Un asunto de familia: los magos del Área de la Bahía

Por Andrew Thomas
30 de Diciembre de 2019
Actualizado: 30 de Diciembre de 2019

Daniel Chan desarrolló un interés en la magia observando a David Copperfield cuando era niño, y mientras aprendía a hacer malabares en el club de malabares de la Universidad de California-Riverside. Poco sabía Chan que no solo se convertiría en un mago profesional, sino que su carrera se convertiría en un asunto familiar.

Chan pidió prestado un DVD de magia a dos amigos y su incipiente interés por la magia comenzó a crecer. Cuando regresó a su natal San Francisco, descubrió la tienda de magia Misdirections.

Pronto, Chan se dio cuenta que podía ganarse la vida como mago profesional. Asistió a todas las conferencias de magia posibles, y comenzó a actuar en la calle.

Su primera actuación pagada fue en 1999 cuando un amigo de la familia le pidió que actuara. El joven mago ganó 10 dólares después de su primera actuación.

Desde entonces, ha actuado para Google, Yahoo y el equipo de baloncesto de los Golden State Warriors. También ha viajado por todo el país y el mundo, actuando en Alemania, Shanghai, Japón, Las Vegas, Orlando y otros lugares.

Amor y magia

Chan conoció a su esposa en un club nocturno; ella había estado trabajando en marketing por correo electrónico para The Sharper Image. Los dos comenzaron a hablar y ella le preguntó a él qué hacía para ganarse la vida. Él le dijo que era mago, y ella pensó que estaba siendo gracioso.

Ella le pidió que le mostrara algunos trucos, y él le pidió que viniera a ayudar en algunos de sus espectáculos. Entonces los dos empezaron a salir.

Daniel Chan
Daniel Chan con su esposa Katherine, su hija Grace y su hijo James. (Alexis Cuarezma)

Trató de enseñarle magia, pero no le gustó mucho. Sin embargo, descubrió que era una artista de globos muy talentosa.

La esposa de Chan, Katherine, tiene 40 años y es la artista de globos de la familia. Ha hecho un avión para Google, una motocicleta para Allstate Insurance, y una variedad de otras creaciones. También puede hacer carrozas para desfiles, superhéroes y casi cualquier cosa en el lugar con solo mirar una fotografía.

Los niños

Cuando los dos tuvieron su primer hijo, James, Chan supo que quería enseñarle magia. Primero le enseñó a hacer malabares y le dio el nombre artístico de “James el malabarista”.

Al principio, James dudaba en aprender. Sin embargo, después de hacer malabares durante dos horas en un evento festivo, había ganado 120 dólares.

“Ese fue el punto de inflexión cuando cumplió 5 años”, dijo Chan a The Epoch Times.

James-Daniel-Chan
James y Daniel Chan. (Alexis Cuarezma)

James tiene ahora 11 años. No solo es capaz de hacer malabares con cinco bolas a la vez, sino que también puede hacer malabares con tres antorchas encendidas. También ha empezado a desarrollar sus habilidades de carterista. También puede memorizar una baraja de cartas después de haberlas mezclado y determinar el orden de las mismas.

La hija de Chan, Grace, que tiene 10 años, puede hacer malabares con cuatro bolas a la vez, y realiza algunos de los mismos trucos que su hermano James. Sin embargo, se especializa en trucos de matemáticas y de memoria. Por ejemplo, es capaz de transformar cinco billetes de USD 1 en cinco billetes de USD 100.

Grace-Chan
Grace Chan se especializa en trucos matemáticos y de memoria. (Alexis Cuarezma)

Chan tiene 42 años y sus áreas de experiencia incluyen el juego de manos, el carterismo y la ejecución de trucos con el iPhone. Uno de los actos que realiza es sacar una foto digital de una carta de juego de un teléfono. El participante elige una carta al azar y Chan presenta la misma carta física sacándola de la pantalla del teléfono.

Chan también es un consumado artista del carterismo. Él realiza un par de trucos para que los participantes se relajen, y luego levanta su billetera, reloj, teléfono o llaves sin que ellos lo sepan.

“Es una de las reacciones más fuertes que se pueden obtener… Se asustan y algunos de ellos maldicen”, dijo Chan.

Es difícil triunfar en la industria de la magia, pero él realmente disfruta trabajando con su familia. También realiza cenas-show.

“Es muy gratificante ver los frutos de tu trabajo. Es como plantar una semilla y un árbol”, dijo Chan.

****

Le puede interesar:

El régimen chino presiona a teatros para que cancelen el espectáculo de danza Shen Yun

TE RECOMENDAMOS