Un foro examina la evidencia sobre la sustracción forzada de órganos en China

Por Bonnie Evans
13 de Marzo de 2020
Actualizado: 13 de Marzo de 2020

WASHINGTON—La Fundación del Memorial de las Víctimas del Comunismo publicó un nuevo informe que tiene como objetivo abordar el fracaso de las instituciones y los gobiernos en aceptar las acusaciones de hace 14 años sobre la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China.

“La obtención de órganos y la ejecución extrajudicial en China: una revisión de la evidencia”, del investigador Matthew Robertson, fue presentado el 10 de marzo en un foro en Washington. En él se sostiene que ha habido una polarización entre los enfoques del tema de la extracción de órganos en China.

Por una parte, los órganos médicos internacionales se han centrado en la incorporación de China al sistema internacional de trasplantes. Por otra parte, las ONG, los activistas, los académicos y los investigadores privados se han concentrado en la cuestión de si se está asesinando a los prisioneros de conciencia y a otros prisioneros no condenados a muerte por sus órganos.

Un grupo aboga por la inclusión, el otro por las sanciones y las moratorias.

Entretanto, las organizaciones internacionales de derechos humanos, por diversas razones, en su mayoría no se han ocupado del tema. Los principales medios de comunicación y programas de estudios académicos sobre China han guardado silencio.

En medio de esta situación, “los gobiernos occidentales se han enfrentado a dos conjuntos de mensajes muy divergentes y no han estado preparados ni equipados para juzgar entre ellos”, dijo Robertson.

El informe de Robertson trata de deshacer este problema revisando las pruebas, aprovechando el hecho de que “el volumen de pruebas de calidad y la sofisticación con la que pueden ser analizadas ha crecido significativamente” desde que se hicieron las acusaciones por primera vez.

Su revisión de las pruebas, sin embargo, es más que un simple análisis, ya que Robertson añade un “volumen significativo de nuevas pruebas” extraídas de materiales primarios chinos.

Al mismo tiempo, Robertson trata de responder a las variantes más contundentes de “las preocupaciones, dudas y contraargumentos planteados” sobre las afirmaciones de sustracción forzada de órganos a inocentes.

En resumen, este informe reúne lo que se sabe y trata de utilizar este conocimiento para persuadir, para obtener una audiencia para las afirmaciones que Robertson expone, y al hacerlo, asegurar que “la carga de la respuesta debe ser ahora mucho mayor”.

Robertson, estudiante de doctorado en la Universidad Nacional Australiana de Canberra, informó anteriormente sobre la sustracción forzada de órganos para The Epoch Times, ganando un codiciado premio de la Sociedad de Periodistas Profesionales por su trabajo.

Susie Hughes, directora general y cofundadora de ETAC (Coalición Internacional para Acabar con el Abuso de los Trasplantes en China, iniciadora del Tribunal de China), habla en el Foro de Política sobre Adquisición de Órganos y Ejecución Extrajudicial en China en el Capitolio el 10 de marzo de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Tribunal

El primer orador del foro, que asistió a través de videoconferencia, fue Sir Geoffrey Nice del Reino Unido, consejero de la reina Isabel II, quien dirigió el Tribunal Independiente sobre la Sustracción Forzada de Órganos de Prisioneros de Conciencia en China. Dicho tribunal publicó su informe final el 1 de marzo.

Nice, que dirigió el procesamiento de Slobodan Milosevic de Yugoslavia por crímenes de guerra, declaró que “cualquier persona u organización que interactúe de manera sustancial con la República Popular China” debe reconocer que “está interactuando con un estado criminal”.

Las observaciones de Nice fueron respaldadas por un informe de 562 páginas del tribunal que hace referencia a años de investigación, testimonios de testigos y datos estadísticos de apoyo, presentados como relatos orales o pruebas documentales, por más de 50 expertos.

El informe final del tribunal, publicado el 1º de marzo, destaca las pruebas reunidas y las conclusiones a las que ha llegado el grupo internacional de expertos de siete miembros que integró el panel en su esfuerzo por investigar la obtención de órganos y las ejecuciones extrajudiciales en China.

Complementario

El informe de Robertson complementa y apoya los esfuerzos del tribunal, que también trató de abordar la falta de respuesta a las acusaciones de sustracción forzada de órganos.

Había “una pregunta que necesita ser respondida, pero no se está respondiendo por alguna razón”, dijo Nice.

Esa pregunta central era si China ha estado participando o no en una industria mayorista de donaciones forzosas de órganos tanto de presos vivos como fallecidos, de la que luego ha obtenido enormes beneficios de pacientes nacionales, así como extranjeros, que necesitan trasplantes.

La cuestión de si los delitos penales relacionados con la donación y el transplante de órganos en China se han producido ha estado en el foro público durante mucho tiempo, dijo Nice.

La Coalición Internacional para Acabar con el Abuso de los Trasplantes en China (ETAC), una ONG australiana, contactó primero con Nice en 2016 y después con otros posibles miembros del tribunal para formar un grupo independiente que determinara la culpabilidad de China en el comercio forzado de órganos.

Nice vio que hay “ciertas ventajas” en un “tribunal popular”.

En primer lugar, dijo, “puede estar compuesto por personas que no tienen ningún interés personal” en el asunto en cuestión. “No nos pagan”, dijo, “así que no hay manera de que podamos perder nuestra independencia”.

ETAC dijo que había habido una controversia significativa sobre las demandas contra China. Se reunieron con Nice en diciembre de 2017 para formar un grupo que escuchara todas las pruebas, con el fin de determinar si se habían cometido crímenes internacionales.

Nice “se aseguró de que hubiera una clara división entre ellos y nosotros”, dijo la directora general de ETAC, Susie Hughes.

Cuando el informe y la sentencia estuvieron listos para ser anunciados, “no supimos el resultado hasta 24 horas antes”, dijo.

Nice dijo: “La conclusión es obvia”. El trasplante forzoso de órganos se ha venido realizando a una escala significativa desde 1999, y las principales víctimas han sido los practicantes de la práctica espiritual Falun Gong, según el informe. Los uigures, un pueblo étnico turco que vive principalmente en la provincia de Xinjiang, en el noroeste de China, también han sido víctimas.

“Podría ser un genocidio”, dijo. El informe no llega a calificar la sustracción forzada de órganos como genocidio debido a la dificultad de demostrar que el régimen chino tenía la intención de destruir a los grupos de practicantes de Falun Gong o a los uigures.

Explosión en la actividad

En sus observaciones, Robertson esbozó algunas de las pruebas convincentes que apuntan a la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia, incluido el aumento de los transplantes después de que el régimen chino comenzara a perseguir a Falun Gong en 1999.

“El número de trasplantes de hígado realizados con carácter de emergencia (…) o a petición aumentó considerablemente después del año 2000”, dijo Robertson. “Esto es un indicio extremadamente fuerte de un grupo de donantes vivos que pueden ser ejecutados a pedido”.

“En el año 2000, la actividad del sistema de transplantes básicamente explotó”, dijo Robertson. “Miles de médicos y enfermeras fueron entrenados. El número de hospitales que hacían trasplantes pasó de menos de 199 a más de 1000 en el año 2000”.

“Y sin embargo, a través del período de 2000, la pena de muerte está bajando. (…) Y luego miras a otras posibles poblaciones de prisioneros. (…) Así que, por ejemplo, la evidencia es consistente con la sustracción forzada de órganos a Falun Gong, análisis de sangre en la detención, incluyendo repetidos análisis de sangre. Eso es muy consistente con (…) el cruce (…) con la sangre del potencial receptor”.

En otras palabras, se está precalificando a personas vivas como donantes para receptores que necesitan riñones, corazones, hígados y pulmones para continuar con vida.

El informe del tribunal cita una conversación con un portavoz de un hospital de Beijing, quien dijo que “la cirugía puede ser arreglada en una o dos semanas”.

Continúa diciendo: “Tales tiempos de espera no son compatibles con la práctica convencional de trasplantes y no pueden explicarse por la buena fortuna. La predeterminación de la disponibilidad de un órgano para el transplante es imposible en cualquier sistema que dependa de la donación voluntaria de órganos. Esa disponibilidad a corto plazo solo podría ocurrir si hubiera un banco de posibles donantes vivos que pudieran ser sacrificados por encargo”.

Yu Ming (dcha.), practicante de Falun Gong y superviviente de un campo de trabajo chino, habla en el Foro de Política sobre Adquisición de Órganos y Ejecución Extrajudicial en China junto a Donald Clarke, especialista en derecho chino de la Universidad George Washington, en el Capitolio el 10 de marzo de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Audiencias en el Congreso de los Estados Unidos desde 1996

El foro escuchó declaraciones de varios expertos en la materia, entre ellos el representante Chris Smith, un republicano de Nueva Jersey.

Señalando que el tribunal en el que Nice había dirigido la acusación contra Milosevic se había convertido en “un modelo para hacer rendir cuentas a los malos jugadores”, Smith dijo a la audiencia: “En 1996, presidí la primera audiencia del Congreso sobre los abusos a los derechos humanos y la extracción de órganos en China”.

Esa audiencia fue reforzada por la evidencia de dos médicos chinos “que vinieron aquí y que no regresaron, gracias a Dios”, dijo Smith.

De hecho, el registro de esa audiencia muestra que el Dr. Qian Xiaojiang, un antiguo médico de la provincia de Anhui, concluyó su testimonio diciendo: “Para concluir, creo que sin el uso de los órganos de los prisioneros ejecutados, más del 90 por ciento de las cirugías de trasplante de China serían impensables. Las concepciones tradicionales chinas impiden que las personas donen parte de sus cuerpos”.

Hace 24 años, la audiencia de Smith se centró en la industria de los transplantes de órganos suministrados por los prisioneros ejecutados.

Las atrocidades de órganos de hoy en día se centran en los prisioneros de conciencia, particularmente en aquellos que practican Falun Gong (también conocido como Falun Dafa), una disciplina espiritual que involucra ejercicios meditativos y enseñanzas basadas en la verdad, la benevolencia y la tolerancia.

También se dice que se han cometido donaciones forzosas de órganos entre la población uigur, que ha sido sometida a internamiento forzoso y reeducación en los últimos años.

Tras la prohibición del Partido Comunista Chino respecto a Falun Gong en 1999, se adoptaron medidas duras e inhumanas —extrajudiciales— para obligar a los practicantes a renunciar tanto a sus creencias como a la práctica de los ejercicios de Falun Gong.

Anteriormente, Falun Gong había gozado de un amplio apoyo en toda la sociedad, incluso entre los miembros del Partido. Según estimaciones oficiales, en 1999 había en China entre 70 y 100 millones de practicantes.

El activista chino de derechos humanos Yu Ming, que llegó a los Estados Unidos el año pasado, dio cuenta de los abusos a los que fue sometido mientras estuvo en prisión y en campos de trabajo.

En imágenes de video grabadas en secreto, en las que desempeñaba el papel de un paciente que necesitaba un trasplante, documentó las conversaciones con médicos y personal médico chinos que cotizaban los precios y, lo que es más importante, los tiempos de espera muy cortos para diversos órganos.

En un clip, el doctor pregunta repetidamente, “No eres periodista, ¿verdad?”

Yu le dijo a The Epoch Times que le gustaría ver publicados los nombres de sus torturadores.

Hora de actuar

Louisa Greve, directora de promoción mundial del Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures, preguntó si debería prohibirse el intercambio y las conferencias de capacitación con los médicos de trasplantes de China.

“Tenemos que pensar en las respuestas políticas en las que tenemos que trabajar”, dijo Greve.

Robertson hizo una llamada a la acción en la conclusión de su informe.

“En lo que respecta a la opinión de la élite, es decir, en las organizaciones de derechos humanos, el ámbito de China, la comunidad médica, los poderes ejecutivos de los gobiernos occidentales y las principales empresas de medios de comunicación, estas acusaciones podrían permanecer felizmente en el limbo”, dijo.

“Instamos a los observadores a que examinen las pruebas (…) consideren nuestras sugerencias, reflexionen sobre la justificación ética para hacerlo y actúen”.

Descubra

Funcionarios chinos sacan a la fuerza a pacientes sospechosos de coronavirus y atacan a la familia

TE RECOMENDAMOS