Un disidente chino describe la difícil situación de los discapacitados en China

Por Nathan Su y Olivia Li
18 de Diciembre de 2023 6:19 PM Actualizado: 19 de Diciembre de 2023 4:32 AM

El Congreso de Estados Unidos ha publicado recientemente un informe de investigación sobre la situación de las personas discapacitadas en China, en el que se afirma que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha violado la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Un activista chino de derechos humanos con discapacidad coincidió con las conclusiones del informe del Congreso estadounidense basándose en su experiencia personal y criticó el trato inhumano que el PCCh dispensa a las personas con discapacidad.

El informe, titulado “Retos actuales a los que se enfrentan las personas con discapacidad en la República Popular China”, fue publicado el 3 de diciembre por la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC). En él se afirma que el trato que el PCCh dispensa a las personas discapacitadas en China no se ajusta a la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y no les concede la autonomía que les corresponde. Además, la corrupción entre los funcionarios del PCCh perjudica aún más los derechos básicos de las personas discapacitadas, provocando una pobreza generalizada entre este colectivo.

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, adoptada en 2006, establece ocho principios para proteger los derechos de las personas con discapacidad: “(1) Respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas; (2) No discriminación; (3) Participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad; (4) Respeto de la diferencia y aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad humana y de la humanidad; (5) Igualdad de oportunidades; (6) Accesibilidad; (7) Igualdad entre hombres y mujeres; y (8) Respeto de la evolución de las facultades de los niños con discapacidad y respeto del derecho de los niños con discapacidad a preservar su identidad.”

Muerte por defecto

El informe de la CECC señala que las políticas chinas en materia de discapacidad se centran principalmente en aliviar la pobreza y proporcionar ayuda a las personas discapacitadas, pero descuidan su autonomía y dignidad. Por tanto, el régimen chino incumple el “modelo de derechos humanos de la discapacidad” esbozado en la Convención de la ONU.

El informe señalaba que la estimación oficial de Beijing de aproximadamente 85 millones de personas discapacitadas en China, alrededor del 6 por ciento de la población, está muy por debajo de la media mundial del 16 por ciento estimada por la Organización Mundial de la Salud en 2022. Además, aproximadamente 37.8 millones de personas discapacitadas en China están registradas oficialmente, y la baja tasa de registro se atribuye a la insuficiencia de canales para buscar ayuda.

“El registro satisfactorio da lugar a la expedición de un certificado de discapacidad en el que se declara que una persona pertenece a una de las siete categorías de discapacidad -visual, auditiva, del habla, física, intelectual, mental y múltiple-, cada una de ellas dividida en cuatro niveles de gravedad (leve, moderada, grave y gravísima)”, dice el informe.

Yue Yi, activista por los derechos que huyó de China y ahora vive en el norte de California, declaró a The Epoch Times que los estrictos requisitos de Beijing para obtener un certificado de discapacidad impiden que la mayoría de las personas discapacitadas lo reciban. Cree que el PCCh informa deliberadamente de que el número de discapacitados en China es inferior al de Occidente para poder afirmar que el sistema comunista es “superior”.

Muchas personas discapacitadas en China, estén o no registradas, desconocen las políticas oficiales sobre discapacidad, que ofrecen pocas explicaciones o beneficios. Yue afirmó que las donaciones para discapacitados en China suelen ser malversadas o despilfarradas por los funcionarios.

Nacido en 1973 y abandonado cuando era un bebé, Yue creció en el Instituto de Bienestar Infantil de Shanghai. Nació con discapacidades en brazos y piernas, lo que le impedía caminar erguido sobre su pierna derecha. En 1989, cuando tenía 16 años, el personal del orfanato le dio un carné de identidad y le dijo que recordara la fecha escrita en él: su cumpleaños. También le dijeron que, de los 200 bebés abandonados que acogió el orfanato ese año, él era el único afortunado que había sobrevivido.

Yue recordó que, de niño, el personal abusó de él muchas veces y que una vez lo castigaron encerrándolo en una habitación oscura durante más de tres días consecutivos.

Cuando tenía 11 años, un compañero de habitación tuvo fiebre alta y fue llevado al depósito por el personal mientras aún estaba vivo, vistiendo solo mangas cortas y pantalones cortos en un día de invierno. Este compañero nunca volvió.

Yue recuerda haber sido acosado y molestado por personal masculino y femenino del orfanato desde que tenía 9 años. Ha visto a sus compañeros saltar de edificios y beber veneno para suicidarse porque ya no podían soportar los abusos.

Sus experiencias en el orfanato de Shanghai fueron documentadas por Zhang Shuyun, reconocida activista china de derechos humanos, en su libro ” Muerte por defecto: Una política de negligencia fatal en los orfanatos estatales de China”, publicado en 1996 por Human Rights Watch, con sede en Nueva York.

El PCCh oculta la verdad

El informe de la CECC pone de relieve el sistema totalitario del PCCh y sus políticas corruptas en materia de discapacidad, causantes de continuas violaciones de los derechos humanos y de la pobreza a largo plazo de las personas discapacitadas en China.

Zhang, que trabajó en el Instituto de Bienestar Infantil de Shanghai a finales de la década de 1980, fue perseguida por el PCCh por denunciar los abusos que allí se cometían. Huyó de China en 1995 con pruebas de los delitos cometidos en el sistema de bienestar, que constituyeron la base de ” Muerte por defecto”.

El libro revela una tasa de mortalidad superior al 50 por ciento entre los huérfanos, los bebés abandonados y los niños discapacitados en hogares de asistencia social gestionados por el Estado, lo que ha provocado la indignación internacional.

Yue, una de las fuentes del libro, vivió vigilado por los servicios de seguridad chinos durante 20 años tras la salida del país de Zhang. Le amenazaron para que no se pusiera en contacto con Zhang ni prestara testimonio ante organizaciones internacionales de derechos humanos, y para que no hablara en contra de Beijing. Siguió sufriendo acoso hasta que abandonó China en 2014.

Yue declaró a The Epoch Times que las personas discapacitadas sufren discriminación en China, especialmente en las zonas rurales, donde no pueden acceder a prestaciones médicas y las autoridades las desatienden.

Según el informe de la CECC, el 79 por ciento de las personas discapacitadas en China viven en zonas rurales, y las mujeres discapacitadas se enfrentan a condiciones aún más duras. Las leyes chinas carecen de protecciones específicas para las mujeres discapacitadas frente a la violencia doméstica y la trata de seres humanos.

Según Yue, las administraciones locales malversan los fondos destinados a la educación y el cuidado de los discapacitados, privándoles de educación y medios de subsistencia. Como consecuencia, muchos viven en los estratos más bajos de la sociedad.

Yue, que recibió una educación limitada en el hogar de asistencia social, trabaja ahora en el mercado de reparto de alimentos del pueblo donde vive, en California. Dice que se siente satisfecho y confiado en una sociedad que no discrimina a las personas con discapacidad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.