Ucrania reafirma legalmente que el comunismo y el nazismo son sinónimos

Por Jesús de León
25 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Ucrania, país que sufrió tanto la ocupación nazi como la comunista, ratificó en una ley que equipara a ambas ideologías.

El Tribunal Constitucional de Ucrania dio a conocer el fallo el 19 de julio ratificando una ley que equipara a ambas ideologías y prohíbe la difusión de sus símbolos.

“El régimen comunista, al igual que el régimen nazi, infligió daños irreparables a los derechos humanos debido a su existencia, tuvo control total sobre la sociedad y, persecuciones y represiones motivadas políticamente, violó sus obligaciones internacionales y sus propias constituciones y leyes”,  declaró el tribunal en su sitio web.

Agregó que los “regímenes comunistas y nazis” usan métodos similares para “implementar políticas estatales represivas”.

Aunque la legislación fue aprobada por los legisladores ucranianos en mayo de 2015, debido al revuelo que causó en Moscú, y también por protestas internas, su ratificación se demoró hasta ahora, según reportó Radio Martí.

Leyes de “descomunización” del país

Foto del Tribunal Constitucional de Ucrania/Twitter.

El 9 de mayo de 2015, los parlamentarios ucranianos aprobaron cuatro leyes para iniciar el proceso de “descomunización” del país. Esas leyes prohíben toda propaganda comunista, soviética y nazi, así como su simbología.

Las leyes fueron: “Condena de los regímenes totalitarios, comunistas y nacionalsocialistas en Ucrania y la prohibición de la propaganda de su simbolismo”; “El acceso a los archivos de los órganos represivos del régimen totalitario comunista de 1917 a 1991”; “Para perpetuar la victoria sobre el nazismo en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)” y la última “Sobre la condición jurídica y la memoria de los combatientes por la independencia de Ucrania en el siglo XX”, según reportó Radio Martí.

En virtud de esas leyes todas las estatuas de Lenin se tuvieron que desmontar, también se devolvieron los nombres originales a ciudades, calles y plazas, se quitó la herencia soviética, y se abrieron los archivos secretos de los represores.

Mediante estas leyes, se prohibió tanto la hoz y el martillo comunista como la esvástica nazi, y también el himno, y la bandera soviéticos.

La gente marcha en las calles de Budapest durante el levantamiento húngaro contra el comunismo en 1956. (FOTO: FORTEPAN / Nagy Gyula a través de Wikimedia Commons)

Ucrania prohibió a las tres agrupaciones comunistas del país participar en elecciones presidenciales, estatales y locales.

No pueden estar presentes en la vida política y electoral ucraniana ni el Partido Comunista Ucraniano, ni el Comunista Renovado formado en el 2000, ni el Partido Comunista de Campesinos y Trabajadores, informó el ministro de Justicia, Pavel Petrenko.

(De izquierda a derecha) Mao Zedong (Print Collector / Getty Images); Joseph Stalin (rps / ullstein bild vía Getty Images); Pol Pot (Rolls Press / Popperfoto / Getty Images)

“Hoy es un día histórico, porque la sociedad ucraniana ya no será engañada por representantes de estas fuerzas políticas”, subrayó el ministro de Justicia.

Son esas las tres organizaciones políticas que abogan por la toma violenta del poder, la lucha de clases y la instauración de la dictadura del proletariado, de acuerdo con Radio Martí.

El secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania, Alexandr Turchínov, llamó a esta decisión un acto de justicia histórica, porque “la responsabilidad por la tortura del pueblo ucraniano, la represión masiva, el Holodomor, es del Partido Comunista, cuya ideología es en realidad igual a la ideología del nazismo”, de acuerdo a un comunicado del Ministerio de Justicia de Ucrania.

De esta manera los parlamentarios ucranianos consideran necesario que el comunismo tenga un concepto de rechazo tan consolidado como sucede con el nazismo.

Adolf Hitler y Benito Mussolini frente a soldados en Venecia, Italia en junio de 1934. (Instituto Nazionale Luce)

Asimismo, con estas leyes Ucrania codificó la agresión de Moscú al país en el periodo de 1917 a 1920, así como su ocupación y posterior anexión.

Los ucranianos declararon el 8 de mayo como Día del Recuerdo, para rememorar a los más de 5 millones de ucranianos que fallecieron en el último conflicto bélico mundial, según radio Martí.

Ucrania, Kiev, en la segunda guerra mundial. Archivo Bundesarchiv. Wikipedia.

El 23 de agosto, día en que Stalin y Hitler se unieron en un pacto amistoso en 1939 para dividirse Europa del Este, pasó ahora a ser para la Unión Europea el Día de las Víctimas del Nazismo y el Estalinismo.

Según Stéphane Courtois, autora de El Libro Negro del Comunismo, este sistema es responsable de 100 millones de muertos, un número que supera con creces al nazismo, que dejó 16 millones de muertos y eclipsa los muertos del siglo XX a causa del cáncer de pulmón, la diabetes y los homicidios.

Hambruna

Entre 1932 y 1933, la región ucraniana sufrió un genocidio masivo por inanición, conocido como el Holodomor, causado por el régimen soviético.

Niños durante una hambruna de la era de Stalin en Ucrania. La hambruna, conocida como el “Holodomor”, tuvo lugar entre 1932 y 1933. (Dominio Público)

Luego de la guerra civil, el PCUS impuso el sistema de cultivos colectivos, que enfrentó una resistencia generalizada de los campesinos ucranianos.

El nuevo libro publicado por La Gran Época “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”, explica que el régimen soviético clasificó a la mayoría de los campesinos con habilidades como “kulaks” y los exilió a la Siberia occidental y a las repúblicas de Asia Central. Ello provocó una gran pérdida para la agricultura ucraniana, y en 1932 la producción cayó en picada.

Foto tomada durante el Holodomor de Ucrania. (Dominio Público)

En el invierno de 1932/1933, el gobierno soviético cortó las provisiones de alimentos a Ucrania y estableció barreras de seguridad a lo largo de la frontera de la república.

“Al principio, los ucranianos sobrevivieron gracias a los vegetales y patatas almacenadas en sus hogares, pero estos pronto fueron confiscados por las autoridades del Partido. Un gran número de campesinos murieron de inanición. En desesperación, la gente acudió al canibalismo y a comer los cadáveres desenterrados de gatos, perros y ganado”, dice en un fragmento el libro.

Las autoridades impidieron a los pobladores viajar a las ciudades en búsqueda de comida. Muchas personas murieron por inanición mientras caminaban por las vías del tren.

“Las estimaciones del número de víctimas mortales durante el Holodomor oscilan entre 2,5 millones y 4,8 millones”.

La caída del muro de Berlín en 1991 es un símbolo del comienzo del colapso del comunismo.

Otras fuentes mencionan que el número de las víctimas está entre los 7 y 10 millones de ucranianos, y algunos historiadores afirmaron que Stalin y el propio liderazgo soviético planearon la hambruna para eliminar el movimiento independentista ucraniano.

“La supervivencia era una lucha tanto moral como física”, dice Timothy Snyder en “Bloodlands: Europa Entre Hitler y Stalin”, refiriéndose al canibalismo, descrito como una práctica generalizada durante el Holodomor. “Una médica le escribió a una amiga en junio de 1933 que aún no se había convertido en caníbal, pero que ‘no estaba segura de no serlo cuando mi carta llegue a usted’». Las personas buenas murieron primero. Aquellos que se negaron a robar o a prostituirse murieron. Aquellos que dieron comida a otros murieron. Los que se negaron a comer cadáveres murieron. Aquellos que se negaron a matar a su prójimo murieron. Los padres que resistieron al canibalismo murieron antes que sus hijos.

Además de las hambrunas, la ex URSS creó los Gulag, que fueron inspiración para los campos de la muerte de Hitler.

El 5 de septiembre de 1918, Lenin ordenó el establecimiento del primer campo de concentración soviético en las Islas Solovetsky para la encarcelación, tortura y asesinato de prisioneros políticos y disidentes que se oponían a la Revolución de Octubre.

El PCUS continuó creando una constelación de campos de concentración por toda la Unión Soviética.

El sistema de gulag –una abreviatura de las palabras rusas para “Administración Principal de Campos y Establecimientos Correctivos de Trabajo”– creció a una escala monstruosa bajo el liderazgo de Stalin a medida que el PCUS intensificaba su terror político y llevaba a cabo purgas aún mayores.

“Para el tiempo de la muerte de Stalin en 1953, había 170 administraciones de gulag que contenían más de 30.000 campos individuales esparcidos por la Unión Soviética, en lo que Aleksandr Solzhenitsyn describiría como el “Archipiélago de Gulags” en el libro que lleva ese nombre”.

El Libro negro del Comunismo provee una estimación aproximada del número de víctimas mortales de los regímenes comunistas alrededor del mundo.

Verificó una cifra de 94 millones, y de estos, 20 millones de muertes corresponden a las ocurridas en la ex Unión Soviética, y 65 millones fueron ocasionados por el Partido Comunista Chino.

***

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS