Último de los “Cuatro de Newburgh” acusa al gobierno de la trama posterior al 11-S y demanda su libertad

Por Matthew Lysiak
12 de Septiembre de 2023 8:20 AM Actualizado: 12 de Septiembre de 2023 8:20 AM

Un trabajador del tercer turno de Walmart que fue presentado por las autoridades como el cabecilla de un grupo terrorista conocido como los “Cuatro de Newburgh” presentó una moción para su puesta en libertad, citando pruebas de que había sido “incriminado” por el gobierno de Estados Unidos.

El abogado del acusado James Cromitie, Kerry Lawrence, alegó que toda la trama había sido fabricada por las fuerzas del orden, de acuerdo a la moción presentada el domingo ante la Corte de Distrito Sur de Nueva York.

“El Sr. Cromitie fue manipulado por el gobierno y su informador para cometer un delito que tenía una condena mínima de veinticinco años”, según el expediente (pdf). “Era un delito que estaba tan fuera de las capacidades del Sr. Cromitie que cualquier persona objetiva llegaría a la conclusión de que nunca lo habría cometido si el gobierno no le hubiera tendido una trampa sugiriéndoselo, suministrándoselo y acompañándole en cada paso”.

Los objetivos, las bombas y los misiles, así como los planes para la misión, habían sido suministrados por un informante federal, Shaheed Hussain, que estaba intentando evitar la cárcel por un caso propio de fraude. En los meses que precedieron a la detención, el Sr. Hussain se hizo conocido en Newburgh por conducir un llamativo BMW negro en esta zona del estado de Nueva York asolada por la pobreza.

“En resumen, l Sr. Cromitie, un empobrecido buscavidas de poca monta, fue inducido por el informante del gobierno, Shaheed Hussain, a aceptar cometer horrendos delitos terroristas que nunca se le habrían ocurrido y mucho menos intentado o cometido, si el gobierno le hubiera dejado en paz”, añade el expediente.

“Los delitos fueron atroces pero nunca reales y fueron inventados por el gobierno en todos los sentidos. Nunca hubo peligro real”.

El Sr. Lawrence dijo al Epoch Times que cree que el Sr. Cromitie debería ser puesto en libertad “lo antes posible”.

El mes pasado, una jueza ordenó la puesta en libertad de tres de los cuatro hombres condenados hace más de una década en una “operación” terrorista de alto nivel posterior al 11 de septiembre, tras dictaminar que “el verdadero conspirador principal era Estados Unidos”.

La jueza de distrito Colleen McMahon escribió en su mordaz orden de 28 páginas que Onta Williams, David Williams y Laguerre Payen —tres de los hombres conocidos como los “Cuatro de Newburgh”— se vieron atrapados en un plan impulsado por agentes del FBI demasiado entusiastas y un informante “villano”.

“El FBI inventó la conspiración, identificó los objetivos, fabricó la ordenanza, federalizó lo que de otro modo habría sido un delito estatal (…) y eligió el día para la ‘misión'”, escribió la jueza McMahon.

Las detenciones se produjeron el 20 de mayo de 2009, después de que una operación del FBI denunciara que los hombres habían estado tramando atentados terroristas contra sinagogas judías en la ciudad de Nueva York y sus alrededores, además de planear el derribo de aviones de la Guardia Nacional. Los cuatro fueron condenados a un mínimo de 25 años de prisión federal. En su orden de 27 de julio, la jueza McMahon redujo las penas de tres de los hombres a tiempo cumplido más 90 días.

Los cuatro hombres señalados por el informante habían sido descritos como pobres y poco sofisticados. Uno de los cuatro sospechosos, el Sr. Payen, fue detenido en una casa de crack rodeado de botellas de su propia orina y padecía una “grave enfermedad mental”, según la jueza. Más tarde se supo que creía que Florida era un país extranjero.

El informante se ofreció a pagar las facturas médicas de otro de sus objetivos, David Williams, tras enterarse de que tenía un hermano que luchaba contra un cáncer de hígado. El Sr. Hussain también se ofreció a pagar el alquiler y las deudas de los otros hombres condenados en el caso. Además de suministrar todas las armas, el Sr. Hussain ofreció a los hombres cientos de miles de dólares en efectivo, coches caros y otros incentivos por su acuerdo para ayudarle a llevar a cabo la trama, según la defensa.

En el juicio del Sr. Cromitie, la jueza de distrito, Colleen McMahon, lo describió como incapaz de idear el elaborado complot, diciendo: “[El gobierno] creó actos de terrorismo a partir de sus fantasías de bravuconería e intolerancia, y luego hizo que esas fantasías se hicieran realidad (….) Solo el gobierno podría haber hecho un terrorista del Sr. Cromitie, cuya bufonería es positivamente Shakesperiana en su alcance”.

“Nosotros siempre hemos mantenido que la acusación fue una caza de brujas motivada por la islamofobia”, declaró la semana pasada a The Epoch Times Amith R. Gupta, parte de un grupo de abogados que representan a Payen y a los Williams (que no son parientes).

“Onta, David y Laguerre estaban en la indigencia cuando fueron objetivo y trampa por su raza, religión y origen de clase trabajadora por parte de un gobierno que buscaba sembrar el miedo a los musulmanes y justificar presupuestos inflados”.

No se ha hecho pública ninguna norma del FBI sobre la entrega de regalos a los objetivos de la investigación por parte de informadores confidenciales.

El Sr. Cromitie, de 58 años, se encuentra actualmente encarcelado en FCI Allenwood Medium, habiendo cumplido más de 14 años de su condena.

El abogado Lawrence dijo que no se ha fijado ningún plazo para que la corte revise la presentación.

Un portavoz del FBI no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios a The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.