Trump acaba de convertirse en el primer presidente de EE. UU. en pisar Corea del Norte

Por Melanie Sun – La Gran Época
30 de Junio de 2019 Actualizado: 30 de Junio de 2019

Donald J. Trump se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en pisar Corea del Norte después de cruzar la línea de demarcación en la Zona Desmilitarizada (DMZ) y ser recibido por el líder norcoreano Kim Jong Un.

El gesto, que, sorprendió a muchos expertos políticos, fue calificado por el presidente surcoreano Moon Jae-in como “verdaderamente histórico” y que marca una muestra de respeto sin precedentes de la creciente amistad entre Estados Unidos y Corea del Norte.

El extraordinario acontecimiento tuvo lugar el 30 de junio cuando Trump visitó Corea de regreso desde la cumbre del G-20.

El presidente Donald Trump cruza hacia el lado norte de la Línea de Demarcación Militar que divide a Corea del Norte y Corea del Sur, mientras el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, observa en el Área Conjunta de Seguridad (JSA) de Panmunjom, en la Zona Desmilitarizada (DMZ), el 30 de junio de 2019. BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images.

Kim, con la mirada relajada, dijo a través de un intérprete que había venido a ver a Trump porque estaba “dispuesto a poner fin al desafortunado pasado” y que si no fuera por las “excelentes relaciones entre nosotros dos” esta oportunidad no hubiera sido posible.

Trump había expresado un sentimiento similar diciendo que su relación personal con Kim seguía siendo fuerte.

“Hay un buen presentimiento, solo siento que tenemos una muy buena relación, los dos. No sé más allá de nosotros dos, pero podemos hablar por nosotros y ver cómo va todo”.

Después de un breve paseo por Corea del Norte, Trump caminó con Kim de regreso a Corea del Sur, donde el presidente surcoreano Moon Jae-In saludó a Kim, y los tres líderes entraron a la “Casa de la Libertad”, también conocida como “Casa de la Paz”, en el Área de Seguridad Conjunta en la aldea de Panmunjom.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un (centro I), se reúne con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (C), mientras que el presidente de Estados Unidos Donald Trump (centro D) los observa, en sur de la Línea de Demarcación Militar que divide a Corea del Norte y Corea del Sur, en la Zona Conjunta de Seguridad (JSA) de Panmunjom de la Zona Desmilitarizada (DMZ), el 30 de junio de 2019. BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images.

Trump y Kim tuvieron una reunión bilateral que duró más de 45 minutos.

“Es un gran día para el mundo”, dijo Trump.

Trump también expresó el domingo por la mañana que “rendiría respeto a los soldados” durante esta visita a la zona desmilitarizada.

Agradeció a Kim por haber respondido a su mensaje en Twitter, diciendo que existía el riesgo de que Kim rechazara su invitación a reunirse, en cuyo caso habría quedado muy mal frente a los medios de comunicación.

El líder de Corea del Norte Kim Jong Un (I) y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dan la mano durante una reunión en el lado sur de la Línea de Demarcación Militar que divide a Corea del Norte y Corea del Sur, en el Área Conjunta de Seguridad (JSA) de Panmunjom en la Zona Desmilitarizada (DMZ), el 30 de junio de 2019. BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images.

Trump también agradeció a Kim por invitarlo a cruzar la línea hacia Corea del Norte.

“Me enorgullezco de haber traspasado el tiempo, quiero agradecerte (…) fue un momento muy histórico”.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre cambios en las sanciones a Corea del Norte, Trump señaló: “Las sanciones permanecen, pero en algún momento durante las negociaciones las cosas pueden cambiar”.

El Tweet

Kim dijo a los periodistas que quedó “sorprendido” al ver el sábado en Twitter el mensaje del presidente invitándolo a reunirse en la frontera.

Añadió que aceptó la invitación como “una expresión de su voluntad [de Trump]” de trabajar hacia un nuevo futuro, y que sería un gran honor que Trump visitara la capital de Corea del Norte, Pyongyang.

Los dos líderes han intercambiado una serie de cartas personales a lo largo del proceso diplomático destinado a desnuclearizar y estabilizar la península coreana, con Kim comentando que la última carta de Trump contenía “excelente contenido”, reportó KCNA el 23 de junio.

Kim elogió la carta de Trump pocos días después de reunirse con el líder del régimen chino Xi Jinping. Ambos líderes discutieron la situación política que rodea a la península coreana, según los medios de comunicación estatales de Corea del Norte.

Bonnie Glaser, analista asiática del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo al periódico conservador de Corea del Sur Chosun Ilbo: “Después de meses de estancamiento en las negociaciones y poco contacto entre Estados Unidos y Corea del Norte, parece que hay algunas maniobras diplomáticas en marcha”.

“Aún no está claro si la visita de Xi a Pyongyang tuvo algo que ver, o si hay otros factores en juego”, agregó.

Hacia una paz duradera

Anteriormente, el domingo, Trump criticó de nuevo los informes de “Fake News”, diciendo que no habían informado sobre cómo había cambiado la zona desmilitarizada desde la cumbre de Singapur en junio de 2018, antes de la cual existía un “gran conflicto”.

“Es día y noche”, dijo. “Corea del Norte y Corea del Sur están en mejores condiciones que hace dos años y medio”.

Luego añadió: “En casa piensan que soy un ‘belicista’ duro. Pensaron que, al elegirme, en el primer año (de mandato) estaríamos en la Tercera Guerra Mundial”.

“En mi opinión, si el presidente Obama, o alguien como el presidente Obama… hubieran hecho algo así, honestamente creo que estarían en guerra con Corea del Norte”.

La zona desmilitarizada -una franja de tierra de 257 kilómetros de largo y 40 kilómetros de ancho- fue creada como un amortiguador entre el Norte y el Sur en el armisticio de 1953 que puso fin a los combates en la Guerra de Corea.

Mientras las dos Coreas continúan técnicamente en guerra, Kim y Moon firmaron la Declaración de Panmunjom el 27 de abril de 2018, marcando su intención de lograr una paz “permanente” y “sólida” en la península coreana. El acuerdo histórico también incluía un acuerdo para la desnuclearización de toda la península.

Antes de firmar la declaración, Kim había invitado a Moon a cruzar la línea de demarcación de la zona desmilitarizada. Moon devolvió el gesto que Kim aceptó, convirtiéndose en el primer líder norcoreano que puso un pie en Corea del Sur desde la Guerra de Corea de 1950-53.

La guerra en la Península Coreana se cobró la vida de 36.574 estadounidenses que lucharon para evitar la propagación del comunismo a través de Corea, empujados por la Unión Soviética y el Partido Comunista Chino (PCCh). Más de 100.000 estadounidenses también resultaron gravemente heridos y 7702 siguen desaparecidos en acción, según la Agencia de Contabilidad de Defensa POW/MIA.

Al final de la Guerra de Corea se estimaba que las víctimas en el lado chino fueron de más de un millón. Corea del Sur perdió alrededor de un millón de civiles y 217.000 militares después de que Kim Il Sung, abuelo de Kim Jong Un, ordenara la invasión del sur. Corea del Norte perdió aproximadamente 600.000 civiles y 406.000 militares en el conflicto armado.

******************************

A continuación:

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS