Trump y la inmigración: ¿Es posible la construcción del muro?

11 de Noviembre de 2016 Actualizado: 11 de Noviembre de 2016

Cuando Donald Trump asuma como presidente de Estados Unidos el próximo 20 de enero, contará con la discrecionalidad suficiente como para dar forma, dramáticamente y por su cuenta, a la política sobre inmigración.

Mientras es cierto que Trump necesitaría del congreso estadounidense para asignar fondos con miras a financiar su mayor promesa de campaña con la construcción del muro a lo largo de la frontera sur, puede actuar en solitario en otras áreas, tal como lo ha hecho el presidente Barack Obama, decidiendo cómo reforzar la ley inmigratoria.

El presidente cuenta con mucha autoridad ejecutiva y discrecionalidad para reforzar la ley conforme lo desee’, explica David Leopold, abogado de inmigración y ex presidente de la Asociación Americana de Abogados dedicados a la Inmigración (American Immigration Lawyers Association). ‘Existe mucha discrecionalidad en el refuerzo de la inmigración’.

De qué forma puede actuar Trump sin consultar

(Foto: Sandy Huffaker/Getty Images)(Foto: Sandy Huffaker/Getty Images)
(Foto: Sandy Huffaker/Getty Images)

En entrevistas con el medio The Daily Signal, Leopold y otros expertos describieron el modo en que Trump podría actuar sobre muchas de las promesas que ha hecho a criterio de optimizar la política inmigratoria de los Estados Unidos.

Trump, Melani, McConnellTrump puede tomar acciones inmediatamente sin consultarlas, empezando por la cancelación del programa de Arribos Diferidos de Infantes (DACA, por sus siglas en inglés), que ha permitido contar con protección ante deportaciones y permisos de trabajo para 800 mil inmigrantes que fueron traídos ilegalmente a EE.UU. cuando eran niños.

El programa en cuestión garantiza protección por dos años, luego de lo cual los beneficiarios pueden volver a aplicar. Los nuevos aplicantes aún deben exigir protección del programa DACA a través de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos (USCIS).

‘Una de las preguntas es si acaso Trump recortaría inmediatamente a DACA, o si permitirá que el programa se diluya, de tal suerte de que, al expirar la protección de las personas, él no permita que se produzcan renovaciones’, refiere Faye Hispman, analista de políticas en el Instituto de Políticas Migratorias (Migration Policy Institute). ‘USCIS aún continúa recibiendo aplicaciones de personas que se presentan por primera vez, de forma que la segunda alternativa de Trump podría tener lugar de manera ordenada’.

[insert page=’trump-presidente-como-piensa-cambiar-ee-uu’ display=’template-relacionadas.php’]

Trump incluso podría cancelar permanentemente un programa más amplio -también creado por Obama, como el anterior-, que ha hecho a las personas más elegibles para la protección de DACA, y extender status legal para incluir a los padres de ciudadanos estaounidenses o residentes legales. La Corte Suprema ha bloqueado ese programa.

Adicionalmente, Trump -si así se lo propone- está en capacidad de modificar las prioridades del Departamento de Seguridad Interior, a criterio de a quién o a quiénes se decide deportar.

La Administración Obama consultó a la agencia de seguridad que controla las deportaciones, Immigration and Customs Enforcement (ICE), para que concentre sus recursos en aquellos que son considerados como una amenaza para la seguridad pública, o bien han sido sentenciados previamente por delitos -en general, delitos menores o contravenciones.

Otras prioridades para la deportación incluyen a individuos que han sido sentenciados por múltiples contravenciones menores, y a recién llegados que arribaron al país ilegalmente después del 1 de enero de 2014.

(Foto: David McNew/Getty Images)
(Foto: David McNew/Getty Images)

‘Ahora mismo, el modo en que la Administración Obama está tratando el tema, a menos que Usted sea una priodidad, no iremos inmediatamente tras sus pasos. Trump puede modificar ese criterio’, explica Theresa Cardinal Brown, directora de política inmigratoria en el Centro Político Bipartidista (Bipartisan Policy Center) -Brown también a oficiado como consultora de políticas en el Departamento de Seguridad Interior.

Luego de exigir deportaciones masivas a inicios de su campaña, Trump ha retrocedido en tales afirmaciones, declarando que enfocaría la aplicación de las leyes para aquellos inmigrantes con antecedentes criminales.

‘Ahora mismo, la seguridad de fronteras es una de las cinco cuestiones prioritarias que Trump intentará componer desde el inicio’, recuerda Jessica Vaughan -del Centro para Estudios sobre Inmigración (Center for Immigration Studies).

‘Eso incluye tomar en propia mano la labor de las agencias de inmigración, y ordenarles que continúen haciendo su trabajo conforme a la ley. No quiero decir con esto que se verán cambios drásticos inmediatos. Pero hay muchas cosas que la Administración Trump puede hacer, a su manera, para restaurar el control en la política inmigratoria’.

Buscando asistencia en el congreso

Trump necesitaría la cooperación del congreso en su propuesta principal, esto es, en la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur, con México.

El mecanismo de seguridad de fronteras que el congreso podría apoyar podría no venir en la forma de ladrillos y argamasa descripto por Trump, pero podría tratarse de una reja de mayor extensión.

Los expertos en inmigración dicen que Estados Unidos ha invertido miles de millones de dólares en trabajos recientes para cercar un tercio de la frontera.

El próximo presidente ya ha probado que tiene el temple necesario para completar el trabajo.

En 2006, el congreso (bajo control republicano) aprobó el Acta para una Cerca Segura (Secure Fence Act), la cual autorizó 700 millas de enrejado adicional a lo largo de la frontera con México. El presidente George W. Bush firmó la ley.

Sin embargo, su Administración luego presionó para una enmienda al proyecto, para dotar al gobierno de la discrecionalidad necesaria para determinar qué tipo de enrejado sería el apropiado en numerosos sectores de la cerca, dependiendo de restricciones ambientales y relativas al uso de tierras.

Como resultado de la enmienda, la mayoría del enrejado construido como resultado de la ley ha consistido en barreras contra vehículos -diseñadas para detener a vehículos pero no a personas- y en una reja simple para peatones. La ley original convocaba a la inserción de un enrejado doble. Intentos posteriores de los republicanos para implementar rejas de doble cobertura, fracasaron.

‘Dependiendo de qué tipo de infraestructura desea, Trump probablemente ya cuenta con la autorización para hacerlo’, dijo Brown. ‘El solo necesita que el congreso destine los fondos’.

De igual manera, el congreso deberá aprobar los fondos para otra propuesta significativa de Trump: triplicar la cifra de agentes de ICE que se concentran en la deportación de inmigrantes que residen ilegalmente en el país.

Brown señala que los costos de personal ya representan entre un 80 y un 90% de los presupuestos de ICE y de Protección de Fronteras y Aduanas (CBP), la agencia que, operativamente, resguarda las fronteras.

La patrulla fronteriza, mientras tanto, ha enfrentado desafíos vinculados a mandatos impuestos por el congreso.

Los republicanos en el congreso que comparten las posiciones duras de Trump en materia inmigratoria dicen que le dan la bienvenida a sus planes, aún cuando ciertamente representarán un altísimo costo en dinero.

‘Parece ser que la conferencia republicana evalúa que hemos tenido una elección histórica, casi se diría sísmica, de tal suerte que existe un mandato para hacer las cosas bien en materia inmigratoria’, dijo a The Daily Signal el Representante Dave Brat (Republicano por Virginia). ‘Era uno de los grandes temas de Trump, y uno que más he evaluado en lo personal. Así es que, en efecto, vale la pena el dinero invertido. Mire Usted a Francia y Alemania. Si Usted no asegura sus fronteras, pierde todo el país’.

El Vocero de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (Republicano, Wisconsin) -quien se reunió con Trump el jueves- recibió la consulta de Bret Baier (Fox News), al respecto de si respaldaba la construcción de un muro. Pero Ryan se comprometió simplemente a hablar de ‘barreras físicas’.

‘Estoy a favor de asegurar la frontera’, dijo Ryan. ‘Y creo que uno necesita contar con barreras físicas en la línea fronteriza. Me remitiré a los expertos en temas fronterizos, para evaluar la mejor manera de asegurar la frontera’.

El Senador por la Mayoría, Mitch McConnell (Republicano, Kentucky), se ha mostrado menos explícito en lo que hace al apoyo a la construcción de un muro. Al comunicarse ante los periodistas el miércoles, McConnell dijo que no respondería preguntas directas acerca de su respaldaría o no la propuesta de campaña de Trump sobre el muro.

‘No voy a ir hacia el pasado, ni a revivir eventos del pasado’, dijo. ‘Tenemos un nuevo presidente. Me gustaría verlo comenzar de forma positiva. Creo que deberíamos mirar hacia adelante y no hacia atrás, relanzando los numerosos debates que hemos tenido internamente con los Demócratas durante el año pasado’.

Al ser consultado nuevamente, McConnell agregó: ‘La seguridad fronteriza es importante. Creo que aún nuestros amigos Demócratas se dan cuenta de que no hemos hecho un buen trabajo con eso. Consolidar la seguridad fronteriza es algo que creo debería ser prioritario en la lista’.

Pero, a pesar del control republicano de la Cámara de Representantes y el Senado, los planes de seguridad fronteriza de Trump necesitarán aprobación del congreso, y éstos, a su vez, recibirán el rechazo de los Demócratas. En el senado, los Demócratas aún tienen el poder para ejercer maniobras de filibusterismo para bloquear la legislación.

‘Si el cumplimiento de la ley es su empuje primario, los Demócratas se opondrán a ello, a no ser que la legalización sea parte de la conversación legislativa’, dijo Brown. ‘Ha habido “tomas y dacas” en materia inmigratoria durante años’.

Más propuestas de Trump

Junto con sus promesas más prominentes, Trump también ha convocado a reprimir a las denominadas ciudades santuario, que limitan su cooperación con autoridades federales de inmigración.

Trump podría retener los fondos federales para tales ciudades, pero necesitaría respaldo del congreso para hacerlo. El presidente electo no ha limitado sus planes de cara a la inmigración ilegal. Donald Trump ha dicho que reduciría los niveles de la inmigración ilegal, un paso que -nuevamente- requerirá aprobación del palacio legislativo.

Y Trump dijo, asimismo, que suspendería la inmigración desde naciones que se muestran ‘comprometidas con el terrorismo’, aún cuando no ha aclarado a qué países consideraría para tal medida.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS