Trump ordena banderas a media asta por las víctimas de los tiroteos de Texas y Ohio

Por EFE
04 de Agosto de 2019 Actualizado: 04 de Agosto de 2019

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó este domingo que todas las banderas en edificios federales del país ondeen a media asta “en respeto solemne” por las víctimas de los dos tiroteos masivos de este fin de semana en Texas y Ohio, y que dejaron 29 muertos y decenas de heridos.

“Nuestra nación llora con aquellos cuyos seres queridos fueron asesinados en los trágicos tiroteos de El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, y compartimos el dolor y el sufrimiento de todos aquellos que fueron heridos en estos dos ataques sin sentido”, dijo Trump en una proclamación divulgada por la Casa Blanca.

“Condenamos estos actos odiosos y cobardes”, agregó el mandatario.

Trump pasó el fin de semana en su residencia privada de Bedminster, en Nueva Jersey, y se espera que regrese a Washington esta tarde.

Oficiales de policía investigan un tiroteo masivo en un Walmart en El Paso, Texas, EE.UU., el 4 de agosto de 2019. EFE/EPA/LARRY W. SMITH

Las banderas en edificios federales en todo el país se mantendrán a media asta hasta el próximo 8 de agosto.

Estados Unidos vivió un trágico fin de semana con dos tiroteos masivos en menos de 24 horas, primero en El Paso, Texas, donde murieron 20 personas y luego en Dayton, Ohio, en el que fallecieron 9 más.

Terrorismo doméstico

Las autoridades federales de EE. UU. aseguraron este domingo que están tratando la investigación del tiroteo que el sábado dejó al menos 20 muertos en un centro comercial El Paso (Texas), ciudad fronteriza con México, como un caso de “terrorismo doméstico” y “delito de odio”.

El fiscal del distrito de El Paso, Jaime Esparza, anunció que buscará la “pena capital” para el hombre acusado de la matanza, que además dejó por lo menos 26 heridos.

“Estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico, y vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y segura”, indicó John Bash, fiscal federal para el distrito oeste de Texas, quien compareció junto a Esparza en rueda de prensa.

Previamente, los investigadores habían apuntado a un posible vínculo del sospechoso de la masacre de El Paso, Patrick Crusius, con un manifiesto publicado en internet en el que se critica “la invasión hispana de Texas”.

Crusius, de 21 años, se encuentra detenido en la cárcel del condado de El Paso.

Texas es uno de los estados que cuenta con pena de muerte, por lo que la sentencia podría conllevar la ejecución del acusado.

El Paso es ciudad fronteriza con México con cerca de 700.000 habitantes, y según datos del Censo, más del 80 % de la población es de origen hispano.

El centro comercial donde se produjo el tiroteo se encuentra muy cerca de la frontera con México, y es muy popular entre los ciudadanos mexicanos como lugar de compra durante los fines de semana.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó tres ciudadanos entre los fallecidos y al menos seis entre los heridos.

En el segundo tiroteo, registrado hoy en Dayton (Ohio), menos de 24 horas después del ataque similar en El Paso, el tirador fue abatido en el acto.

En una comparecencia en el lugar de los hechos, el asistente del jefe de policía Matt Carper dijo que varios agentes llegaron casi inmediatamente y abatieron al atacante.

***

Descubre:

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS