Trump se convierte en el primer presidente en asistir a un acto de la “Marcha por la Vida”

Por Petr Svab
25 de Enero de 2020
Actualizado: 25 de Enero de 2020

WASHINGTON – El presidente Donald Trump, pronunció un discurso en el acto provida de la “Marcha por la Vida” en Washington el viernes. Fue el primer Presidente en hacerlo.

El discurso de 13 minutos se enfocó en el apoyo de Trump al movimiento provida y a la comunidad religiosa en general. También destacó las acciones de su administración en este sentido, incluyendo el recorte de algunos fondos federales para los proveedores de aborto.

“Cuando vemos la imagen de un bebé en el vientre, vislumbramos la majestad de la creación de Dios,” dijo Trump.

La Marcha por la Vida ha sido una manifestación anual desde 1974, celebrada por primera vez en el primer aniversario de Roe vs. Wade, una decisión de la Corte Suprema que impidió que los estados impusieran la mayoría de las restricciones al aborto que existían anteriormente. Uno de los objetivos de la manifestación ha sido el de anular la decisión.

Los presidentes Ronald Reagan, en 1987, y George W. Bush, en 2008, se dirigieron a la manifestación por teléfono. Trump pronunció un discurso por satélite desde el jardín de rosas de la Casa Blanca en 2018 y envió a los asistentes un mensaje de vídeo en 2019. Esta vez, sin embargo, fue la primera vez que un presidente habló en persona.

“Los niños no nacidos nunca han tenido un defensor más fuerte en la Casa Blanca”, dijo Trump.

Los defensores provida marchan hacia el edificio de la Corte Suprema de los Estados Unidos en la 47ª Marcha Anual por la Vida en Washington el 24 de enero de 2020. (Roberto Schmidt/AFP vía Getty Images)

Entre las medidas que Trump tomó contra el aborto se encuentra el restablecimiento de la política de la Ciudad de México, que bloquea la ayuda extranjera a organizaciones no gubernamentales que realizan o promueven el aborto como una forma de planificación familiar. La política fue puesta en marcha por Reagan, pero fue rechazada por los presidentes demócratas y luego reinstaurada por los republicanos.

Trump también hizo que el Departamento de Salud y Servicios Humanos reinterpretara las reglas del Título X para que se “prohíba el uso de los fondos del Título X para realizar, promover, derivar o apoyar el aborto como método de planificación familiar” y requiere “una clara separación financiera y física entre las actividades del Título X y las que no lo son”.

Como resultado, Planned Parenthood, el proveedor de servicios de aborto más grande del país, declaró que ya no utilizará los fondos del Título X, renunciando a un estimado de 60 millones de dólares en fondos anuales de los contribuyentes.

“Esperamos todas las bendiciones que vendrán de la belleza, el talento, el propósito, la nobleza y la gracia de cada niño estadounidense,” dijo Trump en las últimas frases dirigiéndose a la multitud de decenas de miles en el Capitolio.

defensores provida marchan en la 47ª Marcha Anual por la Vida en Washington el 24 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Asistentes

Katie García, una estudiante de primer año de la universidad, viajó al acto desde Nueva Orleans.

“No hay nada sobre el aborto que sea ético”, dijo, explicando que solo se convenció completamente de oponerse al aborto después de asistir a la manifestación el año pasado, especialmente después de ver imágenes de fetos abortados.

Katie García asiste a la 47ª edición anual de la “Marcha por la Vida” en Washington el 24 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Dijo que muchas personas vinieron a la manifestación en apoyo a la reelección de Trump, pero dijo que ella y otras personas con las que viajó no vinieron con ese propósito. “Si eso es lo que trae a la gente aquí hoy, más poder para ellos. Eso trae más gente para crear conciencia”, dijo.

Jessy Suverino, un estudiante de posgrado, asistió a la manifestación por su creencia “en que los no nacidos merecen tener la oportunidad de nacer algún día”.

“Siempre he creído que todo el mundo merece poder vivir”, comentó.

“Estamos aquí para proteger a los indefensos”, dijo Keiley Falcon, una estudiante de secundaria.

Jessy Suverino (izq.) y Keiley Falcon asisten a la 47ª edición de la “Marcha por la Vida” en Washington el 24 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

John Rocha, de 48 años, un maestro de Arkansas, dijo que asistió a la manifestación para “celebrar la vida”. Señaló que fue el nacimiento de su primer hijo lo que lo convenció de oponerse al aborto.

En cuanto al discurso de Trump, dijo: “es genial que un Presidente, no importa quién sea, de qué partido, que sea provida, que salga y apoye a todo el movimiento”.

John Rocha asiste a la 47ª edición anual de la “Marcha por la Vida” en Washington el 24 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Kevin McCullouch, de 22 años, es un seminarista del Colegio Pontificio Josephinum en Columbus, Ohio.

“Solo estoy aquí para apoyar mi creencia de que el aborto debería ser ilegal”, afirmó, señalando que es católico y cree que la vida comienza en la concepción.

Llamó a la asistencia de Trump “super impresionante” y “un buen movimiento para la reelección”.

“Esto demuestra su cuidado por esta comunidad y muestra su dedicación”, dijo.

Kevin McCullouch asiste a la 47ª edición anual de la “Marcha por la Vida” en Washington el 24 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El aborto en Estados Unidos

Más de 860,000 abortos se realizaron en Estados Unidos en 2017, de acuerdo con el Instituto Guttmacher, de tendencia izquierdista. Cerca de uno de cada nueve ocurrieron en el segundo trimestre o más tarde.

Los datos se basan principalmente en una encuesta voluntaria de proveedores de servicios de aborto conocidos por el instituto. Algunas cifras también fueron recopiladas de bases de datos estatales o estimadas.

El caso Roe vs. Wade y varios casos subsecuentes estipularon que los estados no pueden poner restricciones a los abortos realizados antes de que el bebé sea considerado “viable”, lo que significa que el bebé pueda sobrevivir fuera del útero con apoyo médico. Incluso después de que el bebé sea viable, un médico puede realizar un aborto para evitar el riesgo para la vida o la salud de la madre, incluyendo la salud mental. Muchos estados han desafiado de facto la decisión, estableciendo criterios más estrictos. Algunos estados han aprobado en los últimos años los llamados “proyectos de ley de latidos del corazón” que prohíben los abortos si se puede detectar el latido del corazón, que es alrededor de la sexta semana. Por lo menos algunos de los proyectos de ley parecen estar diseñados para ser impugnados en los tribunales y hacer que la Corte Suprema se encargue del tema.

Una reciente encuesta Marista (pdf) mostró que el 79 por ciento de los estadounidenses querían que se restringiera el aborto más allá del marco permitido por Roe vs. Wade—el 26 por ciento quería que se prohibiera en casos de violación, incesto o para salvar la vida de la madre, el 24 por ciento quería que se prohibiera más allá del primer trimestre, el 11 por ciento apoyaba la prohibición excepto para salvar la vida de la madre, el 9 por ciento apoyaba la prohibición más allá del segundo trimestre y otro 9 por ciento apoyaba la prohibición total.

Además, el 65 por ciento de los estadounidenses dijeron que era “probable que voten por un candidato [presidencial] que quiera restricciones significativas” al aborto, incluido el 44 por ciento de los demócratas.

La encuesta fue realizada en asociación con los Caballeros de Colón, una organización católica mundial de servicios fraternales.

Una encuesta de Gallup de 2018 mostró que el 60 por ciento de los estadounidenses piensa que el aborto “debería ser generalmente legal” en el primer trimestre, mientras que el 28 por ciento dijo lo mismo en el segundo trimestre. Cuando se trata de un aborto elegido por cualquier razón, el 45 por ciento dijo que debería ser legal en el primer trimestre.

Cynthia Cai contribuyó a este reporte.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS