Tratamientos para niños transgénero crean pacientes “de por vida”: Médico de Alabama

Por Matt McGregor
14 de Abril de 2022 11:05 AM Actualizado: 14 de Abril de 2022 11:05 AM

Tras una oleada de debates sobre la racionalidad de los menores que reciben tratamiento médico para cambiar de sexo, un médico de Alabama habla sobre los efectos a largo plazo de las alteraciones farmacéuticas y quirúrgicas y cómo pueden convertir a un niño en “un paciente de por vida”.

Patrick Lappert, cirujano plástico de Lappert Skin Care en Alabama, se pronunció a favor del proyecto de ley 184 del Senado estatal en los comités del Senado y la Cámara. El proyecto de ley convierte en delito grave que los médicos traten a menores, definidos en la ley estatal de Alabama como cualquier persona menor de 19 años, con procedimientos transgénero farmacéuticos y quirúrgicos, y conlleva una sentencia de hasta 10 años de prisión.

La gobernadora Kay Ivey promulgó el proyecto de ley el 8 de abril, afirmando que los niños deben estar protegidos de “medicamentos y cirugías radicales que alteran la vida cuando se encuentran en una etapa tan vulnerable de la vida”.

La legislación fue criticada por la administración del presidente Joe Biden, que declaró su apoyo a que los niños tengan acceso a estos tratamientos para evitar que, según la administración, se suiciden.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que los legisladores, “que están contemplando estos proyectos de ley discriminatorios, han sido notificados por el Departamento de Justicia y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de que las leyes y políticas que impiden la atención que los profesionales de la salud recomiendan para menores transgénero pueden violar la Constitución y la ley federal”.

Lappert le dijo a The Epoch Times que los defensores de la transición de género dirán que está mal no tratar a los niños con terapia de afirmación de género porque no tratarlos lleva al suicidio.

Sin embargo, esos defensores, dijo Lappert, están ignorando el hecho de que el tratamiento históricamente exitoso a los niños que experimentan disforia de género (la sensación de que la propia identidad de género no es la que se asignó al nacer) tiene una tasa de éxito del 92 por ciento si se sigue al niño desde que es pequeño hasta la edad adulta.

‘El floreciente negocio de las clínicas de género’

Solía ser que solo el 0.02 por ciento de todos los niños se identificaban a sí mismos con el sexo opuesto, dijo Lappert, y de esos pocos menores, más del 80 por ciento eran niños.

En los últimos siete años, ha habido un aumento del 5000 por ciento en el diagnóstico de disforia de género, y ahora, más del 60 por ciento de los nuevos diagnósticos son mujeres adolescentes o adultas jóvenes, dijo.

“Se presenta a una edad más avanzada y principalmente involucra a niñas, así que eso es lo primero que hay que entender al respecto”, dijo. “Otra cosa que hay que entender al respecto es el método de tratamiento que comienza con la transición social”.

Anteriormente, el tratamiento involucraba terapia cognitiva familiar e individual, dijo, lo que resultó en una tasa de éxito del 92 por ciento.

Esta es la tasa de éxito contra la cual se debe juzgar el nuevo modelo de afirmación, dijo.

Pero actualmente, solo se permite un método de tratamiento, dijo Lappert. Se llama atención de afirmación y se brinda a través de lo que Lappert describió como “el floreciente negocio de las clínicas de género”.

“Ese es otro punto importante que hay que señalar aquí”, dijo. “Hace apenas 10 años, sólo había cinco clínicas de género en todo Estados Unidos. Ahora, hay unas 57”.

El cuidado de la afirmación en sí comienza con la afirmación social, que según Lappert parece calmar las ansiedades del niño porque afirma que el niño ha identificado correctamente su género.

Esa afirmación prepara al niño para posteriores intervenciones terapéuticas, dijo Lappert.

A los niños que están en una etapa previa a su pubertad se les ofrece la esperanza de que su ansiedad desaparezca con los mensajes de afirmación de género que implican cambiar sus nombres, pronombres y ropa.

“Parece haber resuelto el problema porque el niño se siente mejor, pero también lo preparan para anticipar que cuando llegue la pubertad, se le pondrán bloqueadores de la pubertad”, dijo. “Entonces, cuando el niño comienza a manifestar signos de pubertad, provocará una ansiedad renovada”.

En ese momento, el niño, y los padres, han sido preparados para buscar bloqueadores de la pubertad, dijo.

“Ese es otro punto importante a destacar aquí”, dijo. “Los padres son tan víctimas de esta idea como el niño. Los padres son víctimas de la  idea de que la afirmación es el único curso de tratamiento”.

Los medicamentos que bloquean la pubertad estaban destinados a tratar la pubertad precoz, que es una condición de secreciones hormonales anormalmente altas. Ese no es el caso de los niños que se identifican como transgénero, que exhiben secreciones hormonales normales.

“Lo que se hace es bloquear la señalización hormonal normal que gestiona prácticamente todos los procesos de desarrollo del niño en crecimiento”, dijo.

Esto incluye el crecimiento y la densidad del esqueleto, la masa muscular, la coordinación neuromuscular, el funcionamiento mental ejecutivo superior, como el desarrollo psicológico y emocional, y la maduración sexual, dijo.

“Todas estas cosas se detienen, y los proveedores de la medicación insisten en que el punto importante del bloqueo de la pubertad es presionar el botón de pausa, dándole al niño tiempo para desarrollarse emocionalmente para que pueda participar en la toma de decisiones”, dijo. “Esa es una mentira evidente porque ahora has bloqueado el desarrollo psicológico con la droga”.

A partir de ahí, dijo, casi el 100 por ciento de los niños a los que se les prescriben bloqueadores de la pubertad proceden luego a tomar hormonas de sexo cruzado en las clínicas de género, lo cual, según Lappert, se debe a que en ese momento los niños son más pequeños, con un desarrollo mental inmaduro, lo que contribuye a un sentimiento de separación de sus compañeros.

“Así que llegarán a creer que realmente son diferentes, y exigirán hormonas para ambos sexos porque quieren madurar, y esto viene con sus propias consecuencias”, dijo.

Lappert dijo que es común ver problemas con el síndrome metabólico, la diabetes, el aumento de peso por la dosis alta de estrógeno, trastornos de ira agresivos y riesgos elevados de eventos trombóticos, como coágulos de sangre en el cuerpo que pueden desprenderse y causar un ataque cardíaco trombótico o un accidente cerebrovascular.

“Además, existen riesgos a largo plazo para el joven adulto, ya que básicamente se le está castrando químicamente y haciéndole dependiente de por vida de estas altas dosis de hormonas”, afirma Lappert.

Esta vida de altas dosis de hormonas puede conducir a niveles elevados de presión arterial y colesterol, obesidad y malignidad, dijo.

¿Se puede revertir esto?

La probabilidad de que los efectos de los bloqueadores de la pubertad a corto plazo sean reversibles depende de qué tan corto sea el plazo, dijo Lappert.

“Realmente no lo sabemos porque este es un experimento público”, dijo. “Nadie conoce los efectos a largo plazo del bloqueo de la pubertad en niños sanos. Conocemos los efectos a largo plazo del bloqueo de la pubertad en niños con pubertad precoz, y no son insignificantes, pero es un riesgo aceptable porque puede haber consecuencias médicas significativas por no bloquear la pubertad en un niño con una pubertad precoz”.

El autodiagnóstico de un niño

También está el tema de la fuente del diagnóstico, dijo, que es el niño.

Debido a que los niños no tienen un alto funcionamiento ejecutivo, no se les permite hacer cosas como votar y comprar alcohol, dijo, pero en este caso se les permite dar su propio diagnóstico para el tratamiento médico que, según él, es irreversible.

“Y de paso, cabe recalcar que ni el pediatra, ni el endocrinólogo pediátrico, ni el cirujano plástico hacen nada para confirmar o refutar un diagnóstico que fue hecho por un niño”, dijo.

Es la palabra del niño, dijo, lo que impulsa las intervenciones.

“Así que tienes a una niña en la clínica de género desde los 5 años, ahora con 18, presentada a un cirujano plástico para que le haga una mastectomía, una niña que ha estado con bloqueadores de la pubertad durante dos años, hormonas de sexo cruzado durante cuatro años, todo basado en el diagnóstico de un niño”, dijo.

El diagnóstico no se basa solo en las palabras de un niño, sino en un niño que, según los informes, sufre ansiedad y tendencias suicidas, dijo.

“Como cirujano plástico, no le daría un formulario de consentimiento a nadie que me dijera que tiene tendencias suicidas”, dijo. “¿Por qué? Porque, por definición, son incompetentes para dar su consentimiento”.

Mientras tanto, los padres están dando su consentimiento bajo coacción porque les dicen que el único curso de tratamiento es hacer la transición de sus hijos, dijo, o hay un 41 por ciento de posibilidades de que se suiciden.

“Eso no es libre albedrío”, dijo. “Ese no es un proceso de consentimiento válido. No me importa quién eres. Y, sin embargo, aceptarán el diagnóstico de un niño confirmado por un trabajador social que está conduciendo a una manipulación hormonal y una cirugía irreversibles. Dime que eso no es mala praxis”.

Empuje publicitario

Todo esto es impulsado, dijo, por una campaña de propaganda impulsada por organizaciones políticamente activas que invierten dinero y literatura en las escuelas a través de lo que llamó “empuje publicitario”, que se dirigen al paciente, pero no al médico.

El paciente ve el comercial y luego le pregunta a su médico sobre el medicamento.

“Bueno, básicamente la literatura que se entrega a los maestros de escuela, enfermeras y trabajadores sociales equivale a publicidad de atracción ideológica”, dijo. “La literatura de género es esencialmente publicidad atractiva para esta industria, y hay una enorme cantidad de fondos de la industria farmacéutica que se canaliza a través de las universidades”.

Acción legal

Dos médicos del Children’s Hospital of Alabama en la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) demandaron a la gobernadora Ivey, argumentando (pdf) que la SB 184 viola “garantías constitucionales de igual protección y debido proceso, inmiscuyéndose de manera inadmisible en el derecho fundamental de los padres a obtener la atención segura, eficaz y médicamente necesaria para sus hijos”.

La Dra. Morissa Ladinsky, una de las demandantes, fue citada en un comunicado de prensa emitido por la organización activista LGBT Human Rights Campaign.

“Al firmar la SB 184, la gobernadora Ivey les ha dicho a las familias amables, amorosas y leales de Alabama que no pueden quedarse sin negarles a sus hijos la atención médica básica que necesitan”, dijo Ladinisky. “Ha socavado la salud y el bienestar de los niños de Alabama y ha puesto a médicos como yo en la terrible posición de elegir entre ignorar las necesidades médicas de nuestros pacientes o correr el riesgo de ser enviados a prisión”.

‘Sentido común’

Eric Johnston, un abogado del Instituto de Derecho del Sudeste que ayudó a redactar una de las versiones del proyecto de ley, le dijo a The Epoch Times que la UAB admitió en su testimonio ante los comités estatales que estaban prescribiendo los tratamientos farmacéuticos transgénero, pero no los procedimientos quirúrgicos, y que, si Ivey no hubiera firmado el proyecto de ley, la cirugía habría sido el siguiente paso al “ser más aceptable”.

Johnston calificó como un paso de “sentido común” la aprobación de Ivey al proyecto de ley.

“No se opera a los niños para cambiarles el sexo porque piensen que han nacido en el cuerpo equivocado”, dijo Johnston. “Pueden tomar esa decisión cuando sean adultos”.

En respuesta a las acusaciones de que el proyecto de ley es discriminatorio y lleno de odio, Johnston dijo: “No se trata de odio”.

“Se trata de amor y compasión por los niños pequeños”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.