del sitio, el Tercer Buró de Ingeniería de Construcción de China, fueron rechazados.

Zhang escribió que fueron “escoltados como prisioneros”. Condujeron hasta la provincia cercana de Hunan, donde comieron.

Luego, regresaron a la oficina provincial de peticiones ubicada en Wuhan y planearon presentar quejas ante las autoridades gubernamentales sobre su compensación. Pero antes de que pudieran hacerlo, alrededor de dos docenas de personas del Tercer Buró de Ingeniería de Construcción de China los rodearon y les ordenaron agacharse en el suelo.

Zhang dijo que no estaba seguro de cómo la compañía se enteró de sus planes, pero durante las siguientes nueve horas, intimidaron a Zhang y a su grupo, negándoles el acceso a comidas o agua. Una persona se desmayó bajo el sol abrasador y se cortó la mano con un tubo de metal.

La compañía los presionó para que firmaran una carta prometiendo no mencionar nada sobre el incidente o su participación en la construcción de Leishenshan. El personal de la compañía también exigió que borraran las fotos o videos de sus teléfonos que demostraran que trabajaron en Leishenshan. Luego les ordenaron que abandonaran Wuhan.

Debido a que el grupo había estado en Wuhan, donde el brote aún es severo, ningún hotel cercano estaba dispuesto a acomodarlos. Entonces durmieron en un auto.

Durante días, “fuimos perseguidos, rechazados o puestos en cuarentena”, escribió. “Ahora somos simplemente refugiados”. Tampoco pudieron encontrar nuevos trabajos de construcción.

Después del intento fallido de buscar una compensación adecuada, Zhang escribió: “Nunca más volveré a Wuhan en esta vida”.

Zhang Xiongjun y otros trabajadores de la construcción en el Hospital Leishenshan. (Zhang Xiongjun/Weibo)

De “héroes” a personas sin hogar

Con sede en Wuhan, el Tercer Buró de Ingeniería de Construcción de China, de propiedad estatal, es una de las empresas de construcción más grandes del mundo y ha estado durante ocho años en la lista Global 500 de Fortune.

En una entrevista el 28 de marzo, Chen Weiguo, presidente de la compañía y vicesecretario del Partido Comunista, dijo a la cadena estatal CCTV que la firma alistó a más de 31,000 personas de todo el país para trabajar en el proyecto Leishenshan. Llamó a los trabajadores “héroes” y prometió entregarles un certificado honorífico a cada individuo.

Pero Zhang, quien se puso trajes protectores de cuerpo completo durante sus turnos de trabajo y se paró en el andamio para instalar baldosas de acero de color, dijo que no vio nada de eso.

“Todo lo que tenemos es una prueba de nuestra observación médica”, escribió. “No hubo certificado, ni honor, ni nada”. Una vez que se completó la construcción del hospital, los trabajadores debían aislarse, generalmente en hoteles locales que se convirtieron en centros de cuarentena, durante 14 días y tomar pruebas de diagnóstico para el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. A menudo tenían que pagar las tarifas asociadas ellos mismos.

Zhang Xiongjun y otros trabajadores de la construcción en el Hospital Leishenshan. (Zhang Xiongjun/Weibo)

Después de leer la publicación de Zhang, algunos internautas simpatizantes trataron de enviarle dinero: pequeñas cantidades de 20 (USD 2.84) a 100 yuanes (USD 14.2). Pero Zhang devolvió todo. Escribió que solo quería justicia.

Durante los últimos días, Zhang ha estado deambulando, esperando recibir noticias de la empresa constructora. Pasó las últimas noches en la acera del parque. “El cielo es mi manta y la tierra mi cama”, escribió en una publicación del 12 de abril, y agregó que había estado “privado de sueño durante días”.

“Esto es lo que recibimos los trabajadores en primera línea por arriesgar nuestras vidas”.

Las quejas sobre la falta de pago no vinieron solo de los trabajadores de construcción. En marzo, se reveló que un hospital en la provincia de Shaanxi había pagado a algunos miembros del personal directivo de tres a cuatro veces más que los trabajadores médicos de primera línea, luego de que un documento de nómina se filtrara en Internet. La disparidad provocó indignación online, y el director y el subdirector del hospital finalmente renunciaron. En una encuesta realizada por Dingxiangyuan, un foro médico chino online, solo el 12 por ciento de 1900 profesionales médicos en todo el país dijeron que recibieron una compensación especial que las autoridades chinas prometieron pagar a los trabajadores médicos que ayudan a combatir la epidemia.

Huang, un residente de la ciudad de Guizhou que se unió al equipo de trabajo de Leishenshan a mediados de febrero, dijo que estuvo en cuarentena durante más de un mes en Wuhan luego de que se terminara la construcción. En su camino de regreso a casa, pasó por la ciudad sureña de Shenzhen y nuevamente estuvo en cuarentena durante dos semanas.

“Cuando buscábamos trabajo, nos preguntaban dónde habíamos trabajado antes. Inmediatamente dijeron que no cuando dijimos que era Wuhan”, dijo a The Epoch Times. Al no tener planes, dijo que estaba “tomándolo paso a paso”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Documentos filtrados: China continúa ocultando nuevos casos en Wuhan

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.