Tres diplomáticos de EE. UU. son detenidos cerca de sitio de pruebas militares ruso

Por Isabel van Brugen
17 de Octubre de 2019
Actualizado: 17 de Octubre de 2019

Tres diplomáticos estadounidenses fueron sacados de un tren y detenidos brevemente en el noroeste de Rusia cerca de un sitio de pruebas militares, donde al menos cinco trabajadores murieron en agosto después de que una misteriosa explosión liberara radiación

La noticia fue difundida por la agencia estatal rusa de noticias Interfax, que informó que los tres diplomáticos estadounidenses fueron detenidos el 14 de octubre al llegar a la ciudad de Severodvinsk, que tiene una población de 183.000 habitantes.

La ciudad fue noticia en agosto cuando su radiación se disparó después de una explosión que, según las autoridades rusas, tuvo lugar durante una prueba de motores de cohetes. La agencia nuclear estatal de Rusia, Rosatom, dijo que cinco de sus trabajadores nucleares murieron en el accidente que involucró a “fuentes de energía isotópicas”.

Mientras que la embajada de Estados Unidos indicó que los diplomáticos estaban en el país en viaje oficial, y que habían obtenido la documentación adecuada del Ministerio de Defensa ruso para hacerlo, el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo que los tres diplomáticos estaban “obviamente perdido”, ya que habían dado una ciudad diferente como destino final.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo a Fox News: “Los diplomáticos estadounidenses estaban en viaje oficial y habían notificado debidamente a las autoridades rusas de su viaje”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso dijo en un comunicado que los diplomáticos tenían la intención de visitar la ciudad de Arkhangelsk, y que “terminaron en camino a Severodvinsk”, que se encuentra a unas 34 kilómetros de distancia.

“Estamos listos para darle a la Embajada de Estados Unidos un mapa de Rusia”, agregó el ministerio.

Según la emisora rusa REN-TV, los tres diplomáticos fueron detenidos después de que las autoridades soviéticas llevaran a cabo un control de los pasajeros de trenes a su llegada a Severodvinsk, y descubrieron que no podían presentar documentos para viajar a la región, informó Fox News.

Los tres estaban a punto de abordar un tren hacia la aldea de Nenoksa, cerca del lugar de pruebas militares rusas. Ambas regiones requieren que los extranjeros obtengan un permiso de las autoridades antes de entrar, reportó The New York Times.

No se ha revelado el motivo del viaje de los diplomáticos.

Las agencias rusas dijeron que los tres diplomáticos han sido liberados desde entonces, pero se considera que han violado la ley rusa al viajar a una zona militar restringida, y podrían enfrentar cargos administrativos, reportó The Guardian.

Aunque poco se ha dicho sobre la explosión del 8 de agosto cerca del Mar Blanco, Rosatom señaló que el combustible del cohete se incendió después de la prueba, provocando su detonación y que la explosión arrojó a varias personas al mar.

“Las búsquedas continuaron mientras había esperanza de encontrar sobrevivientes”, dijo la agencia de noticias Interfax.

No hubo más detalles sobre el tipo de cohete o combustible.

En una declaración separada, Rosatom dijo que el accidente ocurrió durante la ingeniería y el apoyo técnico de “fuentes de energía isotópicas” en un sistema de propulsión líquida.

El Ministerio de Defensa informó inicialmente que la radiación de fondo seguía siendo normal después del incidente, pero la agencia meteorológica estatal de Rusia dijo que los niveles de radiación en la cercana ciudad de Severodvinsk habían aumentado hasta 16 veces.

*****

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS