Tras altos precios de gasolina hay problemas estructurales, inacción y políticas hostiles, dicen expertos

Por Allen Zhong
05 de Octubre de 2022 3:19 PM Actualizado: 05 de Octubre de 2022 4:28 PM

Los altos precios de la gasolina en Estados Unidos se deben a un desajuste entre la producción y el refinado de petróleo del país, a las malas políticas o la hostilidad política, y a la inacción de la administración Biden, de acuerdo a expertos y conocedores de la industria petrolera.

La inflación en Estados Unidos se ha mantenido alta desde que en marzo el Índice de Precios al Consumo (IPC) anual alcanzó el 8.5%, el nivel más elevado desde 1981.

El dramático aumento de los precios de la energía ha llamado especialmente la atención.

Entre mayo y agosto, los precios de la energía subieron entre un 20% y un 40% interanual.

El presidente Joe Biden y los demócratas han propuesto diferentes soluciones a los elevados precios de la energía, entre ellas un impuesto extraordinario para las compañías petroleras, exigir a las gasolineras que reduzcan los precios, imponer una prohibición de las exportaciones de petróleo y permitir a los países comprar petróleo ruso con un límite de precio.

Sin embargo, expertos y conocedores de la industria petrolera dicen que la mayoría de esas medidas propuestas no funcionarán o no bajarán los precios de la gasolina en Estados Unidos de forma permanente.

Michael Wirth, presidente y director general del gigante petrolero estadounidense Chevron, rechazó la idea de gravar los beneficios de las compañías petroleras.

“Los impuestos sobre los beneficios extraordinarios ya se han probado antes en este país. Estos no lograron el objetivo deseado. Es bastante básico que si se quiere más de algo, se tiende a no gravarlo. Si se quiere menos de algo, se le ponen impuestos”, dijo Wirth durante una entrevista con CNN el 13 de septiembre.

Prohibición de exportaciones de petróleo podría ser desastrosa

Mientras la inflación se dispara, los demócratas han pedido a la Casa Blanca que imponga una prohibición a las exportaciones de petróleo. Pero los expertos y el dueño de una refinería advirtieron que esto no reducirá los precios de la gasolina y puede traer resultados desastrosos.

Las exportaciones de crudo de Estados Unidos han aumentado desde el año 2011 y la disminución de las importaciones de petróleo durante el mismo período de tiempo hizo que las importaciones netas de crudo disminuyeran.

A su vez, la mayor parte del petróleo en el reciente aumento de las exportaciones es petróleo dulce ligero, que también se conoce como “petróleo de esquisto”, y las refinerías de Estados Unidos fueron diseñadas para refinar crudo pesado, también conocido como petróleo convencional, declaró el vicepresidente senior de la American Energy Alliance, Dan Kish, a The Epoch Times.

Según un análisis de la Reserva Federal de Dallas, a finales de noviembre de 2021, Estados Unidos exportaba una media de 3 millones de barriles diarios de crudo dulce ligero e importaba más de 6 millones de barriles diarios de crudo más pesado de Canadá y otros proveedores extranjeros.

Las refinerías estadounidenses no tienen capacidad para procesar el crudo que se exporta, según los autores del análisis.

Aunque Estados Unidos prohíba las exportaciones de petróleo, que en su mayoría son de petróleo de esquisto, es imposible que las refinerías actualicen sus instalaciones para refinar el petróleo de esquisto tras décadas de hostilidad política contra la industria petrolera.

Actualizar las instalaciones significa que las refinerías tienen que invertir miles de millones de dólares y obtener permisos adicionales relacionados con las emisiones.

Es una tarea imposible bajo la administración Biden, dijo Kish.

“Ellos convirtieron el negocio de los combustibles fósiles en Norteamérica en el enemigo del pueblo, por eso los precios siguen subiendo”, dijo a continuación.

John Catsimatidis, presidente y consejero delegado del Grupo Red Apple, en su oficina de Nueva York el 27 de septiembre de 2022. (Adhiraj Chakrabarti para The Epoch Times)

John Catsimatidis, un multimillonario que también es propietario de una refinería de petróleo, tiene una opinión similar.

“¿Por qué debería alguien gastar mil millones, dos mil millones, tres mil millones, si no está seguro de la política del país en el que vas a hacer negocios en los próximos cinco y diez años? Porque uno tiene que rentabilizar la inversión. Entonces, esta es la forma en que Estados Unidos tiene éxito, la forma en que las empresas tienen éxito, si uno tiene confianza en Washington, si uno tiene confianza en la administración de que si gastan mil millones de dólares o dos mil millones de dólares, vaya a haber un retorno de esta inversión”, dijo Catsimatidis a The Epoch Times.

Kish advirtió que una prohibición de las exportaciones de petróleo tendría resultados desastrosos.

“Si se prohíben las exportaciones, lo que ocurriría es que acabaríamos con cantidades interminables de petróleo en la costa del Golfo. El petróleo no podría ser utilizado eficazmente por nuestras refinerías. Para hacer que esas refinerías acepten ese tipo de petróleo, tendríamos que invertir enormes cantidades de dinero que harían subir el precio de la gasolina y el gasóleo en el combustible de los aviones”, añadió.

Las dos mayores compañías petroleras de Estados Unidos, Exxon Mobil y Chevron, ya han expresado sus objeciones a la propuesta de prohibición de las exportaciones de petróleo.

“El riesgo en una acción como esa tiene consecuencias imprevistas, y de hecho, Estados Unidos es tanto exportador como importador de productos. Una prohibición de las exportaciones corre el riesgo de tomar suministros que se necesitan en otras partes del mundo y reducirlos, lo que puede hacer subir los precios del petróleo, lo que a su vez puede afectar al precio de las importaciones en este país”, respondió Wirth a la petición de prohibir las exportaciones de petróleo de la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, y de los demócratas del Congreso.

El CEO de Exxon, Darren Woods, también rechazó la petición de prohibir las exportaciones de petróleo en una carta dirigida al Departamento de Energía, citando las mismas razones, informó The Wall Street Journal.

Los únicos que se beneficiarían temporalmente de una prohibición de las exportaciones de petróleo son las refinerías especializadas en el refinado de crudo dulce ligero, según la Reserva Federal de Dallas.

Así mismo, “a medida que el precio del crudo de producción nacional disminuye y el almacenamiento se llena, no pasará mucho tiempo antes de que algunos productores nacionales de petróleo dejen de ser rentables y cesen sus operaciones”, se lee en el análisis.

Biden suspende las infraestructuras críticas

En su primer día en la Casa Blanca, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva para revocar el permiso del presidente Donald Trump para el oleoducto Keystone XL.

Este resultó ser uno de los movimientos más fatales para la seguridad energética de Estados Unidos y la estabilidad del precio del gas, porque Canadá es una de las fuentes más importantes del crudo convencional que la mayoría de las refinerías estadounidenses pueden manejar y el oleoducto Keystone XL era lo que necesitaba para transportarse el crudo canadiense.

“El oleoducto Keystone XL iba a suministrar unos 800,000 barriles al día de petróleo canadiense y unos 100,000 barriles al día de petróleo de Dakota del Norte, que es el petróleo adecuado [petróleo pesado]”, dijo Kish.

Millas de tuberías sin usar, del oleoducto Keystone XL, se encuentran en un lote, el 14 de octubre de 2014 en las afueras de Gascoyne, Dakota del Norte. (Andrew Burton/Getty Images)

Lo lógico, si el gobierno de Biden pretende bajar los precios de la gasolina, es aumentar los suministros de petróleo desde Canadá y Alaska, que son los que funcionan en las refinerías estadounidenses.

Tanto Catsimatidis como Kish señalaron que el oleoducto de Alaska es clave para aumentar rápidamente el suministro de petróleo, ya que puede transportar 2.1 millones de barriles al día, pero actualmente solo mueve 500,000 barriles diarios.

“Este está vacío en sus tres cuartas partes”, dijo Kish.

Catsimatidis también hizo hincapié en que para bajar los precios de la gasolina en Estados Unidos, la clave es “abrir Norteamérica”.

“Si nosotros abrimos América del Norte a más crudo, somos capaces de producir entre 20 y 21 millones de barriles diarios con Canadá”, agregó. “¿Por qué estamos mendigando a Arabia Saudita, a Rusia, a Irán y a Venezuela otros 100,000 barriles diarios cuando los tenemos aquí en Norteamérica? Nadie puede entender por qué Washington está haciendo eso”.

Otra medida fallida contra el suministro de petróleo de Norteamérica por parte de la administración Biden es la prohibición de nuevos arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras federales, que también producen un tipo de crudo necesario para el mercado nacional.

La prohibición fue levantada por una corte de apelación estadounidense en agosto.

Kish dijo que un posible compromiso podría ser que el gobierno de Biden aumente los suministros de petróleo de Canadá y Alaska y destine la capacidad extra solo al uso doméstico.

Por su parte, Catsimatidis cree que si Biden abre la producción de petróleo en Norteamérica, la inflación bajarrefineria deá junto con los precios de la energía y la Reserva Federal podría no necesitar tomar las medidas de halcón.

Entonces la economía estadounidense podría evitar una recesión.

“Del petróleo se hace el fertilizante que afecta a los alimentos; del petróleo, el gasóleo hace funcionar nuestras fábricas, el gasóleo hace funcionar nuestros camiones que reparten a los supermercados. Eso es lo que está generando el aumento del costo, si el precio del crudo baja porque usted [Biden] lo abre, ¿adivine qué? Dentro de 90 días, todo lo demás bajará”, dijo Catsimatidis.

Durante este período, la Reserva Federal debe ser paciente.

“Durante COVID, tuvimos cuidado de no utilizarlo para destruir el país. Pues bien, ahora mismo están destruyendo el país”, dijo Catsimatisdis refiriéndose a las recientes alzas de tasas de interés por parte de la Reserva Federal.

Cuestionan la intención de Biden

Kish advirtió que la peor situación aún no ha llegado para los consumidores estadounidenses, ya que los inventarios de energía se agotan y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) propone recortar la producción.

La OPEP y su alianza están considerando recortar la producción e su reunión en persona en Viena el miércoles, informó Reuters.

Biden puede arreglar los altos precios de la gasolina a los que se enfrentan los consumidores estadounidenses, sugirieron Kish y Catsimatisdis, pero solo si está dispuesto a hacerlo.

Ellos dudan que Biden tenga realmente la intención de bajar los precios de la gasolina.

“Si una persona mira desapasionada y objetivamente este asunto y dice ‘nos gustaría bajar los precios para los estadounidenses’, iríamos a ver dónde están los problemas e intentaríamos resolverlos”, dijo Kish. “Eso no es lo que estamos haciendo en absoluto. De hecho, es justo lo contrario. Estamos cerrando refinerías. Estamos dificultando que las refinerías operen aquí. Estamos deslocalizando nuestra capacidad de refinado a otros lugares, tanto India como China han estado construyendo refinerías como locos”.

A Catsimatisdis le preocupa que la intención del gobierno de Biden sea promover una “increíble transición” de los combustibles fósiles a los vehículos eléctricos, como sugirió Biden en mayo.

“En lo que respecta a los precios de la gasolina, estamos atravesando una increíble transición que, si Dios quiere, cuando termine, seremos más fuertes y el mundo será más fuerte y menos dependiente de los combustibles fósiles cuando esto termine”, dijo Biden.

Catsimatisdis dijo que la idea es “una locura”.

“Hay que reírse de ella porque es una locura. No tenemos los minerales para fabricar las baterías”, dijo.

A él le preocupa que la agenda de Biden lleve a los estadounidenses por un camino peligroso.

“Yo doy la bienvenida a la nueva tecnología. Pero tal vez uno lo haga a lo largo de 30 o 40 años y asegúrense de que funciona antes de dejar todo lo demás fuera de juego (…) para luego descubrir que no funciona”, advirtió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.