Trabajadores de la salud de EE.UU. demandan a Beijing por acaparar suministros médicos globales

Por Janita Kan
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Un grupo de trabajadores de la salud está tratando de responsabilizar al Partido Comunista Chino (PCCh) por supuestamente acaparar equipos de protección personal (PPE) mientras los trabajadores de atención médica de primera línea están luchando contra el virus del PCCh en los Estados Unidos.

Los trabajadores de la salud están demandando al régimen chino en una demanda presentada el miércoles por The Berman Law Group en un tribunal de Florida. La demanda alega que el PCCh está comprando deliberadamente máscaras protectoras de grado médico, protectores faciales y oculares y otros equipos de protección, mientras bloquea las exportaciones de estos suministros, con el fin de vender los artículos a precios sustancialmente más altos.

La presunta acumulación ocurrió en un momento en que el régimen chino era consciente de la gravedad y la transmisibilidad del virus en las primeras etapas del brote. La demanda alega que el PCCh suprimió dicha información, censuró informes y elaboró información falsa, lo cual condujo a la propagación del virus.

Como resultado, los trabajadores de atención médica de primera línea en los Estados Unidos corrieron graves riesgos de muerte, infección y otras lesiones mientras luchan por encontrar EPP para protegerse en medio de la escasez, según la denuncia.

“Hicieron esto en enero, pero continúan haciéndolo hasta marzo y esa puede ser la parte aún más despreciable”, dijo a The Epoch Times Jeremy Alters, el estratega jefe y portavoz no abogado de la demanda de Berman Law Group. “No tienen 700 aviones de carga con máscaras y respiradores, y todas las cosas que deberían hacer para resolver el problema que causan. En cambio, nuestros trabajadores de la salud se ven afectados y mueren como resultado de ello”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Miembros del personal y voluntarios transfieren suministros médicos en el almacén de un centro de exposiciones en Wuhan, China, el 4 de febrero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Entre el 24 de enero y el 29 de febrero, China importó USD 2460 millones de cajas de envío de suministros para la prevención de epidemias, valoradas en 8210 mil millones de yuanes (USD 1158 millones), según datos recientes de aduanas chinas. Entre ellos había 2020 millones de máscaras protectoras y 25.38 millones de trajes protectores.

Durante ese tiempo, las autoridades chinas, el ministerio de asuntos exteriores del régimen y las embajadas chinas en todo el mundo intentaron movilizar a la diáspora china para ayudar a comprar bienes de todo el mundo.

En un ejemplo, el Departamento de Trabajo del Frente Unido del PCCh, una agencia dedicada a difundir la agenda del régimen dentro y fuera de China, alentó a todos los chinos en el extranjero a comprar todos los materiales médicos disponibles y enviarlos de regreso a China.

Del mismo modo, las empresas estatales chinas, las empresas con entidades gubernamentales como accionistas mayoritarios y las empresas privadas también comenzaron a obtener suministros médicos para enviar a China desde enero.

Mientras tanto, el régimen chino parecía restringir las exportaciones de EPP en medio de la pandemia. Durante una conferencia de prensa diaria del Ministerio de Asuntos Exteriores de China el 9 de marzo, un periodista preguntó si el régimen chino había prohibido todas las exportaciones de máscaras médicas y materias primas para fabricar máscaras médicas.

Geng Shuang, portavoz del ministerio, respondió: “China todavía necesita una gran cantidad de máscaras, y el suministro no puede satisfacer la demanda. En la fase actual, otros países enfrentarán dificultades cuando intenten comprar máscaras de China”. Pero Geng negó que el gobierno estuviera obligando a las empresas a dejar de exportar suministros médicos.

Trabajadoras producen mascarillas en una fábrica en Handan, China, el 28 de febrero de 2020. (AFP vía Getty Images)

El supuesto acaparamiento también ha llamado la atención de los funcionarios estadounidenses. El asesor económico de la Casa Blanca, Peter Navarro, expresó su preocupación por la conducta durante una reciente entrevista de Fox News.

Navarro dijo que China trató de “arrinconar el mercado mundial en equipos de protección personal. (…) Estaban comprando grandes cantidades de máscaras, guantes, gafas, respiradores del resto del mundo en un momento en que el mundo aún dormía con respecto a los peligros del virus”.

Los trabajadores de la salud mencionados en la queja incluyen dos médicos, dos enfermeras y un técnico quirúrgico de diferentes estados de todo el país. Dos de los demandantes han dado positivo por COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh, mientras que los otros han sido evaluados y esperan los resultados.

Alters dijo que estos demandantes que figuran en la queja representan la demanda colectiva, pero la firma ya cuenta con más de 100 médicos, enfermeras y proveedores de atención médica que se han inscrito para unirse a la demanda.

Los miembros del personal transfieren suministros médicos en un almacén de un centro de exposiciones que se convirtió en un hospital improvisado en Wuhan en la provincia central de Hubei de China el 4 de febrero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Esta no es la primera demanda colectiva que The Berman Law Group ha presentado en nombre de los estadounidenses contra el régimen chino. El mes pasado, el bufete de abogados presentó una demanda en Florida, alegando que el encubrimiento inicial de Beijing resultó en la pandemia mundial.

La demanda alega que el PCCh “sabía que el COVID-19 era peligroso y capaz de causar una pandemia, pero actuó lentamente, proverbialmente metió la cabeza en la arena y/o lo cubrió por su propio interés económico”.

“China ha fallado miserablemente en contener un virus que conocían a mediados de diciembre. Al no contener ese virus, han desatado una pandemia en el mundo que, en gran parte, podría haberse contenido si se lo hubieran contado a los proveedores mundiales de salud, a las personas que se ocupan del problema, a las personas que hubiese podido ayudar a principios de enero”, dijo Alters en una entrevista por separado.

Hubo más de 454,000 casos confirmados y 16,200 muertes en los Estados Unidos el jueves por la noche, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

“No vamos a dejar que el PCCh y la República Popular de China se salgan con la suya y perjudiquen a nuestros trabajadores de la salud que son nuestros héroes”, dijo Alters.

Nicole Hao contribuyó a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Se filtra un audio que revela la situación en Wuhan según una secretaria del PCCh

TE RECOMENDAMOS