“Tuvimos 7 abortos”: Mujer pide a Dios sane su vientre y ahora es mamá de 12 hijos educados en casa

La pareja se maravilla de su enorme familia y agradece al Cielo que "Dios tuviera un plan diferente"

Por Louise Chambers
01 de Junio de 2023 1:45 PM Actualizado: 01 de Junio de 2023 1:45 PM

Tras una sucesión de abortos espontáneos, una pareja de Georgia rompió el concepto que tenía de su familia y se entregó a su fe para escribir un nuevo relato. Años después, están orgullosos de educar a sus 12 hijos en casa y no pueden imaginar su vida sin ellos.

Carly Bojczuk, de 40 años, ama de casa nacida en Washington, está casada con David Bojczuk, de 42 años, nacido en Illinois, pastor del Cartersville Outreach Ministry y capellán adjunto de la cárcel local. Viven en Georgia.

“Mucha gente dice: ‘Dios es bueno’ cuando ocurre algo bueno, como una sanación, pero Dios es bueno todo el tiempo”, dijo Carly a The Epoch Times. “La mayoría de las personas crecen de una forma que nunca podrían haberlo hecho sin esas circunstancias tan duras. Sé que nosotros lo hicimos. No cambiaría ninguna parte de nuestras pruebas y tribulaciones; forman parte de nuestro testimonio, de nuestra historia”.

Carly Bojczuk y David Bojczuk con sus 11 hijos. Su hija mayor (no en la foto) y su marido están en el ejército y destinados en Alemania. (Cortesía de Carly Bojczuk)
11 de los 12 hermanos Bojczuk. (Cortesía de Carly Bojczuk)

Hoy, Carly y David son los orgullosos padres de 12 hijos: Kelsey, “amable y generosa”, nacida en 1999; William, “bien planificado y desinteresado”, nacido en 2002; Matthew, “amable y profundo pensador”, nacido en 2004; Olivia, “tranquila y fuerte”, nacida en 2006; Caroline, “artística y luchadora”, nacida en 2008; Anna, “leal y honesta”, nacida en 2010; “cariñoso, brillante” Gideon, nacido en 2012; “de mente militar” Gabriel, nacido en 2014; “audaz y servicial” Adella, nacida en 2016; “alegre y curioso” Silas, nacido en 2018; “brillante y vigilante” Elora, nacida en 2020; y la más pequeña, “cariñosa y sonriente” bebé Rosalee, nacida en 2022.

Pérdida tras pérdida

La pareja tenía un plan: querían cuatro hijos, con dos o tres años de diferencia entre ellos. Su plan estaba a medio camino de completarse cuando el tercer embarazo de Carly, en 2003, acabó con el corazón roto. En su primera ecografía, a la que asistieron David y sus dos hijos, recibieron la impactante noticia de que su bebé había fallecido.

“Casi al instante, sentí frío y entumecimiento”, cuenta Carly. “David y yo no sabíamos cómo afrontar este tipo de duelo. No conocíamos a nadie que hubiera sufrido un aborto espontáneo.

“Kelsey y William eran pequeños, de tres y un año, así que simplemente les dijimos que el bebé no estaba bien, que había fallecido y que estaba con Jesús. Llamar a familiares y amigos para comunicarles que ya no esperábamos un bebé para Navidad fue difícil. … nadie sabía qué hacer ni qué decir”, dijo.

Carly con su marido, David. (Cortesía de Carly Bojczuk)

La familia procesó su dolor lo mejor que pudo. Cinco meses después, Carly volvió a quedarse embarazada.

“Salí embarazada el día de mi cumpleaños, el regalo perfecto”, dice. “A medida que me acercaba a la cita de las ocho semanas, aumentaba mi ansiedad, pero me recordaba a mí misma que preocuparse no servía de nada, y ‘encomendaba mis preocupaciones a Dios'”.

Como David no podía ausentarse del trabajo, Carly acudió sola a la ecografía y no estaba preparada para el doloroso impacto de una segunda pérdida, sobre todo después de las reconfortantes palabras de su comadrona: No te preocupes, la mayoría de los abortos son como un rayo, no caen dos veces en el mismo sitio.

“Al mirar a la ecografista, sus ojos me dijeron que algo iba mal: ‘Lo siento mucho, su bebé mide con una semana de retraso y no tiene latido'”, cuenta Carly. “Me senté en el coche intentando procesar cómo podía estar pasando esto, otra vez. Esto no estaba en nuestros planes”.

El plan de Dios

Mientras los niños Kelsey y William “hacían la vida mucho más plena”, Carly y David anhelaban aumentar su familia.

Cuando llegó la fecha prevista para el nacimiento de su “bebé ángel”, su dolor se intensificó. David regaló a su mujer una pulsera de tobillo con dos ángeles. Lamentablemente, ella añadiría varios más, siete en total.

La familia Bojczuk. (Cortesía de Carly Bojczuk)
La boda de Kelsey, la hija mayor de Carly y David. (Cortesía de Carly Bojczuk)

Carly dijo: “En Nochevieja, David y yo nos sentamos en el sofá para hacer balance del año. Nos abrazamos. Nuestros susurros se convirtieron en sollozos cuando hablamos de nuestro ‘plan de los cuatro hijos’.

“Nos arrodillamos y clamamos a Dios, sumidos en nuestro dolor, pidiéndole que sanara mi vientre. Dios, aceptaremos todos los hijos que tengas para nosotros”, suplicamos. Ese día, decidimos que intentaríamos contentarnos con nuestros dos hijos y confiar en que Su plan era mejor que el nuestro”.

Dos meses después, Carly se quedó embarazada de gemelos. Matthew sobrevivió, pero su hermano murió en el útero a las siete semanas. Tras el cuarto aborto espontáneo, Carly tuvo que someterse a un procedimiento de dilatación y legrado y a pruebas que, lamentablemente, no arrojaron ninguna luz sobre el motivo de sus numerosas pérdidas.

“Tuvimos siete abortos a lo largo de los años”, explica. “Habían pasado 12 años desde nuestro último aborto espontáneo, y luego tuvimos el más reciente en febrero de 2022, justo antes de nuestro bebé más reciente, Rosalee”.

Aunque el dolor de la pérdida durará para siempre, Carly y David ahora se maravillan de su familia supergrande y agradecen al Cielo que “Dios tenía un plan diferente”.

(Cortesía de Carly Bojczuk)

“Ellos son el futuro”

Para Carly, ser madre de 12 hijos fue una sorpresa tan grande como convertirse en madre educadora en casa. A pesar de que David fue educado en casa y disfrutó de ello, al principio Carly no tenía confianza para enseñar a sus propios hijos.

“Cuando William estaba en la guardería, su profesora me dijo que se aburría y me sugirió que empezara a enseñarle algo”, cuenta. “Los sábados organizaba clases divertidas para William e incluía a Kelsey. William absorbió todo lo que se me ocurrió y aprendió a leer”.

El éxito de sus clases de los sábados dio a Carly la confianza necesaria para educar a sus hijos en casa a tiempo completo. Un día típico comienza con un círculo familiar de devoción y oración.

Carly, que comparte su vida de educadora en casa en Instagram, dijo: “Tengo mi propia devoción mientras los niños desayunan. Nuestro objetivo es empezar las clases a las 8 de la mañana… y empiezo enseñando matemáticas a Gabriel y Adella. Mientras hacen algo de trabajo independiente, ayudo a Silas con su cuaderno de ejercicios de Pre-K. Gideon y los mayores hacen sus matemáticas en el ordenador.

“Caroline y Anna están en noveno y octavo; también hacen sus matemáticas en un programa informático, y hacen su gramática mientras yo trabajo con los niños más pequeños, así que estoy cerca para responder a las preguntas”.

(Cortesía de Carly Bojczuk)

Después de lengua y gramática vienen las clases colectivas de ciencias o historia, por turnos. Por las tardes, Carly ayuda a Olivia y Matthew, que están matriculados en cursos universitarios en el instituto. La educación en casa tiene lugar alrededor de la mesa del comedor, en el porche e incluso sobre una manta en el césped cuando hace buen tiempo.

Uno de los mayores retos de Carly y David es pasar tiempo de calidad con cada niño, pero la educación en casa permite a Carly estar con sus hijos casi 24 horas al día, 7 días a la semana. Los diligentes padres se llevan a sus hijos a hacer encargos para pasar más tiempo con ellos.

(Cortesía de Carly Bojczuk)

“Dedicas tiempo y planificas lo que es importante para ti, y nuestros hijos son lo más importante para nosotros”, dice Carly. “En ellos es en lo que invertimos, ¡son el futuro! Si lo estropeamos, nada más importará”.

A medida que crecen los 12 hijos de Carly y David, sus diferentes personalidades infunden diversidad a la familia y sus lazos se intensifican. Carly empieza a disfrutar de “cómo las relaciones de nuestros hijos adultos han dejado atrás las disputas de la infancia y se han transformado en algo aún más hermoso”.

“En realidad no tenemos un lema, pero si lo tuviéramos sería algo así como: ‘Si Dios te bendice con hijos, te dará las herramientas y la sabiduría para criarlos con éxito'”, dice Carly. “Diariamente, tenemos fe en que Dios está obrando en nuestras vidas y en las de nuestros hijos. Nunca hay un lugar tan oscuro que la luz no pueda encontrar”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.