Un acto de honestidad lo condujo a encontrar a su hijo perdido y a salvar a un hermano

Por SU LIN
26 de Noviembre de 2019 Actualizado: 26 de Noviembre de 2019

Había tres hermanos, Lu Yu, Lu Bao y Lu Zhen, que vivían fuera del puerto al este de Changzhou, provincia de Jiangsu, durante la dinastía Ming. Lu Yu tenía un hijo llamado Xi’er. Un día, cuando Xi’er tenía 6 años, fue con los niños de al lado a una feria del templo y nunca regresó.

Lu Yu y su esposa, Wang, buscaron a su hijo durante días, pero no había señales de él en ninguna parte.

Afligido, Lu Yu decidió dejar su casa para hacer negocios y buscar a Xi’er al mismo tiempo. Pasaron algunos años. Un día, llegó a un lugar llamado Chenliu y encontró una bolsa de tela verde en una letrina. Abrió la bolsa y se asombró al encontrar 200 taeles (monedas de plata) en ella.

Lu Yu pensó: “Quien haya perdido el dinero debe estar buscándolo desesperadamente. Una vida podría estar en juego. La honestidad es una virtud. Esperaré aquí a que el dueño vuelva por su dinero”.

Pasó un día y no apareció nadie. Lu Yu no tuvo más remedio que continuar su viaje. Conoció a un hombre de negocios llamado Chen Chaofeng en una posada en Suzhou, provincia de Anhui. Hablaron de negocios, y Chen suspiró y dijo que había perdido una bolsa en Chenliu con 200 taels.

Lu Yu le pidió que describiera la bolsa. La descripción concordaba con la bolsa que había encontrado. Rápidamente sacó la bolsa para devolvérsela a Chen.

Chen estaba encantado. Se ofreció a compartir la mitad del dinero con Lu Yu como recompensa, pero este último se negó.

En agradecimiento, Chen lo invitó a Lu Yu a su residencia. Estaba deseoso de dar la mano de su hija en matrimonio con el hijo de Lu Yu, si es que tenía uno. Lu Yu lloró y le contó sobre su hijo que se había perdido.

Chen suspiró y dijo: “Tengo aquí a un niño que le compré a otro hombre por tres taels, hace unos años. Ahora tiene 13 años. Puedes llevarlo a ser tu hijo. Es mi manera de devolverte tu amabilidad”.

Él trajo al chico a Lu Yu. El chico tenía una cicatriz en la esquina de su frente izquierda. El corazón de Lu Yu dio un salto, porque su hijo se había caído cuando tenía 4 años, y había dejado una cicatriz en la esquina de su frente izquierda. Le preguntó al muchacho de dónde venía y quién lo había vendido.

El chico dijo: “No estoy seguro. Solo recuerdo que mi padre se llama Big Lu. También tengo dos tíos. Me engañaron y me llevaron antes de que me vendieran aquí”.

Lu Yu lloró: “¡Soy tu padre! Han pasado tantos años. ¡Ni en mis sueños pensé que me encontraría contigo aquí!”.

Chen y su familia se regocijaron por la reunión de los Lu. Con sincera gratitud, Lu Yu le dijo a Chen: “Te debo a ti que pueda reunirme con mi hijo”.

Chen respondió: “Te has hecho un gran favor devolviéndome mi dinero”.

Los hijos de las dos familias estaban comprometidos el uno con el otro. Chen les dio al padre y al hijo 20 taels para que se fueran a casa.

A la mañana siguiente, Lu y su hijo se despidieron de los Chen y llegaron a un río. Hubo una conmoción. Un bote se había volcado, y había unas cuantas personas en el agua pidiendo ayuda. Los espectadores discutían con unos hombres que tenían botes, que exigían que se les pagara por sacar a la gente del agua.

Lu Yu estaba ansioso por salvar a la gente. Los 20 taeles le vinieron a la mente. “Podría ofrecérselos a los barqueros como compensación”, pensó.

Dijo al barquero: “Si sacas a todos del agua, te recompensaré con 20 taeles”.

En poco tiempo, todos fueron rescatados.

Lu Yu dio los 20 taeles a los hombres de la barca. La gente del bote volcado se acercaba a Lu Yu para agradecerle, cuando alguien gritó de entre ellos: “¿De dónde vienes, hermano?”. Era el hermano menor de Lu Yu, Lu Zhen.

“¡El cielo me ayudó a salvar a mi hermano!” exclamó Lu Yu. Le contó a su hermano sobre los 200 taeles, los 20 taeles, y su reunión con su hijo.

Lu Yu le preguntó a Lu Zhen por qué había venido a Suzhou. Contestó Lu Zhen: “Han pasado unos años desde que te fuiste de casa. Nos dijeron que habías muerto en Shanxi. Tu esposa está de luto, y sin embargo Lu Bao está tratando de obligarla a volver a casarse. Se negó, por supuesto. Vete a casa rápidamente con tu esposa, antes de que sea demasiado tarde”.

Lu Yu entró en pánico. Se subió al barco y se dirigió a casa.

El medio hermano, Lu Bao, era malvado. Cuando se enteró de que un viudo de Jiangxi buscaba una esposa, le ofreció la esposa de Lu Yu. Los dos hombres acordaron el precio de 30 taels.

Lu Bao cogió el dinero y se lo dijo al hombre: “Mi cuñada es testaruda. Estoy seguro de que no se irá contigo. Ven a mi casa por la noche con un carruaje. La que lleva una cinta de pelo blanco de luto será mi cuñada. Solo agárrala, ponla en el carruaje, toma el bote la misma noche y vete”.

La esposa de Lu Bao, Yang, le comentó a Wang: “Mi marido te ha casado con un hombre de Jiangxi. Vendrá por la noche a buscarte. Será mejor que empieces a empacar tus cosas”.

Wang lloró y rechazó la idea. “Mi marido puede estar muerto, pero aún no he visto su cuerpo. Esperemos a que Lu Zhen vuelva con noticias de Lu Yu antes de hacer nada. ¡Por favor, no me obligues! ¿cómo puedo casarme con alguien si aún estoy de luto?”.

Yang buscó una cinta negra para el pelo de Wang, pero fue la voluntad del Cielo que no pudiera encontrar una. Así que intercambió la suya con Wang.

El atardecer cayó, y el hombre de Jiangxi llegó a la casa de los Lu con un carruaje nupcial. Cuando se abrió la puerta, una multitud se dirigió directamente hacia la mujer que llevaba una cinta de pelo blanca.

Yang gritó: “¡Yo no soy la elegida!” Pero la multitud la agarró, la metió en el carruaje y se fue corriendo.

A la mañana siguiente, Lu Bao llegó a casa y no pudo encontrar a su esposa. Cuando vio a su cuñada con una cinta negra en el pelo, sospechó y le preguntó a Wang qué había pasado. Wang le contó lo de las cintas para el pelo.

Lu Bao se golpeó el pecho. Al final del día, fue a su propia esposa a quien había vendido.

Cuando estaba a punto de irse cuando llegaron cinco personas. Eran nada menos que sus hermanos Lu Yu y Lu Zhen, su sobrino Xi’er, y cargadores que traían su equipaje y sus mercancías. Avergonzado Lu Bao salió corriendo por la puerta trasera.

Lu Yu señaló: “Si no hubiera devuelto los 200 taeles, no habría encontrado a mi hijo. Y si hubiera guardado los 20 taeles, no me habría encontrado con mi hermano y no me habría enterado de lo que había pasado en la familia. Es la voluntad del Cielo que nos reunamos. Lu Bao probó de su propia medicina por tratar de vender a mi esposa”.

Lu Yu se volvió aún más amable con los demás. Su familia prosperó. Xi’er se casó con la hija de Chen Chaofeng y tuvo muchos descendientes.

La historia del encuentro de Lu Yu es un excelente ejemplo de integridad y amabilidad.

* Esta historia es de “Historias para advertir al mundo, vol. 5, la honestidad del hermano mayor Lu lo llevó a su hijo “. “Historias para advertir al mundo” es la segunda de las tres colecciones de ficción vernácula escrita por Feng Menglong en la dinastía Ming.

***

Mira a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS