Trump advierte sobre la amenaza del “socialismo radical” en su mitin de reelección

El presidente dijo que los avances logrados desde su elección podrían ser revertidos por las políticas socialistas adoptadas por los candidatos demócratas para el 2020
Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
20 de Junio de 2019 Actualizado: 20 de Junio de 2019

El presidente Donald Trump lanzó oficialmente su candidatura a la reelección para el 2020 el 18 de junio, y le dijo a una multitud de partidarios apasionados en Florida que las próximas elecciones serán una decisión entre el socialismo radical adoptado por el partido demócrata y su agenda de la libertad, y el sueño americano.

El presidente celebró el auge de la economía y advirtió que una votación para cualquier demócrata borraría el progreso logrado desde 2017. Haciendo eco de algunas de las promesas de campaña de la mayoría de los candidatos demócratas, apuntó al “Medicare para todos”, la propuesta socialista del cuidado de la salud abiertamente respaldada por todos los principales candidatos demócratas, excepto Joe Biden.

“Más de 120 demócratas en el Congreso también se han inscrito para apoyar la loca propuesta de gobierno en la salud dada por Bernie Sanders”, dijo Trump. “Quieren terminar con Medicare tal como lo conocemos y terminar el seguro de salud privado de 180 millones de estadounidenses que aman su seguro de salud”.

Estados Unidos nunca será un país socialista, nunca”, agregó el presidente. “Los republicanos no creen en el socialismo, nosotros creemos en la libertad, y usted también”.

El vicepresidente Mike Pence y los miembros principales de la campaña de Trump describieron previamente las elecciones de 2020 como una opción entre el socialismo y la libertad. Con la excepción de Sanders (Independiente de Vermont) y Beto O’Rourke, los principales candidatos demócratas se han distanciado de la etiqueta socialista. Sin embargo, continúan respaldando políticas socialistas como ‘Medicare para todos’ y el ‘Green New Deal’. Un par de candidatos demócratas, ambos con menos del 1 por ciento, fueron abucheados después de denunciar el socialismo en una reciente conferencia demócrata.

Todos los candidatos demócratas a las elecciones presidenciales que están en más del 1 por ciento, han aprobado ‘Medicare para todos’ y el ‘Green New Deal’. Las dos políticas socialistas de economía controlada costarían a los contribuyentes estadounidenses un estimado de USD 125 billones en la próxima década; todo el gasto proyectado para el gobierno de los Estados Unidos en los próximos 10 años es de USD 60 billones. Más allá del costo, cada propuesta prácticamente cedería el control del sector de la salud y la energía al gobierno.

“No importa qué etiqueta utilicen, un voto para cualquier demócrata en 2020 es un voto para el aumento del socialismo radical y la destrucción del sueño americano”, dijo Trump.

“Ellos quitarán tu libertad de expresión, usarán el poder de la ley para castigar a sus oponentes, lo que están tratando de hacer ahora de todos modos; siempre están tratando de protegerse a sí mismos. Despojarán a los estadounidenses de sus derechos constitucionales mientras inundan al país con inmigrantes ilegales con la esperanza de que amplíen su base política, y tengan votos en algún momento en el futuro”.

Antes de mencionar una larga lista de logros, el presidente dedicó una parte importante del discurso a subrayar cómo funcionó su administración bajo la intensa presión de la investigación de Robert Mueller, abogado especial. Trump sugirió que la investigación fue el resultado de que su gobierno asumiera el establecimiento político en Washington, al cual se refiere como “el pantano”.

“Y es por eso que el pantano está luchando con tanta maldad y violencia. Durante los últimos dos años y medio hemos estado bajo asedio, y con el informe de Muller ganamos y, ahora, quieren volver a hacerlo”.

“Nuestro movimiento patriótico ha estado bajo ataque desde el primer día. Logramos más que cualquier otro presidente en los primeros dos años y medio de una presidencia, y en circunstancias en las que ningún presidente ha tenido que lidiar antes, porque lo hicimos en medio de la gran e ilegal ‘cacería de brujas’, cosas que nadie ha podido lograr, ni siquiera un poco”.

Mueller concluyó su investigación en marzo y no encontró pruebas suficientes para establecer que Trump se confabuló con Rusia. Después de que el informe de Mueller se hiciera público, los demócratas en el Congreso incrementaron su investigación sobre Trump, así como sobre su familia, sus negocios anteriores, sus asociados y el personal actual y anterior de la Casa Blanca.

“Atravesamos la mayor ‘cacería de brujas’ en la historia política. La única colusión fue cometida por los demócratas, los medios de comunicación falsos y sus agentes, y las personas que financiaron el expediente falso: Hillary Clinton y el DNC [Comité Nacional Demócrata]. Todo fue un intento ilegal de anular los resultados de la elección, espiar nuestra campaña, que es lo que hicieron, y subvertir nuestra democracia”.

Mientras que Mueller investigó a Trump, las investigaciones paralelas dirigidas por los republicanos en el Congreso descubrieron que la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, y el DNC financiaron un expediente de investigación contra la oposición que el FBI utilizó como evidencia para obtener una orden para espiar la campaña de Trump. Un exespía británico compiló el expediente mediante el pago a fuentes vinculadas al Kremlin. Ninguna de las afirmaciones del expediente que fueron perjudiciales para Trump y sus asociados se han verificado.

“Persiguieron a mi familia, a mi negocio, a mis finanzas, a mis empleados, a casi todos los que he conocido o con los que he trabajado, pero realmente están persiguiéndolos a ustedes. De eso se trata, no de nosotros, se trata de ustedes”, dijo Trump.

“Trataron de borrar su voto, borrar su legado de la campaña y la elección más grande probablemente en la historia de nuestro país, y querían negarle el futuro que ustedes exigieron y el futuro que América merece y que ahora América tiene”, agregó.

La administración emergió de la investigación con una formidable lista de logros. Trump señaló el próspero mercado de trabajo. Estados Unidos ha agregado seis millones de empleos desde que Trump asumió el cargo. Dijo que casi 160 millones de estadounidenses están trabajando actualmente, el mayor número en la historia de los Estados Unidos, mientras que los salarios crecen al ritmo más rápido en décadas, especialmente para los trabajadores con salarios bajos.

El presidente también celebró la reactivación del sector manufacturero, atacando a Biden, quien se desempeñó como vicepresidente bajo Barack Obama. En comentarios sobre trabajos de manufactura, Obama dijo una vez que uno necesitaría una “varita mágica” para hacer que los trabajos regresen.

“Bueno, le diremos a ‘Sleepy Joe’ que encontramos la varita mágica”, bromeó Trump, utilizando su apodo para Biden.

“Nuestra economía es la envidia del mundo, quizás la economía más grande que hemos tenido en la historia de nuestro país”, dijo Trump. “Y mientras mantengas a este equipo en su lugar tendremos un tremendo camino por recorrer. Nuestro futuro nunca se ha visto más brillante o más agudo”.

En el escenario mundial Estados Unidos se convirtió en el mayor productor de petróleo y gas natural. Trump también cumplió sus promesas de campaña sobre abandonar la Asociación Transpacífica, el acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear de Irán. Refiriéndose a su desafío al socialismo, Trump señaló la lucha de la administración contra los regímenes comunistas en América del Sur.

“En América Latina, nuestro país una vez más se opone a los regímenes comunistas y socialistas corruptos, y apoyamos al pueblo de Cuba y Venezuela en su lucha justa por la libertad”, dijo.

A lo largo del discurso, el presidente a menudo cambió el enfoque hacia los estadounidenses que representa y los que lo eligieron en 2016. Describió su sorprendente victoria electoral en 2016 como una campaña política que se transformó en un movimiento político.

“Es un movimiento formado por patriotas trabajadores que aman a su país, aman su bandera, aman a sus hijos y creen que una nación primero debe de cuidar a sus propios ciudadanos. Juntos contemplamos un establecimiento político corrupto y roto, y restauramos el gobierno de, por y para el pueblo “.

El presidente emitió las críticas más duras hacia los demócratas, al abordar su falta de voluntad para resolver la crisis fronteriza. Trump describió la agenda fronteriza de los demócratas como “moralmente reprensible” y dijo que es “la mayor traición de la clase media estadounidense”.

“A medida que luchamos para mejorar la vida de todos los estadounidenses, el Partido Demócrata se ha vuelto más radical, más peligroso y más desquiciado que en cualquier momento de la historia moderna de nuestro país. En ningún tema los demócratas son más extremos y más depravados que cuando se trata de la seguridad fronteriza”, dijo Trump.

Entre las promesas que logrará su administración si fuera reelegido, Trump dijo que arreglaría el sistema de atención médica, le daría a los padres la opción de elegir la escuela, y rescataría las ciudades del interior paralizadas por décadas por el control demócrata.

“Propondremos la cura a muchos, muchos problemas, muchas, demasiadas enfermedades incluyendo el cáncer y otros, y nos estamos acercando todo el tiempo. Erradicaremos el SIDA en Estados Unidos de una vez por todas, y estamos muy cerca”, dijo Trump. “Pondremos las bases para el aterrizaje de astronautas estadounidenses en la superficie de Marte y, sobre todo, nunca dejaremos de luchar por los valores que nos mantienen unidos”.

En uno de los momentos más escandalosos, la multitud de simpatizantes aplaudió su aprobación para el nuevo eslogan de la campaña, “Mantengan a Estados Unidos grande”. La audiencia ofuscada también cantaba “¡enciérrala!”, cuando Trump volvió a tocar el tema de Clinton sobre el uso de un servidor de correo electrónico no autorizado.

“Pero veamos qué pasa, ahora tenemos un gran fiscal general. Veamos qué pasa.”

El Presidente concluyó el discurso de 70 minutos volviendo a centrar la atención en los votantes.

“Así que nunca olviden, esta elección es sobre ustedes. Se trata de su familia, su futuro y el destino de su país. Comenzamos nuestra campaña con el mejor registro, los mejores resultados, la mejor agenda y la única visión positiva para el futuro de nuestro país”, dijo Trump.

“Somos un solo movimiento, un solo pueblo, una familia y una nación gloriosa bajo Dios. Y juntos volveremos a hacer rico a Estados Unidos, haremos que Estados Unidos sea fuerte nuevamente, haremos que Estados Unidos sea seguro nuevamente y haremos que Estados Unidos sea grande nuevamente”.

***

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS