Trump: Honduras y El Salvador serían los siguientes países en firmar acuerdo de inmigración

Por Ivan Pentchoukov
28 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Poco después de supervisar la firma de un acuerdo de asilo con Guatemala en la Oficina Oval el 26 de julio, el presidente Donald Trump dijo a los reporteros que espera firmar pronto acuerdos similares con Honduras y El Salvador.

Antes del pacto con Guatemala, Trump ya había asegurado la ayuda de México para enfrentar la crisis migratoria. En ambos casos, el presidente utilizó la amenaza de aranceles para obligar a las dos naciones a cooperar, sugiriendo que la opción de una amenaza arancelaria está sobre la mesa al tratar con Honduras y El Salvador.

“Tenemos otros grandes países que también se registrarán”, dijo Trump.

Cuando se le preguntó más tarde si esperaba llegar a acuerdos similares con Honduras y El Salvador, Trump respondió: “Sí, lo creo”.

Los migrantes de Guatemala, México, El Salvador y Honduras representan el 74 por ciento de los casos en los tribunales de inmigración estadounidenses. Además de los migrantes originarios de estos países que continúan llegando a los Estados Unidos, los cuatro territorios sirven como el principal corredor de tránsito para los migrantes de más de 200 naciones que viajan a los Estados Unidos.

Como resultado, la cooperación de las cuatro naciones es crucial para detener el flujo de migrantes en la frontera de los Estados Unidos con México, especialmente durante un tiempo en que los demócratas en el Congreso continúan negándose a trabajar con la administración Trump en la legislación para corregir los vacíos legales en el sistema de inmigración de los Estados Unidos. El presidente dijo que los acuerdos con Honduras y El Salvador podrían llegar “muy pronto”, sugiriendo que su diplomacia internacional podría terminar abordando una crisis que en gran parte se percibe como un problema interno bajo el ámbito del Congreso.

El pacto con Guatemala requiere que los migrantes de Honduras y El Salvador presenten sus solicitudes de asilo y esperen las decisiones de sus casos en Guatemala. Aquellos que no lo hagan serán enviados de regreso a México una vez que sean detenidos en la frontera de EE.UU. con México. Si bien los detalles de la implementación no están claros, el acuerdo puede evitar técnicamente que la gran mayoría de los migrantes de Honduras y El Salvador viajen y permanezcan en los Estados Unidos. Los migrantes de El Salvador y Honduras constituyen más de un tercio de las reclamaciones totales en los tribunales de inmigración de los Estados Unidos.

Trump calificó el acuerdo con Guatemala de “histórico” y dijo que sería “excelente” para ambos países. El presidente señaló que el acuerdo allanará el camino para la inversión en Guatemala y la expansión del programa de visas para trabajadores agrícolas.

“Hoy, estamos enviando un mensaje claro a los traficantes de personas de que están acabados. Estamos invirtiendo en el futuro de Guatemala, la seguridad de los migrantes y sus familias”, dijo Trump. “Protegeremos los derechos de las personas con reclamos legítimos, y terminaremos con el abuso generalizado del sistema y la crisis paralizante en nuestra frontera”.

El secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, y el ministro del Interior de Guatemala, Enrique Degenhart, firmaron el acuerdo en la Oficina Oval mientras Trump observaba.

Guatemala se alejó brevemente del acuerdo a principios de este mes. Trump respondió con amenaza de imponer tarifas, aumentar las tarifas de los pagos de remesas o imponer una prohibición para viajar. Con cualquiera de las medidas que representan una amenaza de paralizar su economía, Guatemala firmó el acuerdo días después.

Si bien es demasiado pronto para decir qué impacto tendrá el acuerdo con Guatemala, la asistencia que México está brindando ya está teniendo un impacto sustancial en el flujo de migrantes. Según McAleenan, las detenciones en la frontera sudoeste se redujeron en un 20 por ciento en junio y en un 22 por ciento en julio luego del compromiso de México de usar a la Guardia Nacional para interceptar y disuadir a los migrantes que cruzan su territorio.

La administración Trump también recientemente amplió la política del Protocolo de Protección al migrante (MPP) para cubrir toda la longitud de la frontera. Bajo el MPP, que requiere la cooperación de México, algunos migrantes que buscan ingresar a los Estados Unidos serán enviados de regreso a México para esperar la resolución de sus casos.

“Entonces, el total de 43 por ciento es gracias al esfuerzo del gobierno de México y la implementación de nuestros Protocolo de Protección al Migrante en toda la frontera”, dijo McAleenan.

El gobierno de México dijo el 27 de julio que ayudaría a Honduras a crear 20.000 empleos este año y a apoyar a sus productores de café mientras los dos países buscan frenar la migración a los Estados Unidos. El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y su homólogo hondureño, Juan Orlando Hernández, se comprometieron a trabajar juntos para elevar la prosperidad en América Central, donde la pobreza y la violencia han alimentado el éxodo de personas del norte.

Al igual que Guatemala, México selló el acuerdo de cooperación con los Estados Unidos después de que Trump amenazara con imponer aranceles cada vez más agobiantes a los productos mexicanos. A principios de su presidencia, Trump impuso aranceles a algunos de los aliados y adversarios más grandes de Estados Unidos a pesar de la oposición nacional e internacional. Estas medidas contra China, Canadá y la Unión Europea son ahora un factor para que cualquier líder tendrá en cuenta sobre si Trump está mintiendo cuando amenaza con imponer nuevas tarifas.

En el caso de Guatemala, los Estados Unidos negoció durante meses antes de que Trump utilizara la amenaza de los aranceles para llevar el acuerdo a la línea de meta.

“Este es un día muy importante”, dijo. “Hace mucho que trabajamos con Guatemala y ahora podemos hacerlo de la manera correcta”.

En respuesta a algunos de sus críticos nacionales, el presidente guatemalteco Jimmy Morales dijo en las redes sociales que el acuerdo evade “sanciones drásticas… muchas de ellas orientadas a golpear fuertemente la economía, como gravámenes a las remesas que diariamente envían nuestros hermanos, así como, la imposición de aranceles a nuestros productos de exportación y restricciones migratorias”.

Video relacionado

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS