Trump llegó a Bruselas para la cumbre de la OTAN

24 de Mayo de 2017 Actualizado: 24 de Mayo de 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump prosigue su primera gira internacional este miércoles en Bruselas en la cumbre de la Alianza Atlántica, en la que se reunirá con el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron  y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan.

Acompañado de su esposa Melania, el mandatario estadounidense será recibido en el aeropuerto por el primer ministro belga Charles Michel.

Enseguida, la pareja será trasladada al Palacio Real, donde será recibida por el rey Felipe y la reina Matilda de Bélgica, antes de una reunión de trabajo entre Trump y Michel.

El jueves por la mañana el mandatario estadounidense se reúne -en la sede del Consejo Europeo- con los presidentes de esa institución, Donald Tusk y de la Comisión Europea (CE) Jean-Claude Juncker.

A la cita trilateral se sumarán la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini y el presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani.

Los líderes europeos pretenden abordar con Trump la implementación del acuerdo de París sobre el cambio climático, amenazado por la Casa Blanca.

El gobernante estadounidense dejará las instituciones de la UE sin hablar con la prensa y se dirigirá a la nueva sede de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que será inaugurada en esta cumbre.

Mientras, Melania Trump y los cónyuges de los demás mandatarios acompañarán a la pareja del primer ministro belga, Amélie Derbaudrenghien al Museo Magritte, a una tienda de marroquinería de lujo y al Invernadero de Laeken, antes de concluir con un almuerzo en el Palacio Real, en compañía de la reina Matilda.

Terrorismo

La capital belga, que lleva más de dos años en el segundo nivel de alerta más elevado por la posibilidad de atentado terrorista ha activado su dispositivo máximo de protección policial para garantizar la seguridad en los dos días en que los 29 jefes de Estado y de gobierno de la Alianza circularán por sus calles.

Se desplegarán más de cuatro mil policías federales y municipales, que tendrán el apoyo de efectivos de Luxemburgo y Holanda, países que mantienen con Bélgica un acuerdo de cooperación en seguridad en el marco de su asociación Benelux.

La policía holandesa se encargará de prevenir la presencia de drones en el perímetro de seguridad.

Algunas estaciones de metro permanecerán cerradas y la circulación tanto de vehículos como de transeúntes será interrumpida a partir de esta tarde en la región de la OTAN, del Palacio Real, de la Plaza de Museos y en varias calles del barrio europeo de Bruselas, donde se sitúan las instituciones de la Unión Europea.

Las autoridades locales llevan una semana instando a la población a evitar cualquier desplazamiento innecesario esos dos días, principalmente en coche.

Ningún vehículo podrá permanecer aparcado en el perímetro de seguridad, que se ha demarcado con barricadas y alambre de púas, mientras que los indigentes que suelen ocupar la región han sido desalojados.

Protestas

La visita de Trump también estará marcada por una serie de protestas en su contra en las calles de Bruselas, empezando por la marcha “Trump not welcome” (“Trump no es bienvenido”), que espera reunir a diez mil personas esta tarde.

Diversas organizaciones no gubernamentales y plataformas ciudadanas se unieron para la iniciativa “dirigida contra Trump y su gobierno de millonarios” y a favor de “la paz y la oposición a las aventuras militares, de la preservación del planeta, la defensa de los derechos humanos y el combate contra el sexismo y las discriminaciones”.

Los participantes están invitados a portar el “pussy hat”, la gorra rosa con orejas de gato utilizada por los manifestantes de la “Marcha de la Mujeres”, en Estados Unidos, que marcó los primeros días de la presidencia Trump.

Amnistía Internacional (AI) por su parte promete participar con una armada de “estatuas de la libertad” en la protesta a fin de “enviar un claro mensaje de que rechazamos las políticas de odio y miedo” promovidas por Trump.

El jueves los activistas vuelven a reunirse, esa vez delante de la sede de la OTAN, para reclamar la extinción de la organización militar transatlántica.

En el interior del edificio, los 29 aliados estarán tratando del aumento de sus gastos en Defensa al dos por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB).

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS