Trump sigue los pasos de Reagan para enfrentar el comunismo

Por Emel Akan
09 de Noviembre de 2019 Actualizado: 09 de Noviembre de 2019

WASHINGTON—En el trigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín, el presidente Donald Trump demostró que mantenía viva la lucha del presidente Reagan contra el comunismo.

En un mensaje presidencial para honrar a las víctimas del comunismo el 7 de noviembre, Trump se refirió al discurso memorable de Reagan en junio de 1987 en Berlín, donde instó al líder soviético Mikhail Gorbachev a “derribar este muro”.

De hecho, las políticas de Reagan jugaron un papel instrumental en el colapso del Muro de Berlín en 1989, seguido de la erradicación del comunismo en Europa Central y Oriental, y finalmente la caída de la Unión Soviética en 1991.

Trump declaró que hace 30 años los alemanes pusieron “las palabras de Reagan en una acción trascendental, derribando ese símbolo del totalitarismo y enviando un mensaje al mundo entero de que la democracia y el estado de derecho siempre triunfarán sobre la opresión y la tiranía”.

En 2017, la administración Trump declaró el 7 de noviembre como el Día Nacional para las Víctimas del Comunismo en el centenario de la Revolución Bolchevique. Este año, el 9 de noviembre marcó el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín.

El mensaje del presidente reconoció “el comunismo como un desafío actual, no solo un hecho histórico”, dijo Marion Smith, directora ejecutiva de la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo.

Según él, tanto Reagan como Trump “hicieron una conexión entre la ideología del marxismo y el comunismo y los abusos sistemáticos de los derechos humanos”.

“El presidente Trump ha sido muy claro al identificar esta ideología (marxismo, comunismo, socialismo) como lo que debemos nombrar y tratar de evitar que se propague. Y lo hizo incluso en las Naciones Unidas”, dijo.

En la Asamblea General de la ONU en septiembre, Trump advirtió a los líderes mundiales sobre el “espectro del socialismo”, calificándolo como uno de los desafíos más serios que enfrentan las naciones.

Hay muchas lecciones que aprender de las políticas de Reagan, según Roger Robinson, exmiembro del Consejo de Seguridad Nacional de Reagan y presidente y CEO del Grupo Asesor RWR, que rastrea las inversiones chinas en todo el mundo.

Al igual que en la Unión Soviética en el pasado, cree que la China comunista representa una amenaza ideológica para los Estados Unidos.

“Es útil recordar el papel que desempeñaron la economía y las finanzas en el derribo de la Unión Soviética”, dijo. “Habíamos estado en este rodeo antes”.

Reagan “colocó pinzas en los tubos de soporte vital”, señaló Robinson, yendo tras el “flujo de efectivo en divisas” del régimen soviético. Y esa fue la estrategia más efectiva, argumentó, y agregó que podrían aplicarse presiones similares a Beijing para solucionar los problemas actuales de derechos humanos y seguridad nacional.

Los sobrevivientes del comunismo hablan con la prensa después de visitar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca en Washington en reconocimiento al Día Nacional para las Víctimas del Comunismo el 7 de noviembre de 2019. (BRENDAN SMIALOWSKI/AFP a través de Getty Images)

Historias de sobrevivientes

En el Día Nacional de las Víctimas del Comunismo, Trump recibió a cinco sobrevivientes de regímenes comunistas en la Casa Blanca y escuchó sus historias.

“Fue una gran reunión personal y muy íntima”, dijo Smith, quien también estuvo en la reunión.

Las víctimas que vivían bajo los regímenes comunistas de Polonia, Vietnam, Cuba, Venezuela y Corea del Norte hablaron en privado con Trump durante unos 30 minutos en la Casa Blanca el 7 de noviembre.

Al igual que Reagan, dijo Smith, Trump parecía tener un interés genuino en escuchar historias personales de personas que sufrieron bajo las dictaduras comunistas.

“Creo que fue conmovedor para todos ellos”, dijo.

Entre los sobrevivientes que asistieron a la reunión en la Casa Blanca se encontraba Grace Jo, una desertora norcoreana. En 2006, Jo junto con su madre y su hermana mayor huyeron a los Estados Unidos.

“Después de venir a Estados Unidos, aprendí cómo podemos vivir como seres humanos”, dijo a los periodistas después de la reunión con Trump.

El padre de Jo fue asesinado por el régimen. Y sus tres hermanos murieron de hambre.

Otra víctima del comunismo, Sirley Avilo León, de Cuba, dijo a los periodistas que sobrevivió a un intento de asesinato por parte del régimen de Castro en 2015. Como resultado de un ataque con machete, perdió un brazo. Sus piernas también resultaron heridas.

Avilo León dijo que se sentía víctima del gobierno de Obama debido a las concesiones que hizo con la dictadura cubana.

Daniel Di Martino de Venezuela también estuvo en la reunión. Él dijo a los periodistas que el régimen confiscó la estación de gasolina de su familia en Venezuela. Dijo que los ingresos de su familia cayeron a USD 2 por día desde varios miles de dólares al mes debido a la hiperinflación, los controles de precios y la nacionalización.

“Es bueno tener un presidente que realmente reconozca la lucha que otras personas en todo el mundo están pasando en los países socialistas. No creo que Estados Unidos haya tenido eso nunca”, dijo, agradeciendo tanto a Trump como al vicepresidente Mike Pence.

La caída del muro físico que dividió a Berlín Este y Oeste de 1961 a 1989 representó el fin de la Guerra Fría y el triunfo de la libertad sobre el comunismo. Hoy, sin embargo, 1 de cada 5 personas en el mundo todavía vive bajo una dictadura comunista.

Las historias de los sobrevivientes dejaron muy claro que “la misma opresión que tuvo lugar en los regímenes comunistas en el siglo XX todavía está ocurriendo en el siglo XXI”, dijo Smith.

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS