Tramitarán demanda por difamación presentada por creador del gráfico “palo de hockey” sobre cambio climático

Por Matthew Vadum
02 de Diciembre de 2019 Actualizado: 02 de Diciembre de 2019

La Corte Suprema se negó a desestimar una demanda por difamación que el científico climático Michael E. Mann presentó hace 7 años contra National Review, después de que la revista acusara de “mala conducta” y “manipulación” de datos al inventor del famoso gráfico “palo de hockey”, que pretendía mostrar un dramático aumento de la temperatura mundial durante el medio siglo anterior.

Esto significa que la demanda, que ha estado estancada en los tribunales del Distrito de Columbia, puede admitirse ahora e iniciarse su procesamiento. El Competitive Enterprise Institute, un think tank de libre mercado, también está involucrado en el litigio del Distrito de Columbia.

El caso es importante porque pone a prueba los límites de la expresión protegida en el ámbito de los debates científicos, y a los críticos les preocupa que los tribunales de Washington, D.C. puedan permitir que un jurado en el caso imponga responsabilidad por difamación a los oradores por expresar críticas sinceras y subjetivas sobre asuntos de interés público vital. Esto, a su vez, puede intimidar a los oradores que participan activamente en el intercambio público de opiniones necesario para el autogobierno.

Si National Review pierde la demanda, un jurado podría imponerle responsabilidad por difamación al “opinar que los riesgos del cambio climático están siendo sobrevalorados por análisis estadísticos engañosos”, argumentó la revista en su petición a la Corte Suprema.

Como es costumbre, la Corte Suprema no dio razones para negar la apelación de National Review en su decisión del 25 de noviembre, pero el juez Samuel Alito dio el paso inusual de presentar una disidencia de 8 páginas explicando por qué habría aceptado escuchar el caso.

El caso plantea preocupaciones sobre la Primera Enmienda, dijo Alito, “que van al corazón mismo de la garantía constitucional de la libertad de expresión y la libertad de prensa: la protección otorgada a los periodistas y a otras personas que utilizan un lenguaje duro al criticar la defensa de la oposición en uno de los asuntos públicos más importantes de la actualidad”.

Mann, quien es un distinguido profesor de Ciencias Atmosféricas en la Universidad Estatal de Pensilvania, dijo a CNN que estaba “complacido con esta decisión casi unánime de la Corte Suprema de negar la apelación” y que estaba “esperando el juicio”.

Los críticos acusan a Mann de deshonestidad, aunque una investigación en su propia universidad no encontró ninguna infracción por su parte.

Mann “estuvo implicado en el famoso escándalo ‘Climategate’, cuando los hackers obtuvieron correos electrónicos de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia”, según el Instituto Cato. “Uno de esos emails describía el truco de la naturaleza de Mike [Michael Mann], refiriéndose al empalme de diferentes datos de temperatura para ‘ocultar el descenso’ de las temperaturas globales”.

El autor Mark Steyn, que también es acusado en el litigio de Washington, D.C., no participó en la petición a la Corte Suprema, pero señaló en su propio escrito amicus curiae que Mann afirmó falsamente que había recibido el Premio Nobel de la Paz, un hecho del cual se informó ampliamente.

“Michael Mann es una figura pública y un activista político que, en su denuncia original en este caso, afirmó falsamente haber recibido el Premio Nobel de la Paz. Esa afirmación fue eliminada después de que el Comité del Premio Nobel confirmara que no era, de hecho, un ganador del Premio Nobel”.

National Review, una publicación conservadora fundada en 1955 por William F. Buckley Jr. declaró en Internet que no tenía “ninguna intención de abandonar esta lucha; ni ayer, ni hoy, ni mañana”. Pero la publicación dijo que estaba “frustrada de que el más alto tribunal de la nación haya elegido despejar la cuestión, y por lo tanto garantizar que seguirá adelante sin fin a la vista”.

Un grupo de 21 senadores republicanos de Estados Unidos (entre ellos Mitch McConnell de Kentucky, John Cornyn y Ted Cruz de Texas, Marsha Blackburn de Tennessee, Tom Cotton de Arkansas, Josh Hawley de Missouri, Jim Inhofe de Oklahoma y Mitt Romney de Utah) habían presentado un informe amicus curiae instando a la Corte Suprema a que se hiciera cargo del caso.

“Al permitir que los jurados castiguen las declaraciones subjetivas de opinión política o científica como declaraciones de hecho difamatorias, la decisión que se presenta a continuación cerrará debates cruciales sobre asuntos de interés público”, afirmaron los senadores.

Descubre

Greta Thunberg: ¿Quién le robó su niñez? | Cambio climático

TE RECOMENDAMOS