Un héroe americano: el médico Desmond Doss

Por WALKER LARSON
25 de Febrero de 2023 12:26 AM Actualizado: 25 de Febrero de 2023 12:26 AM

Nada define a una sociedad como las personas que enaltecemos, elogiamos y emulamos. El pináculo de la herencia de una sociedad consiste en su desfile de héroes transmitido de padres a hijos durante siglos, quizás milenios, porque encarna los valores de la cultura. Enciende un fuego en los corazones de cada generación siguiente para ser algo más, para defender algo, para no ser indignos de los logros de sus antepasados.

Los romanos lo llamaron “pietas” —piedad— “un apego respetuoso y fiel a los dioses, a la patria y a los parientes, especialmente a los padres”.

Un héroe romano

“Eneas huye de la ardiente Troya”, 1598, Federico Barocci. Galería Borghese, Roma, Italia. (Dominio público)
“Eneas huye de la ardiente Troya”, 1598, Federico Barocci. Galería Borghese, Roma, Italia. (Dominio público)

El modelo de piedad en la tradición romana es el personaje de Eneas en “La Eneida”, el poema épico de Virgilio. Eneas huye de la ardiente y candente ciudad de Troya cuando es invadida por los griegos, llevando consigo a su padre (literalmente cargado sobre sus hombros), junto con los “lares” y “penates”, los dioses domésticos que en la religión romana incluían a los espíritus, héroes de los antepasados.

Parte de esta piedad romana exhibida por Eneas en ese momento es la preservación y el honor de aquellos que se han ido antes. Eneas, según la leyenda, se convierte en el fundador de Roma, pero es impensable que dejase atrás a los dioses del hogar, a su herencia. Los lleva con él durante todo el camino hasta el Lacio, donde finalmente se establecerá Roma.

Eneas conserva a los héroes del pasado y él mismo se convierte en un héroe al vivir el ideal romano de piedad.

Un héroe americano

Los héroes encarnan nuestros principios, así como nuestra visión para el futuro. Esta es una de las razones por las que la literatura y la historia son tan importantes para la cultura de una nación: ellas preservan y mantienen un consenso de lo que una sociedad valora y a lo que aspira.

¿Quiénes, según la gran mayoría de los estadounidenses, serían hoy verdaderos héroes? El médico estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, Desmond Doss, puede ser uno de ellos. La película “Hacksaw Ridge”, nominada al Oscar 2016, se basó en la vida del cabo Desmond Doss y recibió el 91 por ciento de críticas positivas del público, según el total de reseñas de películas de Rotten Tomatoes.

Ganador de la Medalla de Honor, Doss aparece constantemente en las listas de los más grandes héroes estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial. Claramente, muchos estadounidenses lo tienen en alta estima. Para aquellos que aún no conocen su historia, la recapitularé brevemente aquí.

Doss Desmond T., ganador de la Medalla de Honor por sus acciones como médico del Ejército de EE. UU. durante la Segunda Guerra Mundial. (Dominio público)
Doss Desmond T., ganador de la Medalla de Honor por sus acciones como médico del Ejército de EE. UU. durante la Segunda Guerra Mundial. (Dominio público)

Doss nació en Lynchburg, Virginia, en 1919. Sus padres fueron William Doss, carpintero, y Bertha Doss, ama de casa y trabajadora de una fábrica de calzado. Doss fue criado como adventista del séptimo día y abrazó firmemente esta religión. Se casó con Dorothy Schutte en 1942 y ese mismo año se unió al Ejército de los EE. UU., a pesar de que le ofrecieron una prórroga.

Sin embargo, se registró bajo objeción de conciencia, ya que no pretendía usar un arma o matar. Enfatizó que en realidad era un “cooperador concienzudo”, ya que estaba dispuesto a ir al campo de batalla, usar el uniforme, etc., pero no portar ni usar un arma. Además, solicitó un pase semanal para asistir a la iglesia todos los sábados.

Las peculiares creencias de Doss, junto con su pequeño cuerpo, lo convirtieron en blanco de burlas y acoso entre sus compañeros soldados. Alguien incluso lo amenazó: “Doss, tan pronto como entremos en combate, me aseguraré de que no regreses con vida”.

Los oficiales también lo persiguieron e intentaron deshacerse de él. En una ocasión intentaron hacerle corte marcial por rechazar la orden directa de portar un arma. Sin embargo, estos esfuerzos no tuvieron éxito y Doss se negó a irse y también a guardar rencor.

Hacksaw Ridge

El alcance total del verdadero valor de Doss se reveló cuando participó en el ataque estadounidense a Okinawa en 1945. Los alemanes se estaban rindiendo en ese momento, pero los japoneses seguían luchando, tratando de mantener la isla y el Acantilado de Maeda, para evitar una invasión del propio Japón. Los soldados se referían al Acantilado Maeda, una pared de roca escarpada, como Hacksaw Ridge.

La compañía de Doss aseguró la cima de la cresta, pero los japoneses lanzaron un devastador contraataque. Los oficiales ordenaron la retirada y los estadounidenses se precipitaron por el acantilado. Pero Doss no lo hizo.

Una vez más Doss desobedeció una orden por aquello que vio como un bien mayor. Se quedó atrás, atendiendo las llamadas como un médico de los muchos hombres heridos que aún estaban en el campo de batalla (menos de un tercio había logrado regresar por el acantilado).

El medico Desmond Doss en la cima del acantilado de Maeda, el 4 de mayo de 1945. Ejército de EE. UU. (Dominio público)
El medico Desmond Doss en la cima del acantilado de Maeda, el 4 de mayo de 1945. Ejército de EE. UU. (Dominio público)

Haciendo caso omiso por completo de su propia seguridad, en medio del asfixiante humo y polvo, las ondas de choque de las explosiones y el silbido de las balas, Doss corría de un camarada hacia otro, tratando sus heridas, arrastrándolos a un lugar seguro y bajándolos por la pared del acantilado. Incluso intentó salvar a algunos soldados japoneses. En total, rescató al menos a 75 hombres ese día, el 5 de mayo de 1945.

Las tropas estadounidenses capturaron la cima y, finalmente, todo Okinawa. Varios días después de su gran acto de heroísmo, Doss fue herido por una granada y la bala de un francotirador. Aun así, pensó en los demás antes que en sí mismo: insistió en que sus camilleros rescataran a un camarada herido antes de que lo rescataran a él.

Doss sobrevivió a la guerra, aunque padeció tuberculosis (probablemente como resultado de las terribles condiciones en las islas del Pacífico) durante seis años y vivió la mayor parte de su vida con un solo pulmón. Murió el 23 de marzo de 2006, a los 87 años.

Valores americanos

Entonces, ¿qué aspectos universalmente admirados del carácter estadounidense nos revela Doss? En primer lugar, coraje. En nuestro mejor momento, somos personas audaces y valientes, que sabemos cuál es nuestro objetivo y apuntamos directamente hacia él, independientemente de las contradicciones u obstáculos (incluso los acantilados).

Este rasgo surge, en parte, de nuestro individualismo. El individualismo es un arma de doble filo, pero vemos en Doss algo de su mejor forma: una tranquila independencia y una adhesión sólida como una roca a sus principios y conciencia. Sabía cuándo desobedecer una ley inferior o una expectativa en aras de algo superior.

Finalmente, Doss demuestra la notable compasión y el sacrificio personal que valoran los estadounidenses. El cuidado de los oprimidos, los enfermos, los heridos, cuando se dirige correctamente, es uno de los mejores rasgos de nuestra cultura. Doss da un ejemplo de este tipo de cuidado, un cuidado que no duda en sufrir a nivel personal —el dolor o incluso la muerte— por sus compatriotas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.