Un corazón restaurado: mi visita al Triángulo Histórico de Virginia

Por JEFF MINICK
08 de Octubre de 2020
Actualizado: 08 de Octubre de 2020

Era principios de septiembre y llovía a cántaros cuando mi amigo John y yo subimos a bordo de una máquina del tiempo y viajamos al siglo XVII.

Había llegado al Triángulo Histórico de Estados Unidos, a Tidewater Virginia, Jamestown, Williamsburg y Yorktown. Para prepararme para el viaje, había mirado sitios web, leído un libro con algunos bocetos en miniatura de estos asentamientos coloniales, y registrado notas de mis investigaciones.

A pesar de estos preparativos, los tres días siguientes me depararon un paquete de sorpresas que nunca había previsto.

Museo de la Revolución Americana en Yorktown. (Cortesía: Visit Williamsburg)

Lo más destacado de Jamestown

A nuestra llegada al Museo del Asentamientos de Jamestown, tuvimos de guía a Tracy Perkins, quien nos llevó sala tras sala de maravillosas galerías, salas y pasillos que representan las vidas de los nativos americanos, europeos y africanos que vivieron aquí en el 1600, incluyendo un recorrido a través de la lluvia para ver las exhibiciones al aire libre. (Nota para mí: Apenas hemos rozado la superficie de estos 30,000 pies cuadrados de exhibiciones. Algún día necesito volver al museo y absorber sus lecciones de historia).

Un soldado apunta su mosquete. (Cortesía: Visit Williamsburg)

En una galería especial en el piso de arriba, también vimos la 18ª Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Artistas Marinos, donde encontramos magníficas obras de pinturas marinas, esculturas y grabados en scrimshaw, una muestra abierta al público hasta el 9 de noviembre. Muchas de estas obras se pueden encontrar en el sitio web del museo.

De particular interés fue la Aldea India de los Powhatan, donde un joven y una joven hacían arcos y flechas como lo habían hecho los Powhatan una vez. Mientras el hombre trabajaba, explicó todo, desde el tipo de piedra utilizada para las flechas hasta la forma y el tiro del arco.

Asentamiento de Jamestown. (Cortesía de Visit Williamsburg)

La siguiente parada fue el propio histórico Jamestowne. Aquí Dave Givens, el jefe de arqueología, pasó más de una hora de su tiempo respondiendo a mis preguntas, y luego caminó con nosotros, de nuevo bajo la lluvia, a las ruinas de la antigua iglesia.

De todos los objetos—monedas, armas, objetos religiosos, incluso alimentos—que vimos en el Arqueario, depósito de hallazgos en el lugar, los más fascinantes para mí fueron los tres esqueletos en exhibición, uno de los cuales era una posible víctima de asesinato y otro una adolescente probablemente canibalizada después de su muerte durante el “Tiempo de Muerte” de 1609-1610. Las deducciones forenses que los arqueólogos sobre estos restos—edad, causa de la muerte, ricos o pobres, incluso posibles profesiones—me asombraron.

Palacio del Gobernador al atardecer. (Cortesía de Visit Williamsburg)
Una habitación del piso superior del Palacio del Gobernador en el Williamsburg Colonial. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Armas y jardines

A la mañana siguiente nos encontraron a John y a mí cruzando la calle del Hotel Griffin hacia el Williamsburg Colonial, donde visitamos por primera vez el polvorín, el depósito de pólvora, balas y armas. Aquí un caballero con traje de época dio una breve charla sobre armas de fuego coloniales, luego tomó un mosquete, mirando a la izquierda, y dio las órdenes de hace mucho tiempo: “¡Prepárense! ¡Apunten! ¡Fuego!”.

Vimos la chispa saltar en el polvorín, pero no hubo explosión.

De nuevo dio las órdenes: “¡Preparados! ¡Apunten! ¡Fuego!”, y una vez más apretó el gatillo.

No hubo explosión.

“A la tercera va la vencida”, dijo, y volvió a hacer su ejercicio.

Vimos el destello de la chispa y pensamos por un breve momento que el arma había fallado de nuevo, hasta que la explosión ensordecedora nos hizo retroceder a todos.

Las pertenencias de un soldado en una tienda del Museo de la Revolución Americana en Yorktown. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El siguiente era el Palacio del Gobernador. Reconstruido en los años 30, como muchos otros edificios de esta ciudad, el palacio tiene un vestíbulo cuyas paredes están decoradas, como en la época colonial, con cientos de armas: 292 espadas, 18 pistolas y 230 mosquetes.

Luego entramos en dos grandes salas que en su día sirvieron como lugares de reunión para banquetes y bailes. “Todos se divirtieron hasta el amanecer”, dijo nuestra guía con una risa. “A los virginianos de entonces les encantaba el chisme, y si te ibas temprano, serías el único del que hablarían”.

Dentro del Palacio del Gobernador en el Williamsburg Colonial. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Hace mucho tiempo, como estudiante de séptimo grado en la Academia Militar Staunton, nuestra clase había recorrido Williamsburg. Recordaba poco de ese viaje, pero mientras estaba sentado en los escalones que daban a los jardines detrás del Palacio del Gobernador, se me ocurrió de repente que mis compañeros y yo exploramos un laberinto en un jardín de Williamsburg. alguna vez. En ese momento, John, que había caminado hasta el final del césped, gritó: “¡Eh, hay un laberinto por aquí!”.

Lo seguí, entré en el sendero en los arbustos, y me di la mano con mi yo de 11 años.

El Palacio del Gobernador en el Colonial Williamsburg. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La primera y más grande victoria de Estados Unidos

La mañana siguiente nos llevó a Yorktown, donde las fuerzas francesas y americanas derrotaron al ejército del General británico Lord Cornwallis, señalando el comienzo del fin de nuestra Guerra de Independencia. Josip y Celeste Gucanac, marido y mujer que operan las tostadoras de café Mobjack Bay y el Petite Café en Yorktown, me proporcionaron una deliciosa taza de café y un pastel, así como dos guías históricos de la casa, Maureen Wiese y Michael Moore, que durante dos horas caminaron por la ciudad con nosotros explicando varios edificios y sus historias. En este momento, entramos en el patio de la Taberna el Cisne del siglo XVIII, una de las 60 tabernas y cafés que alguna vez funcionaron en un pueblo de solo 2000 almas. Sentado justo al otro lado de la calle de la Corte y en palabras del guía, Michael Moore, el Cisne era “el Marriott de su tiempo” y un semillero de la Revolución Americana, un lugar de reunión donde políticos, abogados, comerciantes y otros compartían periódicos, folletos y opiniones políticas.

La Taberna del Cisne en Yorktown. (Cortesía de Visit Williamsburg)

Aquí, por ejemplo, hay una historia que me contó Tracy, que también trabaja con el Museo de la Revolución Americana en Yorktown. Durante la batalla de Yorktown, un esclavo, James Armistead, actuó como espía para los estadounidenses trabajando en el campo de Cornwallis. Recibía mensajes a través de las filas del General Lafayette, información que resultó esencial para la victoria de los franceses y los americanos. Después de la guerra, Armistead fue devuelto a la servidumbre, pero con la ayuda de Lafayette ganó su libertad. Para honrar a su amigo y comandante francés, cambió su nombre a James Armistead Lafayette.

En 1824, en una visita a Virginia, Lafayette reconoció a su tocayo en la multitud de Richmond, ordenó a su carruaje que se detuviera y se apresuró a abrazar al exesclavo.

Después, John y yo condujimos al campo de batalla, deteniéndonos para caminar a través de los enormes muros de contención y echando un vistazo al Reducto 10, donde Alexander Hamilton ganó su fama militar.

Powhatan Village en Jamestown. (Cortesía de Visit Williamsburg)

La bondad estadounidense y una fe renovada

Ahora, algunas conclusiones de esta visita de tres días:

En todos los lugares en los que estuvimos recibimos amabilidad y buen ánimo, no solo de nuestros guías, sino también del personal del Hotel Griffin, los camareros y camareras de establecimientos como Kenes Deli, la Quesería, el Café Cultural y Mobjack Bay, y los otros turistas con los que nos encontramos. A nuestro alrededor estaban esos estadounidenses optimistas y trabajadores, negros, blancos, hispanos, asiáticos, viejos, jóvenes, hombres y mujeres, que a lo largo de los siglos han convertido a nuestra nación en un lugar especial.

El taller de carpintería en el Colonial Williamsburg. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Lo que también me sorprendió fue el conocimiento y el sentido de los matices de nuestro pasado estadounidense exhibidos en nuestro viaje. Aquí había gente que entendía las complejidades de la historia de nuestro país, la enmarañada luz y oscuridad de nuestro pasado, y que se enorgullecía de su enseñanza y de su país.

En mis interacciones con estas personas y con mis compañeros turistas, encontré un antídoto, aunque fuera temporal, para el odio y la división que hoy en día envenenan nuestros titulares y las calles de nuestras ciudades. Los ejemplos de los muertos y los vivos me enviaron a casa con un renovado afecto por mi país y su sueño de “libertad y justicia para todos”.

Como Dave Givens comentó de Jamestown, durante nuestra conversación: “Para mí este lugar es mi hogar, sin importar la raza que seas”.

Lo mismo podría decirse de nuestro país en su conjunto. Estados Unidos es nuestro hogar, y necesitamos amarlo y apreciarlo.

Terrenos en la histórica Jamestowne. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Nota final: Animo a mis lectores a visitar este lugar del nacimiento de Estados Unidos. Yo mismo tengo la intención de volver pronto con un escuadrón de nietos a mi cargo. Si no pueden hacer el viaje, pueden encontrar todos los sitios mencionados aquí en Internet. Si tienen hijos o nietos, les recomiendo que los acerquen a estos lugares y les muestren las raíces de su país y sus conexiones con esas raíces.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, N.C. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.

El autor fue un invitado de Visit Williamsburg.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS